protectorado de la sombrilla 03

Download Protectorado de la sombrilla 03

Post on 31-Mar-2016

217 views

Category:

Documents

1 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

 

TRANSCRIPT

  • GGaaiill CCaarrrriiggeerr SSiinn ccuullppaa

    ~~11~~

  • GGaaiill CCaarrrriiggeerr SSiinn ccuullppaa

    ~~22~~

    GGAAIILL CCAARRRRIIGGEERR

    SSIINN CCUULLPPAA 33 PPrrootteeccttoorraaddoo ddee llaa ssoommbbrriillllaa

  • GGaaiill CCaarrrriiggeerr SSiinn ccuullppaa

    ~~33~~

    AARRGGUUMMEENNTTOO

    Lady Maccon se convierte en el escndalo de la

    temporada de Londres al abandonar la casa de su

    marido y regresar con su horrible familia.

    La reina Victoria la despide del Consejo de la

    Sombra, y la nica persona que puede explicar algo,

    Lord Akeldama, abandona inesperadamente la

    ciudad. Para colmo, Alexia es atacada por una

    mariquita mecnica asesina, indicando, como solo las

    mariquitas pueden hacerlo, el hecho de que todos los

    vampiros de Londres estn ahora muy interesados

    en ver a Alexia completamente muerta.

    Mientras Lord Maccon opta por estar

    progresivamente ms ebrio y el Profesor Lyall trata

    desesperadamente de mantener a la manada de

    Woolsey junta, Alexia huye de Inglaterra a Italia en

    busca de los misteriosos Templarios. Solo ellos saben

    lo suficiente sobre lo preternatural como para

    explicar su cada vez ms inconveniente condicin,

    pero ellos pueden ser peor que los vampiros, y estn

    armados con pesto.

  • GGaaiill CCaarrrriiggeerr SSiinn ccuullppaa

    ~~44~~

    CCaappttuulloo 11

    EEnn eell qquuee llaass sseeoorriittaass LLoooonnttwwiillll ssooppoorrttaann eell

    eessccnnddaalloo aa ssuu aallrreeddeeddoorr

    Mam, cunto tiempo habremos de tolerar esta flagrante humillacin?

    Lady Alexia Maccon se detuvo antes de entrar en el saln del desayuno. Por

    encima de los reconfortantes sonidos producidos por el tintineo de las tazas y el

    crujido de las tostadas rechinaban las poco melodiosas voces de sus hermanas. En el

    acostumbrado dueto matutino de quejidos bien engrasados, la voz de Felicity fue

    prontamente seguida por la de Evelyn.

    S, mami querida, un escndalo semejante bajo nuestro propio techo. Es

    intolerable que debamos seguir expuestas a l.

    Felicity recogi el testigo.

    Est arruinando nuestras opciones crack, crack ms all de toda posible

    reparacin. Es insostenible. Completamente insostenible.

    Alexia fingi que se dedicaba a comprobar su aspecto en el espejo del vestbulo

    para no interrumpir el hilo de la conversacin. No obstante, para su consternacin, el

    nuevo mayordomo de los Loontwill, Swilkins, apareci con una bandeja de arenques

    ahumados y le dirigi una mirada reveladora sobre la opinin que le merecan las

    damas que se dedicaban a escuchar a hurtadillas a su propia familia. Aquella era una

    forma de arte reservada a los mayordomos.

    Buenos das, lady Maccon dijo en un tono lo suficientemente alto como para

    hacerse or pese al rumor de platos y voces. Ayer recibi varias misivas. Le

    entreg dos sobres doblados y lacrados antes de esperar deliberadamente a que le

    precediera en el saln del desayuno.

    Ayer! Ayer! Y puedo saber, si es tan amable, por qu no me las entreg ayer?

    Swilkins no respondi.

    El nuevo mayordomo era una molestia muy desagradable. Alexia estaba empezando a

    descubrir que haba pocas cosas peores en la vida que cohabitar en un estado de

  • GGaaiill CCaarrrriiggeerr SSiinn ccuullppaa

    ~~55~~

    hostilidad con el personal domstico.

