redalyc.cruce de lecturas y ecoalfabetización en libros pop-up

Click here to load reader

Post on 07-Jan-2017

221 views

Category:

Documents

2 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • Ocnos: Revista de Estudios sobre Lectura

    ISSN: 1885-446X

    [email protected]

    Universidad de Castilla-La Mancha

    Espaa

    Ramos, Rui; Ramos, Ana Margarida

    Cruce de lecturas y ecoalfabetizacin en libros pop-up para la infancia

    Ocnos: Revista de Estudios sobre Lectura, nm. 12, julio-diciembre, 2014, pp. 7-24

    Universidad de Castilla-La Mancha

    Cuenca, Espaa

    Disponible en: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=259132660001

    Cmo citar el artculo

    Nmero completo

    Ms informacin del artculo

    Pgina de la revista en redalyc.org

    Sistema de Informacin Cientfica

    Red de Revistas Cientficas de Amrica Latina, el Caribe, Espaa y Portugal

    Proyecto acadmico sin fines de lucro, desarrollado bajo la iniciativa de acceso abierto

    http://www.redalyc.org/revista.oa?id=2591http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=259132660001http://www.redalyc.org/comocitar.oa?id=259132660001http://www.redalyc.org/fasciculo.oa?id=2591&numero=32660http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=259132660001http://www.redalyc.org/revista.oa?id=2591http://www.redalyc.org

  • ISSN: 1885-446 XISSNe: 2254-9099

    Palabras claveLiteratura Infantil; libros pop

    up; lbum; ecoalfabetizacin;

    naturaleza.

    KeywordsChildrens literature, pop-up

    books, ecoliteracy.

    Ramos, R. y Ramos, A.M. (2014). Cruce de lecturas y ecoalfabetizacin en libros pop-up para la infancia. Ocnos, 12, 7-24. Recuperado de http://www.revista.uclm.es/index.php/ocnos/ article/view/522

    RUI RAMOS

    e-mail: [email protected]

    ANA MARGARIDA RAMOS

    e-mail: [email protected]

    Fecha de recepcin:07/07/2014

    Fecha de Aceptacin:07/10/2014

    AbstrActThe purpose of this text is to analyse two re-

    cently been published pop-up books aimed at chil-dren, by Anouck Boisrobert e Louis Rigaud, Popville (2009) and Dans la fort du paresseux [Wake up, Sloth!, En el bosque del perezoso] (first published in 2009 and 2012, accompanied with texts by Joy Sor-man and Sophie Strady, respectively). These books were published originally in France by Hlium Edi-tions, but they can now be found in several western countries and in many languages (Catalan, French, Dutch, English, German, Italian, Portuguese and Spanish, at least).

    The objective is to analyse their verbal text and their visual aspects produced by a sophisticated pa-per engineered to question how they achieve what seems to be one of their goals, the promotion of the readers ecoliteracy (Orr, 1992) by his involvement in the reading process.

    This issue seems to be one of the main trends on childrens literature in western societies nowadays, transcending the traditional and almost omnipresent role of scenario that nature plays in many childrens narratives.

    resumenEl objetivo de este texto es analizar dos libros

    pop-up destinados a la infancia, escritos por Anouck Boisrobert y Louis Rigaud, titulados Popville (2009) y Dans la fort du paresseux [En el bosque del pere-zoso] publicados por primera vez en 2009 y 2012, con textos de apoyo de la autora de Joy Sorman y Sophie Strady, respectivamente. Estos libros se publicaron originalmente en Francia, en Hlium ditions, pero pueden encontrarse ya traducidos en varios pases occidentales y en muchos idiomas, incluyendo el cataln, holands, ingls, francs, ale-mn, italiano, portugus y castellano. Este artculo analiza el texto verbal de los libros antes citados, as como su elaborado componente visual, construdo gracias a una sofisticada ingeniera del papel, con vistas a reflejar la forma en que estas publicaciones alcanzan su objetivo: el desarrollo de la consciencia ecolgica de los lectores (Orr, 1992) a travs de su implicacin en el proceso de la lectura. Esta cuestin parece constituir una de las principales tendencias de la Literatura Infantil en las sociedades occiden-tales contemporneas, transcendiendo el papel tradicional y casi omnipresente que la naturaleza desempea como escenario de narrativas infantiles.

    rui rAmosUniversidade de Minho, Portugal

    AnA mArgAridA rAmosCIDTFF Universidade de Aveiro, Portugal

    Cruce de lecturas y ecoalfabetizacin en libros pop-up para la infancia

    Cross-readings and ecoliteracy in childrens pop-up books

    http://www.revista.uclm.es/index.php/ocnos/%20article/view/522http://www.revista.uclm.es/index.php/ocnos/%20article/view/522mailto:[email protected]:[email protected]

  • 8

    Rui Ramos, ana maRgaRida Ramos

    Ocnos, 12, 2014, 7-24. ISSNe: 2254-9099

    IntroduccinEl objetivo de este estudio es analizar dos libros pop-up para la infancia.

    Las dos publicaciones presentan caractersticas especficas en lo que se refiere a los elementos lingsticos y visuales, promoviendo la ecoalfabetizacin y la adhesin de los lectores (Orr, 1992) a travs de narrativas originales.

    El estudio se inicia con una reflexin breve sobre la recepcin de los libros pop-up sin palabras, situndolos en el universo de los lbumes ilustrados. Despus, se presentan las lneas principales del concepto de ecoalfabetizacin, poniendo de manifiesto su importancia en el contexto de este anlisis. A con-tinuacin se ofrece el corpus a estudiar y la metodologa utilizada. A esto le sigue el anlisis detallado de los componentes verbal y visual del corpus, con-cretamente al nivel de la construccin de frames o marcos y de la modalizacin usada, as como de los aspectos visuales, resultantes del recurso a una sofis-ticada tcnica propia de la ingeniera del papel. Finalmente, adelanta algunas conclusiones que resultan del anlisis realizado.

