zftdoft - biblioteca digital de les illes balears ... · pdf filelas fotos deben entregarse...

Click here to load reader

Post on 02-Nov-2018

212 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • Franqueo concertado33/22Y

    ZftDOft

    BOLETN DE DIVULGACIN DE FRAY JUNPERO SERRA"EL APSTOL DE SIERRA GORDA Y DE LAS CALIFORNIAS"

    Publica: Fraternidad de Franciscanos, O.F.M. Petra (Mallorca) ESPAA, Tel. 56 12 67.

    Enero 1984, NO 103

    "SkVltt

  • AVISO.- Con motivo del AO DELLUC publicaremos un nmero espe-cial de APSTOL Y CIVILIZADOR.Agradeceremos nos presten fotgraf fasreferentes a la visita que la VIRGENPEREGRINA DE LLUC realiz aPetra en 1949, y a la visita que lospetrenses realizaron al Santuario deLluc en 1934, a raz del CINCUENTE-NARIO de la Coronacin Pontificia dela Virgen. Las fotos deben entregarseantes del mes de Febrero. Gracias anti-cipadas.

    -2- (26)

    A CUANTOS COLECCIONAN ELBOLETN

    Con el nmero del pasado Diciem-bre completamos el tercer tomo deApstol y Civilizador. Quienes deseenencuadernarlo nos pueden traer todoslos ejemplares, pero antes qutenles lasgrapas y pnganlos en orden.

    El plazo de admisin ser hastafinales de Febrero.

    MATANCES D'ANTANY

    *P03TDOA

    PUBLICA:Fraternidad de Franciscanos, O.F.M.PETRA (Mallorca) ESPAA.Tel. (971) 56 12 67Deposito legal P.M. 178 -1974Impreso en Offset propio.

    DIRECTOR:P. Salustiano Vicedo, o.fjn.

    COLABORADORES:P. Jacinto FernandezLargo, o..m.P. David Cervera, o.f.m.D. Miguel Ramis Alonso, pbro.Sebastin Rub Darder.Bartolom Font Obrador.M. Llins.A. Ribot.Jaime Ribot.Lloren Riera.Joan Gibert.

    DEPORTES:Sim Tortella.Francesc Mestre.

    FOTOGRAFIA:Reportajes Font.P. Vicedo.

    ILUSTRACIONES:"Dino y Tina".TRADUCCIONES DEL INGLES:Nuria Llans.

    Es porquet que hem engreixat,amb figues i bon seg,dem pensam matar-lo.Tothom queda convidat!

    En bon mat el matarem,en arribar es matador;noltros per socarrar-lonoms botxes emprarem.

    Quan el tendrem desxuiat,que sa butza haurem llevada,sa xuia ser gruixadai es cap ja l'haurem llevat.

    Una vegada acabat,duran figues per brufari es molts d'anys llavor hem de darbeguent copes d'anisat.

    Farem dinar i berenaramb una sola vegada,d'aguiat i una pelladaque de porquim tot ser.

    Partiran es caadorsarmats amb ses escopetes;jovenets i jovenetesprepararan balladors.

    Ets hornos i ses senyoresno se sabran aturari amb manya faran rodartotes ses capoladores.

    Y fent tots tanta feinada,quan ser a prop de migdiahauran omplit sa varia

    Es joves sempre van b,tant atlotes com atlots,ells passegen es rei'noti elles canten pes carr.Ses dones, arromengades,no s'aturen de xerrarfins que acaben de penjara sa perxa sobrassades.

    Y defora, en es corral,a sa caldera fan foci amb una agulla, a poc-poc,punyen es carroportal.

    En es sopar, molta gent!matancers i convidats;i en es parents i amistatss'enviar un bon present.

    A. Pou Oliver.

    PORTADA: Por los alrededores de Petrahay muchas casitas destinadas a la cra deanimales para el carneo.

    Todava al llegar este tiempo se acos-tumbra matar el cerdo, siendo este hechoun acontecimiento muy particular, motivopara reunirse toda la familia.

  • -3- (27)

    FRAY JUNPERO SERRAHIJO DE SAN FRANCISCO DE ASS

    CENTENAR FRANCISCANO-XX-

    NUESTRA REALIDADSOBRENATURAL

    (Continuacin)

    Anteriormente hemos aludido ya a lasituacin de este mundo nuestro quevislumbra el fin del segundo milenio.Desde la caida original, "el mundotodo est bajo el maligno" (1 Jn. 5,19) y contra este mundo sometido a latriple concupiscencia luch Jesucristoy viene enfrentndose su Iglesia encombate secular. Pero el mundo actualpresenta marcadas peculiaridades,empezando por una complejidad rica,polidrica y contradictoria. De un ladociencia y tcnica han acortado distan-cias, han comprimido los tiempos;ponen a nuestra disposicin una cuasiubicuidad, pues falta poco para quecualquier suceso ocurrido en los ant-podas nos llegue en tiempo real, esdecir, que podamos presenciarlo mien-tras sucede; ciencia y tcnica escudri-an y desmontan este mundo encogidohasta llegar a subpartculas nucleares,fuerzas elementales y cargas cada vezms extraas; gracias a ellas, el hombreha pisado la luna, recorre espacios cadavez ms lejanos y por mayor duracin,explora confines y naturaleza del uni-verso y cree poder captar los ecos desu instante inicial. La ciencia ha alarga-do la vida humana, ha vencido algunasenfermedades y es capaz de prevenirotras, ha mejorado nuestra salud y,secundada de la tcnica, ha ido supri-miendo el esfuerzo fsico del trabajo yahora, con la revolucin electrnica yel automatismo, va librndonos hastadel trabajo mental. Vivimos entremaravillas insospechadas hace slounos decenios; estamos anticipando unfuturo de previsiones incalculables. Enrealidad, la que ha cambiado es lamisma condicin humana sobre la

