Trabajo Argentina. Por Vanesa Nardone y Marina Piaggio

Download Trabajo Argentina. Por Vanesa Nardone y Marina Piaggio

Post on 25-Jul-2015

477 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

CONTEXTO HISTRICOLa Guerra Civil argentina fue conflicto blico que enfrent a los unitarios y a los federales de las Provincias Unidas del Ro de la Plata, desde 1828 hasta 1831. El gobernador de Buenos Aires desde 1827, Manuel Dorrego, era un federal que gozaba de la confianza de los caudillos del interior. Acusado de firmar una paz desventajosa con el Brasil, la oficialidad del Ejrcito desembarcado de regreso, encabezado por el general Juan Lavalle, se sublev contra el gobernador. Lavall

TRANSCRIPT

CONTEXTO HISTRICO

La Guerra Civil argentina fue conflicto blico que enfrent a los unitarios y a los federales de las Provincias Unidas del Ro de la Plata, desde 1828 hasta 1831. El gobernador de Buenos Aires desde 1827, Manuel Dorrego, era un federal que gozaba de la confianza de los caudillos del interior. Acusado de firmar una paz desventajosa con el Brasil, la oficialidad del Ejrcito desembarcado de regreso, encabezado por el general Juan Lavalle, se sublev contra el gobernador. Lavalle, como representante de los jefes y la oficialidad del Ejrcito, tom contacto con la logia, un grupo que trabajaba en la revolucin desde la cada del gobierno de Bernardino Rivadavia, en julio de 1827; el cual le propona el apresamiento de Dorrego, de Juan Manuel de Rosas y de los principales federales, para amedrentar a los caudillos del interior. Dorrego, advertido por Rosas, no crea en el golpe militar y permaneci en El Fuerte con sus ministros a la espera de apoyos al gobierno, mientras Lavalle marchaba desde el Retiro por las actuales calles de Florida, San Martn y Reconquista a ocupar la plaza de la Victoria. La revolucin se produjo el 1 de diciembre de 1828. Dorrego escap a Cauelas en busca del apoyo de Rosas. Mientras tanto, fue depuesto y sustituido por Lavalle tanto en calidad de gobernador como de capitn general de Buenos Aires. Dorrego lleg al campamento de Lavalle, pero ste se neg a recibirlo y lo intim dicindole que en una hora sera fusilado. Todo ello, ocurrido el 13 de diciembre de 1828, acab por desatar una guerra civil entre Buenos Aires y el interior (entre unitarios y federales), as como un torbellino de sangre, acompaado por la poltica del terror. Los unitarios justificaban el terror en la necesidad de mantenerse contra una poblacin hostil; y los federales hacan lo propio apoyados en la de lograr recursos entre la poblacin favorable. Rosas asumi la responsabilidad de resistir a los golpistas que haban derrocado a Dorrego. Despus de algunas batallas y encuentros ms o menos confusos, se acord con Lavalle que Rosas sera gobernador de Buenos Aires, restituyndose la legislatura que haba gobernado con Dorrego y restableciendo la paz en esa provincia. Mientras tanto, al interior fue enviado el general Jos Mara Paz, quien inmediatamente derroc a Juan Bautista Bustos, erigindose gobernador de Crdoba, desde donde ms adelante alz una fuerte liga de gobiernos interiores, la denominada Liga Unitaria, que le confiri el supremo poder militar. Despus de los cruentos combates de La Tablada y Oncativo, entre las fuerzas del general Paz y el caudillo federal Juan Facundo Quiroga, ocurridas en junio de 1829 y febrero de 1830, respectivamente, se continu con el terror, infundiendo espanto en la poblacin serrana, fuertemente federal. A partir de Oncativo, se repitieron los fusilamientos de prisioneros, convirtindose en una guerra sin tregua, en la cual a quien no se lo degollaba en el campo de batalla se lo fusilaba en el cuartel si se negaba a pasarse de bando.

El 26 de agosto de 1829, se hizo cargo del gobierno de Buenos Aires Juan Jos Viamonte, quien intent apaciguar los nimos entre unitarios y federales; confirm el ltimo gabinete de Lavalle e inaugur el Senado consultivo intentando una conciliacin. Mientras tanto, el prestigio de Rosas en el partido federal era creciente y se asentaba en el apoyo popular. Viamonte estableci una Junta y llam a Rosas a Buenos Aires, al cual se le design nuevo gobernador de esa provincia, otorgndole las facultades extraordinarias que el nuevo gobernador considere indispensables, fundadas en la necesidad de prevenir los ataques que pudieran intentar los ms radicales y en afianzar el orden y la tranquilidad pblica. Por ello era reconocido como el digno restaurador de la leyes. Como Paz haba formado la Liga de gobiernos interiores, Rosas deba organizar una liga paralela de gobiernos federales que, en caso de impedirse una guerra con el general Paz, podra llegar a ser el fundamento de un Pacto de la Confederacin Argentina, preliminar al Pacto Federal que se firm finalmente el 4 de enero de 1831. Este Pacto consisti en una alianza ofensivo-defensiva que implicaba el compromiso de organizar el pas bajo el sistema federal, al tiempo que signific la concentracin de un poder militar que venci al ejrcito de Paz ese mismo ao. EN SNTESIS: la Confederacin Argentina se gest a partir del ascenso de Rosas al poder. En 1829, la Legislatura de la Provincia de Buenos Aires design gobernador a Juan Manuel de Rosas y le otorg Facultades Extraordinarias. Sus objetivos inmediatos fueron la derrota del partido Unitario y la firma del Pacto Federal, para unificar a las provincias afines. Ambos se lograron en 1831. Jos Mara Paz (jefe unitario) fue derrotado, las provincias adhirieron al Pacto y conformaron la Confederacin Argentina.Entre 1832 y 1835, los gobiernos que le sucedieron sufrieron serios conflictos. Rosas pareca la nica figura capaz de restaurar el orden.En 1835, la Legislatura lo design nuevamente gobernador y le otorg la Suma del Poder Pblico. Un plebiscito aval esta amplia concentracin del poder. Las provincias delegaron en l el manejote las Relaciones Exteriores de la Confederacin.Rosas se mantuvo en el cargo hasta 1852.-