    Libros pop-up y libros sin texto: otras formas de lbumesObjeto de constantes estudios, y cada vez ms frecuentes, el lbum para

    la infancia constituye, por su carcter experimental e innovador, la contri-bucin ms original (Hunt, 2001) de la Literatura Infantil a la Literatura, e incluso al Arte, en general. Como continuador de la larga tradicin del libro ilustrado, el lbum moderno, en cuanto modalidad editorial caracterizada por una articulacin sinrgica entre texto e imagen, tiene su origen en el inicio de la dcada de los aos 60 del siglo XX (Durn, 2009). El contexto favorable que subyace a su desarrollo y afirmacin resulta de la combinacin entre la evolucin de las artes grficas y las tcnicas de impresin y alteraciones sig-nificativas de la sociedad, tanto en trminos de las formas de comunicacin, como de la emergencia de la cultura de masas y de la sociedad de consumo global. Son tambin factores relevantes y crecientes la puesta en valor del componente ldico y de entretenimiento del libro, as como las influencias de manifestaciones artsticas y culturales, como los cmics o historietas, el cine (en particular el de animacin) y otras formas de expresin, como la publici-dad y la prensa escrita.

    Camalenico y polimrfico, el lbum escapa a definiciones y clasificacio-nes y exige una constante reformulacin del discurso crtico, que no ha sido parco en aproximaciones tericas y reflexivas, ya fuesen ms centradas en el estudio de las relaciones entre imagen y texto1, analizando su arquitectura y construccin (Nodelman, 1990; Shulevitz, 1997; Nikolajeva y Scott, 2001; Durn, 2002, 2009; Linden, 2006; Ramos, 2010; Roig-Rechou et al, 2011; Moya, 2014), ya investigando la recepcin de que es objeto por parte de lectores pre-ferenciales (Baddley y Eddershaw, 1994; Lewis, 2001; Arizpe y Styles, 2003; Sipe, 2008), ya combinando ambas dimensiones, concretamente en publi-caciones que agrupan a diferentes investigadores, proponiendo una visin

    1 Lawrence Sipe (2012), en un artculo publicado postumamen-te, hizo una interesante revisin a las aproximaciones tericas a esta cuestin, enumerando las dife-rentes posiciones y analizando los discursos, concretamente en lo que se refiere a las metforas uti-lizadas para definir los lbumes. Esta investigacin est en la lnea de otras anteriores, sobre todo de la publicada junto a Wolfenbarger (Wolfenbarger y Sipe, 2007), donde se sistematizan las refle-xiones e investigaciones sobre este tipo de estudios.

  • 9

    Cruce de lecturas y ecoalfabetizacin en libros pop-up para la infancia

    Ocnos, 12, 2014, 7-24. ISSNe: 2254-9099

    crtica lo ms envolvente e inclusiva posible (Sipe y Pantaleo, 2008; Colomer et al, 2010a y 2010b; Zaparan y Gonzlez, 2010). Estos estudios enfatizan la riqueza y la vitalidad creativa de este tipo de publicaciones, en pleno desarrollo experimental: it is in the nature of postmodern picturebooks to continue to experiment: break boundaries, question the status quo, challenge the readers/viewer, reflect technological advances, and appeal to the young (Goldstone, 2008, p. 117). Estas caratersticas contribuyen a explicar el carcter multimo-dal e hbrido del lbum, permitiendo, simultneamente, la aproximacin al artefacto, al juguete y a la obra de arte.

    Con todo, en el caso particular de los lbumes sin texto y de los libros pop-up, objeto de este estudio, la atencin de la crtica2 ha sido ms comedida, debido, desde luego, a que estas publicaciones se asocian con frecuencia al universo del libro-juguete o del libro educativo, situndose as fuera de los lmites del universo literario. Los pop-up, incluidos, como modalidad espe-cfica, entre los libros interactivos y tridimensionales, en la propuesta de Salisbury (2005), o de los libros animados, de acuerdo con Sophie van der Linden (2006), son elaborados por creadores especficos, especialistas en la ingeniera del papel, que apoyan a los ilustradores o que asumen la doble funcin. Casi siempre colocados en la esfera paraliteraria, se insiste, sobre todo, en la idea de que fueron pensados para lectores muy pequeos, con objetivos ldicos, ligados al entretenimiento, razn esta, prcticamente ltima, de su creacin (Bellorn, 2010). Teresa Durn (2002), ms all de definirlos en trminos de tridimensionalidad, destaca la variedad de formas y formatos que pueden presentar, claramente desafiantes desde el punto de vista de su construccin. Moya3 (2014) analiza la intersemiosis de los elemen-tos verbales y visuales en el lbum a travs de la aplicacin de las teoras de la lingstica funcional sistmica de Halliday articuladas con la semitica visual de Kress y van Leeuwen. Su anlisis evidencia la contribucin de los elementos verbales y visuales en la construccin de sentido y en la interpreta-cin de ambos lenguajes, definiendo el potencial de combinar lenguaje verbal y no verbal en los lbumes, objetos multimodales por excelencia. La creacin de sorpresa, desafiando las expectativas del lector en cada paso de pgina, se combina con la sugerencia de movimento y dinamismo. Entre estas publica-ciones, surgen las elaboradsimas propuestas de Robert Sabuda o de David A. Carter, por ejemplo, o el libro Midnight Play (1994), de Kvta Pacovsk, donde no est ausente el componente potico. Su especificidad reside en la propia materialidad del objeto libro, en torno a la que se centra todo el trabajo creativo, explorando sus potencialidades y, en lo posible, sobrepasando sus lmites en lo que se refiere al tamao y a la bidimensionalidad, al esta-tismo, a la pasividad y a la rutina. Transformado en artefacto, el libro gana otras posibilidades de interaccin con el lector, incluso en trminos fsicos, proponindose sorprenderlo y deslumbrarlo con artificios verdaderamente ingeniosos, semejantes a efectos especiales.