    BENDICIN E S.FRANCISCO EE ASSIS.El &rfi'ii/(.jii,i,A/t-/iHi a,m n-rtroli El fJ

    r/iivt afa A' miren z'/tS/i7,)/'s/

  • -4- (28)

    cada da ms cosas y en menos tiempo,ha estimulado insaciable apetito por elconsumo y la posesin. A la raz detodos estos cambios encontramos lasrevoluciones materiales en marcha -laindustrial, la cientfica y la tecnolgica.Insaciable avidez de lucro, imprevisiny desprecio por el ambiente estntransformando la superficie de la tierray alterando los equilibrios naturales.Este mundo se vuelve ms feo, cada vezms pobre de vida y ms rico en basu-ras; parece impedido el ciclo naturalque saca de la descomposicin y de lamuerte formas nuevas de vida o, almenos, retardado por obra del hom-bre; un derroche incontrolado vaagotando fuentes de energas insusti-tuibles; empeoran las condicionesambientales de cualquier ser vivo y elpropio hombre ve afectada su salud.Ciencia y tcnica, gloria nuestra, insi-nan la duda fundada de que, en elpunto alcanzado, se puede morir inclu-so de progreso. Ni ciencia ni tcnicagarantizan ya nada a nadie ; se ha extin-guido el mito de un progreso siemprebueno: con el tiempo, las conquistasms brillantes revelan aspectos negati-vos que, en un momento dado, puedensobreponerse y trocar en mal lo buenoinicialmente. De ah que mentes lci-das y sensatas concuerden en que esnecesario controlar el uso de la cien-cia: un progreso tecnolgico como finde s mismo, ajeno a la medida huma-na, entraa insidias peores que lasmayores calamidades naturales. Ha-biendo penetrado muchos de los miste-rios de otras pocas y pudiendo guiarlos acontecimientos en buena parte,debemos asumir la responsabilidad demoderar la vida sobre el planeta,incluida la nuestra. Las metas logradashan relegado al olvido que la tecnolo-ga no posee capacidad de juicio y dedireccin; el problema estriba slo enel hombre, cuyo destino va unido amejorar la capacidad humana.

    Otros aspectos inquietantes de lacrisis global. La produccin y distribu-cin mundiales de alimentos, bienes y

    servicios no llegan a cubrir la demanda;el desarrollo econmico sigue siendoun espejismo para demasiada gente.Clculos prudentes de 1976 cifrabanen cerca de 500 millones los hambrien-tos permanentes, clculo corto a todasluces; el nmero real de mal nutridos,enfermos, analfabetos, desocupados ymarginados es probablemente el doble:y la situacin ms dramtica se daentre los ms pobres de los pobres, loque se denomina Cuarto Mundo.Adems, contrastes polticos de losmayores pases y bloques acentan lasvistosas grietas del presente ordeneconmico: la organizacin polticaaade serias incgnitas a la situacin.Las democracias constitucionales deOccidente parecen embocadas en fasedecadente; desviaciones de todas clasesadquieren consistencia en muchospases socialistas; numerosas nacionesen vas de desarrollo carecen an deestructuras estables o suficientementedemocrticas. Un permisivismo moralcorroe la mdula de las sociedadesoccidentales: puesto que la sociedadno sabe o no quiere imponer las leyesque deberan regular su desarrolloarmonioso, las partes se imponen alconjunto y cualquiera se siente conderecho a conducirse ignorando necesi-dades y exigencias de los dems. Quienpiensa realizarse como individuo libe-rando la concupiscencia reprimida,retendr lcito todo medio apto a supropsi to. La sociedad permisiva esfalsamente libre porque, al permitirtodo, acaba por no garantizar nada a

    nadie. No es fortuito que, en ella,prospere la delincuencia organizada, sedifunda la droga, se desaten los insti-tos peores. En realidad, la sociedadpermisiva es la epifana del materialis-mo absolutizado y rebajado a consu-mismo: el hombre vale en proporcina la cantidad de bienes que consume yque produce; la consecuencia es quetodos estn unidos a la misma cadenay cada uno es siervo de los otros, noposee valor absoluto, sino el conferidopor la funcin desempeada en lacadena.

    Nuestra humanidad no est en pazconsigo misma. "Crisis" es la palabrams frecuente en este tiempo inestablefluido, sin piedad. Crisis de estructurasy de almas, del lenguaje y de la culturade fe y de conducta. En apariencia,antiguas certidumbres entran en elocaso; palidecen valores respetables; separaliza el pensamiento y el desarrollosufre congelacin; jams antes deahora ha reinado tal desorden bajo elcielo. Es necesario desechar el mito delprogreso indefinido: dadas las dimen-siones finitas del planeta, resultan ine-vitables los lmites al crecimientohumano. Embriagada por los xitos delas revoluciones materiales, nuestracultura se ha hecho arrogante, unacultura que exalta la cantidad y olvidala calidad, que explota recursos conprodigalidad y usa con insuficiencia lascapacidades humanas. Esta sociedadcatica, turbulenta porque injusta,proclive al despilfarro y a la opulenciaen ciertas regiones mientras gran partede la humanidad vegeta en condicionesinfrahumanas, se ha privado ella mismade porvenir. "Es que ya no nosconvencen a los hombres del siglo vig-simo las palabras del Apstol de lasgentes, pronunciadas con elocuenciaarrolladora, sobre la "creacin enteraque hasta ahora gime y siente doloresde parto" (Rom. 8, 22) y "ansia lamanifestacin de los hijos de Dios"(Rom. 8, 19), sobre la creacin que hasido "sometida a la caducidad" ?