LA OPOSICIN INTELECTUAL: La oposicin intelectual estuvo representada por la Generacin del 37. Entre otros, la integraron Mrmol, Echeverra, Alberdi, Sarmiento, Gutirrez, Tejedor y Lamas, que recibieron la influencia de diversas corrientes del pensamiento europeo.Esta diversidad de fuentes inspiradoras gener entre ellos diferencias e incluso contradicciones. Sin embargo, tuvieron en comn el intento de indagar los caracteres de nuestra realidad social.-

Sarmiento abord su anlisis a partir de la frmula civilizacin/ barbarie. La ciudad era considerada como sede la civilizacin, la cultura europea y el progreso; la campaa, de la barbarie, el atraso y el criollismo. A partir de esa misma dicotoma, Echeverra describi la vida del suburbio como antro de salvajismo y formas de vida primitivas. Del mismo modo, Alberdi interpret el desierto como sinnimo de pobreza y atraso.Sus ideas polticas se apartaron de la rivalidad vigente: ni federales ni unitarios. Propiciaban la adhesin a los ideales de Mayo (libertad, progreso, democracia), la restriccin del sufragio y el dictado de una Constitucin para organizar institucionalmente al pas. En 1837 formaron el Saln Literario y publicaron sus ideas en el peridico La Moda. La ruptura con Rosas fue posterior. En 1838, en coincidencia con el bloqueo francs al puerto de Buenos Aires, emigraron a Montevideo y Santiago de Chile. En Montevideo formaron la asociacin de Mayo que, en alianza con los unitarios, conspir activamente contra la poltica rosista. Despus de la renuncia de Rosas integraron el grupo de pensadores encargados de elaborar el modelo de organizacin nacional.-

LOS DIFUSORES DE LAS NUEVAS IDEAS: La cosmovisin y las formas del romanticismo europeo penetraron en Hispanoamrica tempranamente y por distintas vas: Los viajeros: algunos europeos llegaron a Hispanoamrica para recorrerla y describieron sus paisajes como lugares exticos o hicieron un recuento de sus potenciales utilidades; otros llegaron para instalarse (abrir escuelas, talleres de arte, salones de lectura), atrados por los gobiernos de las nuevas repblicas, que favorecan tambin los viajes de formacin y estudio de los criollos. Los principales centros culturales europeos (Pars y Londres, sobre todo) mostraban a los hispanoamericanos el progresivo triunfo del estado burgus moderno (unido al capitalismo, a la industrializacin, al liberalismo poltico y econmico) y de las nuevas formas artsticas y literarias que acompaaron estas transformaciones. En todos los casos, el viajero fue difusor (consciente o inconsciente) de la cosmovisin romntica. Los libros: las primeras novelas prerromnicas inglesas y francesas (Atala, de Chautebriand, los relatos histricos de Walter Scout, La nueva Elosa, de Rousseau) los poemas de Young y Lord Byron, los textos de Herder, de Vico, los de Vctor Hugo, en la lengua original o en las tempranas traducciones, constituan el equipaje ms valioso de los viajeros. Los intelectuales hispanoamericanos adecuaron sus vidas al modelo que estos textos difundan, antes de escribir de acuerdo con la potica romntica. Adems estos libros formaron nuevos tipos de lectores y pblicos. La misma funcin cumplieron revistas y diarios (locales y extranjeros) y el teatro de la poca.-

LA PRIMERA LITERATURA NACIONAL: Para muchos autores y crticos, la literatura romntica se trata de la primera literatura genuinamente argentina, surgida precisamente en el momento en que, transcurridas algunas dcadas desde la declaracin de la independencia, el pas comenz a definirse como tal.El objetivo principal de estas obras fue plasmar el contexto en que vivan.Esteban Echeverra (1805- 1851) y Domingo Faustino Sarmiento (1811- 1888) son autores inaugurales de la literatura argentina. El escritor y crtico Ricardo Piglia en su libro La Argentina en pedazos, seala que la narrativa argentina comienza con Echeverra y Sarmiento, y con sus obras El matadero y Facundo, las cuales cuentan la misma historia de violencia y luchas de poder desde perspectivas diferentes.Ambos textos tratan el enfrentamiento entre civilizacin y barbarie, ambos denuncian con igual pasin la situacin sociopoltica de la poca y proponen los cambios necesarios para la concrecin del pas que suean. Plantean, en definitiva, la causa de los males de la argentina y as estn definiendo el ser nacional en sus dos versiones antagnicas: los que ejercen el poder y los sojuzgados, los que persiguen slo intereses personales y los que luchan por altos ideales sociales, los que oprimen y los que defienden su libertad.-

BUENOS AIRES VS. LAS PROVINCIAS: Entre 1820 y 1830, la Argentina estaba independizada, pero disgregada y enfrentando estallidos de guerra civil. Las provincias, lideradas por caudillos que busca