    2 La aproximacin crtica acadmica al universo pop-up es prcticamente inexistente. Excepcin relevante es un estudio exhaustivo de Boyce (2011) dedi-cado a la obra Haunted House, de Jan Pienkowski, en el que llama la atencin sobre la complejidad de la obra y la riqueza de la lectura que promueve, incompatible con el prejuicio formado en torno a estas publicaciones. La autora sistematiza, adems, algunas de las ventajas de la lectura de libros pop-up, principalmente de aquellos que sobrepasan, a travs de procedimientos narrativos, las habilidosas contrucciones de la ingeniera del papel: The way that pop-ups empower readers to take control of the temporal sequencing, moving back and forward through them as they wish, and their ability to amuse and surprise even through re-peated readings, inspire strong memories in readers. So many children and adults speak of pop-up books that they have read in very familiar terms, remember-ing them with great fondness, often recalling quite small details which have particularly interested them. (2011, p. 254). Otra excepcin en el mbito francfono es el monogrfico de la revista Hors Cadres, dedicado a los libros pop-up (n 4, 2009).

    3 Ver tambin Moya y Pinar (2013) y Moya (2011).

  • 10

    Rui Ramos, ana maRgaRida Ramos

    Ocnos, 12, 2014, 7-24. ISSNe: 2254-9099

    La propia nocin de artefacto surge tambin asociada a los lbumes sin texto, ejemplos de libros que tambin exploran las potencialidades mate-riales del objeto libro y de la ilustracin, sacndoles igualmente partido de su dimensin ldica (Nikolajeva, 2008). Los lbumes sin palabras, cuya edicin1 sigue siendo puntual, parecen exigir una competencia de lectura particu-lar, capaz de verbalizar/textualizar (Nikolajeva e Scott, 2001) una narrativa que est implcita (Linden, 2006) en la sucesin de imgenes. Estos libros, estructurados casi siempre con vistas a sacar partido de una relacin secuen-cial (Nikolajeva e Scott, 2001) entre las diversas escenas construidas en doble pgina, y en las que el movimento de ir a la pgina siguiente simboliza el paso del tiempo, estableciendo as una relacin causal entre las imgenes, consti-tuyen interesantes desafos para lectores de edades y competencias de lectura variadas, como acontece, por ejemplo, con los clsicos de Raymond Briggs (Snowman, 1978) y Quentin Blake (Clown, 1995) o, ms recientemente, con Shaun Tan, en The Arrival (2006), e incluso con una parte significativa de la produccin de Suzy Lee.

    La clasificacin de estas publicaciones como libros para pre-lectores ha sido cuestionada, sobre todo por la complejidad de desafos y de lecturas que algunos de ellos promueven (Nires-Chevrel, 2010; Ramos e Ramos, 2011). La capacidad interpretativa de los lectores no se limita a la descodificacin textual/verbal y los signos visuales, tambin tiene implicaciones interpre-tativas relevantes, como ilustran las obras citadas ms arriba. En esta lnea de razonamientos se posicionan Bosh y Durn (2009). Las dos investigadoras espaolas defienden la lectura como una actividad de descodificacin e inter-pretacin de signos, verbales y/o visuales. En el caso de un lbum sin texto, la tarea del lector consiste en

    Identificar los signos particulares descifrando las conexiones con los objetos que representan, reconstruir las secuencias de los diferentes significados a partir de las relaciones espaciales y temporales de los signos presentados en un espacio y orden determinados, y comprobar o refutar las hiptesis de lectura que se van generando con-tinuamente a la espera de que se cumpla esa expectativa de coherencia global que por convencin narratolgica conlleva un lbum (2009, p. 40).

    La dificuldad de tal tarea proviene de la plurisignificacin de los signos visuales que, por ser mucho ms variados que los verbales, posibilitan combi-naciones casi infinitas. Por otra parte, est la falta de formacin en el dominio de la literacia visual, rea en la que no se acostumbra invertir un esfuerzo de dedicacin formal en el proceso de formacin de lectores. La lectura de lbumes sin texto, segn Bosh y Duran (2009), se realiza con un ritmo ms lento, obligando a la observacin atenta y demorada de las imgenes y de las variaciones existentes entre ellas, as como a sucesivos avances y retrocesos con vistas a la confirmacin/derogacin de las hiptesis interpretativas. Es, adems, una lectura activa y participada, en la que el lector es un elemento determinante, constructor de sentidos posibles, al que se le exige un esfuerzo considerable de colaboracin.

    4 La crtica tambin es limitada. Como excepcin, pueden verse las reflexiones reunidas en el nmero 3 de la revista Hors Cadres (2008), en particular el texto--marco de Sophie van der Linden (2008). Para esta investigadora, y a pesar de las variedades de formato y de construccin de los albmes sin texto, hay algunos aspectos comunes que pare-cen servir como definicin del gnero: pertinencia/relevancia del formato; fuerza de la relacin entre las pginas; juego con la doble pgina. A su entender, la relevancia de estas propiedades y el altsimo nivel esttico que algunos lbumes sin palabras exhiben pueden sugerir que esta es, de algn modo, la forma ms perfecta y acabada del gnero, incluso su futuro. La bibliogra-fa disponible sobre lbumes sin texto, ms all de algunas lecturas especficas sobre obras en concreto, incide sobre todo en su utilizacin pedaggica, en di-ferentes contextos y con pblicos muy distintos, como ejemplifica el texto de Jalongo et al. (2002). Existe mucha bibliografa dis-ponible sobre su uso con nios con problemas de aprendizaje y diferentes niveles de deficiencia y/o incapacidad; as mismo, sobre promocin del desarrollo del lenguaje oral, sobre comporta-mientos emergentes de lectura o sobre la integracin de comuni-dades inmigrantes, por ejemplo.

  • 11

    Cruce de lecturas y ecoalfabetizacin en libros pop-up para la infancia

    Ocnos, 12, 2014, 7-24. ISSNe: 2254-9099

    EcoalfabetizacinDentro de las mltiples posibilidades de lectura de los lbumes, la cues-

    tin del tratamiento y promocin de la ecoalfabetizacin parece revelarse de particular actualidad.

    Este trmino envuelve una dualidad de aspectos, dos caras de una misma moneda. Por un lado, evoca una dimensin de conocimientos y competencias, lo ms englobadores posible, y una configuracin holstica de los fenme-nos, tomados en su complejidad y en sus relaciones ecolgicas. Implica la comprensin de las cosas y de sus estados como sistemas, con partes que se interconectan, estableciendo relaciones de dependencia mutua.

    En cualquier sistema, las partes estn interrelacionadas, no aisladas, y la natureza del todo es siempre diferente de la simple suma de sus componentes (Capra, 1996). Esta concepcin tambin implica que la interaccin humana con el sistema afecta a toda la red de forma global y extensa y no solo a las partes directa y visiblemente implicadas.

    Por otro lado, la otra cara de la moneda representa la adopcin de un frame of mind especfico que incorpora el conocimiento pero exige asumirlo con responsabilidad individual haca nuestras propias acciones y la consciencia del papel de cada ser humano en su relacin con el mundo y con todos sus componentes. Esto significa que los individuos deben ser conscientes de que, al final, recibirn la reaccin a sus acciones; deben ser conscientes de esta cir-cunstancia, integrarla en sus vidas y actuar en consecuencia. Aparte de eso, deben tener una consciencia ecolgica incompatible con la visin del hombre como centro del universo, sino como un ser vivo entre muchos otros, con los que debe interactuar y depender mutuamente.

    As pues, la ecoalfabetizacin no es algo externo e instrumental al individuo, ni un conjunto de conocimientos enciclopdicos disponibles para ser recupe-rados por la memoria en momentos especficos y para fines particulares, sino que supone sobre todo una mudanza de paradigmas de comprensin y accin: ecological literacy includes the more demanding capacity to observe nature with insight, a merger of landscape and mindscape (Orr, 1992, p. 86). Ecoalfa-betizacin es, en su sentido ms profundo, educacin integral del ser humano (y no solamente instruccin). La diferencia entre educacin e instruccin est bien definida en otros contextos. En este marco, concretamente, valores como interdependencia, armona o respeto por todos los seres vivos son fundamentales. La capacidad para ampliar nuestra visin del mundo y considerar cada acon-tecimiento en su relacin con otros es un desafo constante, en la medida en que contempla sus contextos y periodos de tiempo envolventes. Un nuevo paradigma, diferente del mecanicista, debe proporcionar a los individuos una comprensin del mundo y de sus acciones cotidianas de forma ms profunda y amplia. Teniendo esto en cuenta, la ecoalfabetizacin no se limita a la relacin especfica entre el hombre y la naturaleza y, en este caso, los libros analizados

  • 12

    Rui Ramos, ana maRgaRida Ramos

    Ocnos, 12, 2014, 7-24. ISSNe: 2254-9099

    en el presente estudio tienen como tema central la cuestin de la relacin entre los hombres y su ecosistema.

    Corpus y metodologaEn este estudio se analizan dos libros pop-up para la infancia, reciente-

    mente publicados, de la autora de Anouck Boisrobert y Louis Rigaud, Popville (2009) y Dans la fort du paresseux (ediciones originales de 2009 e 2012, acom-paados con textos de Joy Sorman y Sophie Strady, respectivamente). Estos libros se publicaron originalmente en Francia por Hlium Editions, pero pueden encontrarse en mltiples ediciones de diferentes pases y lenguas (cataln, francs, holands, ingls, alemn, italiano, portugus y castellano En el bosque del perezoso, cuando menos).

    Hay que resaltar que la organizacin interna de las dos obras es ligera-mente diferente, con implicaciones en la lectura respectiva. Popville es un lbum pop-up, sin palabras, que incluye un peritexto final, algrafo, propo-niendo una interpretacin posible de las imgenes, tendencialmente ms restrictiva de lo que ellas permiten. Por su parte, En el bosque del perezoso, siendo igualmente un libro pop-up, presenta texto verbal en cada pgina doble, conformando un lbum tridimensional.

    Pretendemos examinar el funcionamento de estas obras, considerando: a) su texto verbal las estrategias discursivas, concretamente, la cons-

    truccin de frames y la modalizacin realizadas, ms all de un mero anlisis de contenido, as como el anlisis de la materialidad lingstica de los libros.

    b) Su componente visual, resultado de un trabajo sofisticado al nivel de la ingeniera del papel, incluyendo el convite a la manipulacin que carac-teriza a estos volmenes.

    La finalidad de este estudio es cuestionar de qu manera alcanzan estos libros lo que parece ser uno de sus objetivos, la promocin de la ecoalfabeti-zacin (Orr, 1992), a travs de la implicacin de los destinatarios en el proceso de lectura.

    Por su organizacin y dinmica, los libros pop-up cumplen con lo que Lakof (2010) defiende como estrategia adecuada para comunicar cuestiones ambientales. El autor sugiere que debemos

    Provide a structured understanding of what you are saying. Dont give laundry lists. Tell stories that exemplify your values and rouse emotions. Dont just give numbers and material facts without framing them so their overall significance can be understood. Instead find general themes or narratives that incorporate the points you need to make (2010, p. 79-80).

    Esta cuestin parece constituir una tendencia dominante de la Literatura Infantil en el contexto occidental contemporneo, traspasando la tradicional y omnipresente funcin de escenario que caracteriza a tantas narrativas para la infancia.

  • 13

    Cruce de lecturas y ecoalfabetizacin en libros pop-up para la infancia

    Ocnos, 12, 2014, 7-24. ISSNe: 2254-9099

    Popville y En el bosque del perezoso, de Anouck Boisrobert y Louis Rigaud

    El punto de partida para el abordaje de las dos obras a analizar es el de que las narrativas visuales y/o verbales encierran virtualidades al nivel de la ecoalfabetizacin.

    PopvillePopville se distingue por un elaborado trabajo de ingeniera del papel que

    recrea a cada paso de pgina el proceso de edificacin de una ciudad, a partir de una sola construccin en el centro de un espacio verde. A medida que se van pasando las pginas, este espacio se va transformando en urbanizado: las casas y las construcciones humanas van ocupando ms espacio y creciendo en extensin y en volumen, hasta dominar completamente la doble pgina y an, finalmente, traspasar ese lmite, con la apertura de las solapas laterales en la ltima doble hoja. De alguna manera, se recrea la historia del urbanismo, y esa invasin de los lmites puede ser visto como simblico algo que acontece, efectivamente, con las ciudades, que invaden continuamente nuevos espacios en su expansin.

    Los espacios verdes, a su vez, disminuyen al mismo ritmo de expandirse la ciudad, y son rpidamente sustituidos por construcciones, ilustrando as la creciente ocupacin de los ecosistemas naturales por el hombre. Al final, poco verde resta y el hormign, aunque a veces muy colorido, domina todo el espacio disponible (imgenes 1 a 3).

    Imagen 1. Popville, primera pgina doble

  • 14

    Rui Ramos, ana maRgaRida Ramos

    Ocnos, 12, 2014, 7-24. ISSNe: 2254-9099

    Imagen 2. Popville, tercera pgina doble

    Imagen 3. Popville, sexta pgina doble

    De este modo, la narrativa ilustra una relacin cercana entre urbanismo y naturaleza, propiciando la reflexin sobre la ocupacin del espacio natural, con sus implicaciones sobre los ecosistemas, de forma accesible a lectores poco experimentados.

    Con todo, esta propuesta de lectura de este pop-up sin palabras es parcial-mente distinta de la que sugiere el peritexto final, tendenciosamente eufrico

  • 15

    Cruce de lecturas y ecoalfabetizacin en libros pop-up para la infancia

    Ocnos, 12, 2014, 7-24. ISSNe: 2254-9099

    de la urbanizacin del espacio. Son marcas de esta orientacin de la lectura los encuadres o frames construidos, algunos de ellos a travs del uso de metforas y comparaciones poderosas.

    El primero de ellos es el que retrata a los agentes del cambio. Al principio, son hombres, mujeres y gente menuda que se encuentran; pero, cuando comienzan el trabajo constructivo de la urbe, se congregan en una tarea y un objetivo comunes, pasando a ser una comunidad:

    Aquel da no estn divididos cada uno por su lado (). Aquel da, los hombres y las mujeres de la iglesia de ladrillo rojo puesta en medio de nada se volvieron carpinte-ros, ingenieros, picapedreros, encargados de obras, grustas y retejadores. Se volvieron constructores. Comunidad de autoconstructores, pioneros de una tierra prometida sobre la que edificar.

    De esta forma, los individuos se complementan, se ayudan unos a otros, se realizan en la obra colectiva. Este es, naturalmente, un frame positivamente evaluado que construye un estado de cosas deseable, y la retrica inherente a la narrativa se orienta hacia una valoracin positiva de la transformacin.

    Adems, el espacio es inicialmente descrito como un vaco y un nada en torno a la iglesia de ladrillos rojos, configurando as una valoracin nega-tiva que despus se convierte en espacio de realizacin personal y colectiva, al invertir la polaridad de la valoracin en un sentido positivo.

    La expresin tierra prometida, que se utiliza en el fragmento transcrito ms arriba, conlleva memorias interdiscursivas de tenor mtico-religioso, de busca de la perfeccin y del paraso en la tierra. Este frame es compatible con el hecho de que toda la edificacin de la ciudad se realiza en torno a una iglesia, que se mantiene como ncleo central de la comunidad, en su simplicidad ori-ginal, no alterada por el crecimiento urbanstico, lo que evoca dimensiones espirituales y valores compartidos en la civilizacin occidental.

    La evocacin de la tierra prometida construye un frame de modalizacin, positiva en alto grado, que motiva y justifica toda la obra. Adems, la especifi-cacin que determina que aquella es la tierra prometida sobre la que edificar ofrece un objetivo ltimo de la existencia, confirmado en el segmento final del texto: las personas se agrupan all, viven all en comunidad, aquella que alcanz su gran proyecto: construir. De esta forma, el acto de construir se endiosa, presentado como razn de la existencia del hombre en comunidad.

    Con todo, tambin es posible identificar frames que manifiestan una modalizacin negativa del estado de cosas: el texto refiere, por ejemplo, el tactactactac ensordecedor de los martillos neumticos, la polvareda ofuscante (), el olor acre del alquitrn caliente. Afirma que las chimeneas de las fbricas escupen densas columnas de humo blanco, las lneas de alta tensin crepitan. Todo parece, sin embargo, someterse a una visin futurista del mundo, destinado a ser modificado por el hombre.

    Esta interpretacin permite el cuestionamiento de esa modificacin y de la modalizacin operada por el texto. Un punto de vista ambientalmente responsable puede poner en duda, al menos en parte, esta oda al urbanismo.

  • 16

    Rui Ramos, ana maRgaRida Ramos

    Ocnos, 12, 2014, 7-24. ISSNe: 2254-9099

    En el bosque del perezosoEl segundo de los libros en anlisis, En el bosque del perezoso, opera un

    juego de palabras anunciado desde el ttulo. Este juego se fundamenta en la polisemia del trmino perezoso, que identifica al animal mamfero que vive en los bosques de las Amricas Central y del Sur, designado perezoso por ser de movimientos lentos, con el individuo indolente, pasivo, de la civilizacin occidental, caractersticas valoradas negativamente y, en particular, en la tra-dicin judeo-cristiana, rotuladas como pecado.

    Imagen 4. En el bosque del perezoso, portada

    Como se ha dicho antes, comparte con la obra anteriormente analizada, Popville, el hecho de ser un elaborado libro pop-up, pero difiere en la caraters-tica de tener texto en cada doble pgina.

    En lo esencial, este libro presenta una morfologa narrativa tpica del cuento: parte de una situacin inicial de armona, recreando un bosque, el bosque del perezoso, as designado porque, colgado de un rbol, puede encontrarse (con esfuerzo o mucha suerte) un perezoso durmiendo (imagen 4, portada del libro). El frame inicial de armona es alterado cuando surgen mquinas con man-dbulas terribles que cortan y arrancan todos los rboles y con un ruido infernal, continan su masacre, provocando la fuga de hombres, mamferos, serpientes rastreantes. El perezoso se mantiene pasivo, inerte, durmiendo

  • 17

    Cruce de lecturas y ecoalfabetizacin en libros pop-up para la infancia

    Ocnos, 12, 2014, 7-24. ISSNe: 2254-9099

    colgado en su rbol pero, en poco tiempo, no queda ni l y todo es desolacin, todo est muerto. El frame es ahora claramente disfrico.

    Imagen 5. En el bosque del perezoso, primera doble pgina

    Imagen 6. En el bosque del perezoso, tercera doble pgina

  • 18

    Rui Ramos, ana maRgaRida Ramos

    Ocnos, 12, 2014, 7-24. ISSNe: 2254-9099

    Imagen 7. En el bosque del perezoso, quinta doble pgina

    Despus del caos, resurge la esperanza y la narrativa presenta la recupe-racin de la armona inicial: Viene un hombre. Como t, desea or el canto de los pjaros, ver los animales que se aman y el aire dulce que tiembla en las hojas de los rboles. Entonces, decide plantar un nuevo bosque, con arduo trabajo y simientes (imagen 8). Y de nuevo los rboles habitan la tierra, y con ellos vienen el perezoso, los otros animales y el hombre.

    Imagen 8. En el bosque del perezoso, sexta doble pgina

  • 19

    Cruce de lecturas y ecoalfabetizacin en libros pop-up para la infancia

    Ocnos, 12, 2014, 7-24. ISSNe: 2254-9099

    Imagen 9. En el bosque del perezoso, sptima doble pgina

    El mensaje ecolgico parece ser evidente, en parte fundamentado en la diferencia de polaridad entre los frames de armona ednica (imagen 5) y de desolacin absoluta producida por la intervencin de las mquinas destructi-vas (imgenes 7 y 8), caracterizadas de forma intensamente disfrica. De aqu resulta una valoracin de la relacin armoniosa entre el hombre y los restan-tes seres vivos que habitan el planeta y la reprobacin del uso del espacio que atente contra el equilibrio natural. Incluso se hace ms: se lanza una impl-cita apelacin a la accin, partiendo de una supuesta connivencia de actitud mental con el lector, que es directamente interpelado por un estratgico t y convidado a la accin, en contraste con la inactividad del perezoso, quien, por su lado, permanece inactivo, complaciente con la destruccin, pasivo ante la catstrofe en cuanto, aparentemente, el dao solo afecta a los otros rboles y a los otros animales, reaccionando (huyendo) cuando el ltimo rbol el suyo es abatido (imagen 7).

    La interpelacin directa al lector surge en seis de las siete pginas dobles, con el narrador refirindose al perezoso y preguntando al lector Lo ests viendo? / Mira, lo ves?, una especie de refrn, subrayando el paralelismo de la narrativa. Esta estrategia promueve la proximidad entre narrador y lector, pero constituye tambin una apelacin directa a la implicacin en la descodificacin del mensaje y a la accin, promoviendo el compromiso del lector, que tendr que escrutar entre las formas e imgenes que emergen de la doble pgina para descubrir al perezoso entre las ramas de su rbol.

    La incitacin a la accin est igualmente presente en el ttulo de la obra que, como se dijo ms arriba, elabora un juego de palabras. Si el perezoso presente en ese ttulo tiene como referente al animal, puede tambin tener

  • 20

    Rui Ramos, ana maRgaRida Ramos

    Ocnos, 12, 2014, 7-24. ISSNe: 2254-9099

    como referente la actitud de los individuos que son pasivos e indiferentes ante la alteracin brutal del ecosistema global, solo despertando y reaccionando si sus intereses y su confort fuesen directamente afectados. De esta forma, el ttulo condensa lo esencial del mensaje ambiental de la obra, componiendo un macroacto ilocutorio directivo, rasgo caraterstico, en definitiva, del discurso ambiental (Halliday e Matthiessen, 2004; Ramos, 2011).

    Esta narrativa presenta, con todo, algunos riesgos en trminos de ecoalfabetizacin5. Uno de ellos reside en la construccin de la idea de que es posible, incluso fcil e inmediato, hacer renacer un ecosistema complejo como un bosque, con todos sus habitantes y sus relaciones simbiticas, despus de la correspondiente destruccin total, partiendo nicamente de la voluntad humana. En el papel, eso se hace con la magia de la ficcin, en la que, pasando pginas, nuevos rboles y nuevos animales habitan el espacio deso-lado, recuperando instantneamente paisajes, suelos e interacciones (imagen 8); en el mundo real, puede ser ms difcil o imposible lograr que nazcan y crezcan rboles y otras plantas milenarias, ros intemporales, climas delica-dos, animales de toda clase que el tiempo cri e inter-relacion, despus de su destruccin o alteracin profunda. (Ramos, 2012)

    Otro riesgo reside en escamotear la responsabilidad humana en la des-truccin, fcil de identificar en esta narrativa, que recurre a una metonimia6

    construyendo un frame donde las mquinas son los agentes de la destruccin del espacio natural, como si ellas fuesen portadoras autctonas de intencio-nalidad: mquinas de mandbulas terribles arrancan los primeros rboles. As se obvia la mano humana que domina la mquina. Este caso ilustra lo que Goatly (2001) designa como metfora gramatical (aqu, el objeto ocupa el lugar del agente), opuesta al discurso congruente7 por el que l aboga.

    Este blanqueamiento se agrava por el hecho de tener lugar la primera apa-ricin del hombre despus de que la destruccin ya se ha consumado: Todo es desolacin, todo est muerto: el bosque y los perezosos desaparecieron. Viene un hombre. Como t, l ansa or cantos de pjaros (imagen 8). De esta forma, el frame construido es claramente favorable al hombre, que surge como agente de la armona, pero no como causante del desequilbrio.

    Como puede verificarse, aunque esta obra deje clara su intencionalidad formativa, mostrando las consecuencias de la modificacin radical del espacio y destruyendo toda la vida que encuentre soporte en l, sus potencialidades de promocin de la ecoalfabetizacin se ponen en causa, si la lectura no fuese debidamente acompaada de una reflexin adecuada.

    ConclusionesEl anlisis de las obras confirma que la promocin de la ecoalfabetizacin

    se articula con vectores tpicamente literarios y estticos en la produccin literaria contempornea para la infancia. La naturaleza no desempea un papel de mero escenario donde se producen los acontecimientos, sino que

    5 Este mensaje sustenta la teoria expuesta por el lingista Michael Halliday cuando afirma que los seres humanos no estn bien preparados para luchar contra las slow motion crises (2001: 192) y, en esa medida, tienen tendencia a adaptarse mejor a cambios catastrficos.

    6 Sobre la metonimia visual en los lbumes, v. Moya, 2013.

    7 Para Goatly (2002), las relacio-nes congruentes ocurren cuando se verifica la coincidencia entre las categoras sintcticas y las semnticas.

  • 21

    Cruce de lecturas y ecoalfabetizacin en libros pop-up para la infancia

    Ocnos, 12, 2014, 7-24. ISSNe: 2254-9099

    asume el de paciente de la accin humana, en frames de modificacin del espacio por el hombre.

    Para un efectivo conocimiento, esa accin del hombre sobre su espacio fsico debe ser entendida en su complejidad, con las mltiples relaciones que implica, en trminos de agentes y pacientes, de tiempo y de espacio, en una visin paulatinamente holstica y ecolgica. En los libros pop-ups analizados, la interrelacin entre los elementos es un factor bsico y permite la aprehen-sin de la nocin de red de dependencias. El conocimiento as creado tender a ser ms completo que las visiones atomizadas de lo real, desligadas de las implicaciones previas y posteriores de cada acto, o aisladas de sus contextos.

    En tanto que obras literarias e instrumentos de comunicacin, estos libros buscan provocar modificaciones en sus lectores. Tal objetivo se potencia por el formato y funcionamiento escogidos, que construyen un lector particu-larmente activo (incluso fsicamente activo) en la manipulacin del libro, as como en la configuracin del sentido. Esta caracterstica se pone en lnea con el objetivo perlocutorio evidenciado por el segundo de los libros analizados, abiertamente interpelador del lector, al que convierte en creador de bosques.

    El discurso producido, en tanto que constructor de lo real, permite a la infancia lectora dar sentido al mundo, incorporando a su universo simblico las realidades ficcionalmente construidas y actuando en consecuencia. Se cumple, de esta forma, la doble dimensin de la ecoalfabetizacin cono-cimiento y consciencia, o particular cuadro mental en el que los datos empricos asumen determinados sentidos.

    Con todo, hay en las dos obras aspectos cuestionables en este objetivo de promocin de la ecoalfabetizacin que un anlisis atento permite detec-tar. La lectura debe hacerse desde un punto de vista reflexivo y esclarecedor, bajo peligro de interpretaciones aviesas. Se ha apuntado antes que, a partir del peritexto final de Popville, se detecta una loa acrtica del urbanismo, que no considera su red de implicaciones. Tambin que En el bosque del perezoso se corre el riesgo de silenciar la accin del hombre y, en cambio, aparece la posibilidad de reparacin mgica e inmediata de los daos causados en los ecosistemas.

    Esta multiplicidad de lecturas posibles refuerza la idea de la com-plejidad de la literatura para la infancia, en general, y de los lbumes en particular, incluyendo los libros pop-up, alejndolos del universo del mero entretenimiento ldico. Exigiendo lecturas activas, participativas y hasta cr-ticas (Arizpe e Styles, 2003; Painter et al., 2013), estableciendo relaciones entre texto e imagen, pero tambin entre estos y universos de referencia propios, los lbumes del estudio destruyen los preconceptos del discurso crtico sobre su simplicidad. Los ejemplos estudiados son reveladores de cmo se desafa a los lectores en el proceso de construccin de sentido. Este es resultado de un proceso complejo de negociacin en el rellenado de los espacios en blanco que, por su contencin verbal (o incluso ausencia de texto), es exigente y conduce al lector a la condicin de coautor, en el sentido de co-creador del mensaje. La

  • 22

    Rui Ramos, ana maRgaRida Ramos

    Ocnos, 12, 2014, 7-24. ISSNe: 2254-9099

    seriedad y hasta la profundidad de los temas tratados, como es aqu el caso, es perfectamente compaginable con un formato tridimensional e interactivo, exigiendo, tambin fisicamente, la intervencin del lector, cuya manipulacin del pop-up va ms all de lo simplemente ldico. Construidos como objetos nicos, estos volmenes priman la originalidad de las propuestas visuales, alterando la relacin tradicional del lector con el libro en la expectativa de que esa mudanza se extienda, igualmente, de acuerdo con la interpretacin aqu realizada, a su relacin con el medio ambiente.

    Referencias

    Arizpe, E. & Styles, M. (2003). Children Reading Pictures: Interpreting Visual Texts. London and New York: Routledge Falmer.

    Baddeley, P. & Eddershaw, C. (1994). Not-So-Simple Picture Books: Developing responses to literature with 4-12 year olds. London: Trentham Books.

    Bellorn, B. (ed) (2005). El Libro lbum invencin y evolucin de un gnero para nios. 2nd Edition. Caracas: Banco del Libro.

    Bellorn, B. (2010). Efectos especiales: el peso de los aspectos materiales del libro-lbum en adaptaciones actuales de Los trs cerditos. En T. Colomer, B. Kmmerling-Meibauer, B. y M. C. Silva-Daz (eds.), Cruce de Miradas: nuevas apro-ximaciones al libro-lbum (pp. 74-86). Caracas: Banco del Libro.

    Bosh, E. y Durn, T. (2009). Ovni: un album sin palabras que todos leemos de manera diferente. AILIJ (Anuario de Investigacin en Literatura Infantil Y Juvenil) 7(2), 39-52.

    Boyce, L. B. (2011). Pop into My Place: An Exploration of the Narrative and Physi-cal Space in Jan Pienkowskis Haunted House. Childrens Literature in Education 42, 243-255.

    Capra, F. (1996). The Web of Life. A New Scientific Understanding of Living Systems. New York: Anchor Books.

    Colomer, T.; Kmmerling-Meibauer, B. & Silva-Daz, M. C. (eds) (2010a). New Direc-tions in PicturebookResearch. New York: Routledge.

    Colomer T.;zzz Kmmerling-Meibauer, B. y Silva-Daz, M. C. (ed.) (2010b). Cruce de Miradas: nuevas aproximaciones al libro-lbum. Caracas: Banco del Libro.

    Durn, T. (2002). Leer antes de leer. Madrid: Anaya.

    Durn, T. (2009). lbumes y otras lecturas. Barcelona: Octaedro.

    Goatly, A. (2001). Green Grammar and Grammatical Metaphor, or Language and Myth of Power, or Metaphors We Die By. In A. Fill and P. Mhlhusler (eds.), The ecolinguistics reader. Language, ecology and environment (pp. 203-225). London / New York: Continuum.

  • 23

    Cruce de lecturas y ecoalfabetizacin en libros pop-up para la infancia

    Ocnos, 12, 2014, 7-24. ISSNe: 2254-9099

    Goldstone, B. (2008). The paradox of space in postmodern picturebooks. In L.Sipe and S. Pantaleo (eds.), Postmodern Picturebooks: Play, Parody, and Self-referentiality (pp. 117-129). New York: Routledge Research in Education.

    Haliday, M. A. K. (2001). New Ways of Meaning: The Challenge to Applied Linguis-tics. In A. Fill & P. Mhlhusler (eds.), The ecolinguistics reader. Language, ecology and environment (pp. 175-202). London / New York: Continuum.

    Haliday, M. A. K. & Matthiessen, C. (2004). An Introduction to Functional Grammar. London: Arnold

    Hunt, P. (2001). Childrens Literature. Oxford: Blackwell.

    Jalongo, M. R. et al. (2002). Using Wordless Picture Books to Support Emergent Lit-eracy. Early Childhood Education Journal, 29(3), 167-177.

    Lakoff, G. (2010). Why it Matters How We Frame the Environment. Environmental Communication: A Journal of Nature and Culture, 4(1), 70-81.

    Lewis, D. (2001). Reading Contemporary Picturebooks Picturing Text. New York: Rout-ledge-Falmer.

    Linden, S. (2006). Lire lalbum. Le Puy-en-Velay: Atelier du poisson soluble.

    Linden, S. (2008). Et si le sans avait du sens? Hors Cadre[s] 3, 7-11.

    Nires-Chevrel, I. (2010). El poder narrativo de las imgenes: el caso de LOrage (La Tormenta) de Anne Brouillard. En T. Colomer T.; B. Kmmerling-Meibauer y M. C. Silva-Daz (eds.), Cruce de Miradas: nuevas aproximaciones al libro-lbum (pp. 142-151). Caracas: Banco del Libro.

    Moya Guijarro, A. J. y Pinar Sanz, M. J. (2007). La interaccin texto/imagen en el cuento ilustrado. Un anlisis multimodal. Ocnos, 3, 21-38. Recuperado de http://www.revista.uclm.es/index.php/ocnos/article/view/173

    Moya Guijarro, A. J. (2011). Engaging readers through language and pictures. A case study. Journal of Pragmatics, 43, 2982-2991.

    Moya Guijarro, A. J. (2013). Visual metonymy in childrens picture books. Review of Cognitive Linguistics. Multimodality and Cognitive Linguistics, 17, 336-352.

    Moya, A. J. (2014). A multimodal analysis of picture books for children. A systemic functio-nal approach. London: Equinox.

    Nikolajeva, M. (2008). Play and playfulness in postmodern picturebooks. In L.Sipe, and S. Pantaleo (eds.), Postmodern Picturebooks: play, parody, and self-referenciality (pp. 55-74). New York: Routledge Research in Education.

    Nikolajeva, M. & Scott, C. (2001). How Picturebooks Work. New York: Garland Publishing.

    Nodelman, P. (1990). Words About Pictures: The Narrative Art of Childrens Picture Books. Athens, Georgia: University of Georgia Press.

    http://www.revista.uclm.es/index.php/ocnos/article/view/173http://www.revista.uclm.es/index.php/ocnos/article/view/173http://www.ingentaconnect.com/content/jbp/rcl;jsessionid=18w5u8ybwpl9g.alexandrahttp://www.ingentaconnect.com/content/jbp/rcl;jsessionid=18w5u8ybwpl9g.alexandra

  • 24

    Rui Ramos, ana maRgaRida Ramos

    Ocnos, 12, 2014, 7-24. ISSNe: 2254-9099

    Orr, D. (1992). Ecological Literacy: Education and the Transition to a Postmodern World. Albany: State University of New York Press.

    Painter, C.; Martin, J. R. & Unsworth, L. (2013). Reading Visual Narratives. Image Analysis of Childrens Picture Books. London: Equinox.

    Ramos, A. M. (2010). Literatura para a infncia e ilustrao. Leituras em dilogo. Porto: Tropelias & Companhia.

    Ramos, A. M. & Ramos, R. (2011).Ecoliteracy Through Imagery: A Close Reading of Two Wordless Picture Books.Childrens Literature in Education, 42(4), 325-339.

    Ramos, R. (2011). Contributos para a caraterizao da retrica ambiental na imprensa generalista portuguesa. Revista Galega de Filoloxia, 12, 155-176.

    Roig Rechou, B.-A.; Soto Lpez, I. y Neira Rodrguez, M. (coord) (2011). O lbum na Literatura Infantil e Xuvenil (2000-2010). Vigo: Edicins Xerais de Galicia.

    Salisbury, M. (2005). Ilustracin de libros infantiles. Barcelona: Editorial Acanto.

    Shulevitz, U. (1997). Writing with Pictures: How to Write and Illustrate Childrens Books. New York: Watson-Guptill.

    Sipe, L. (2012). Revisiting the Relationship Between Text and Pictures. Childrens Literature in Education, 43(1), 4-21.

    Sipe, L. & Pantaleo, S. (2008). Postmodern Picturebooks: Play, Parody, and Self-Referenti-ality. New York: Routledge Research in Education.

    Wolfenbarger, C. D. & Sipe, L. (2007). A Unique Visual and Literary Art Form: Recent Research on Picturebooks. Language Arts, 84(3): 273-280.

    Zaparan, F. y Gonzlez, L. D. (2010). Cruces de caminos. Los lbumes ilustrados Cons-truccin y lectura. Cuenca: Ediciones de la Universidad de Castilla-La Mancha; Valladolid: Universidad de Valladolid.