    Al entrar en el saln del desayuno, Alexia se regode ligeramente en su enfado y

    dirigi su clera hacia los que estaban sentados delante de ella.

    Buenos das, querida familia.

    Mientras diriga sus pasos hacia la silla vaca, cuatro pares de ojos azules

    observaron su avance con un aire de repulsa. En honor a la verdad, solo fueron tres

    pares de ojos, pues los del Honorable Escudero Loontwill estaban totalmente

    concentrados en la tarea de cascar un huevo pasado por agua. Una tarea que requera

    la aplicacin de un pequeo e ingenioso dispositivo parecido a una guillotina porttil

    que seccionaba la parte superior del huevo mediante una perfecta e inmaculada

    circularidad. Absorto en tan feliz ocupacin, el seor Loontwill hizo caso omiso a la

    aparicin de su hijastra.

    Alexia se sirvi un vaso de agua de cebada y cogi una tostada sin mantequilla del

    portatostadas mientras haca todo lo posible por ignorar el ahumado aroma del plato

    principal. Antes era su comida preferida, pero ahora le revolva invariablemente el

    estmago. Hasta el momento, el inconveniente prenatal, como haba decidido llamarlo,

    estaba demostrando ser mucho ms agotador de lo que poda imaginar, sobre todo

    teniendo en cuenta que el susodicho an estaba lejos de la adquisicin del habla o de

    la posibilidad de accin.

    La seora Loontwill mir con manifiesta aprobacin el exiguo desayuno de su

    hija.

    Me reconforta anunci a los presentes que nuestra pobre y querida Alexia

    se est quedando prcticamente en los huesos por la falta de afecto de su marido.

    Una encomiable muestra de sensibilidad. Era evidente que la seora Loontwill

    interpretaba las tcticas de inanicin de Alexia durante el desayuno como un sntoma

    de un ms elevado regodeo en la autocompasin.

    Alexia dirigi a su madre una mirada de enojo e infligi a la tostada una dosis

    menor de clera con ayuda del cuchillo de la mantequilla. Teniendo en cuenta que el

    inconveniente prenatal haba aadido una pequea cantidad de peso a la ya de por s

    sustancial figura de Alexia, an estaba muy lejos de quedarse prcticamente en los

    huesos. Tampoco podra decirse que tuviera una personalidad propensa a la

    autocompasin. Adems, le molestaba que pudieran pensar que lord Maccon tena

    algo que ver con el hecho aparte de lo obvio, de lo cual su familia an no estaba

    informada de que estuviera perdiendo el apetito. Abri la boca para corregir a su

    madre en este sentido, pero se vio interrumpida por Felicity.

    Oh, mam, no creo que Alexia sea el tipo de mujer que se muera por culpa de

    un corazn roto.

    Ni el tipo que aprecie la buena gastronoma repuso la seora Loontwill.

    Yo, por otro lado intervino Evelyn mientras se servia una generosa racin de

  • GGaaiill CCaarrrriiggeerr SSiinn ccuullppaa

    ~~66~~

    arenques, me dedicara a ambas cosas con deleite.

    Ese vocabulario, Evy querida, por favor. La angustia hizo que la seora

    Loontwill partiera una tostada por la mitad.

    La ms joven de las seoritas Loontwill clav sus ojos en Alexia mientras la

    apuntaba acusadoramente con un tenedor lleno de huevo.

    El capitn Featherstonehaugh me ha rechazado! Qu te parece eso? Acabamos

    de recibir una carta esta maana.

    El capitn Featherstonehaugh? murmur Alexia para s. Crea que estaba

    comprometido con Ivy Hisselpenny y que t lo estabas con alguien ms. Qu

    confuso.

    No, no. Es Evy quien est comprometida con l. O lo estaba. Cunto hace ya

    que resides en esta casa? Dos semanas? Presta ms atencin, querida Alexia le

    amonest la seora Loontwill.

    Evylin suspir dramticamente.

    Y ya hemos comprado el vestido y todo lo dems. Tendr que encargar que lo

    rehagan completamente.

    Tena unas cejas muy bonitas la consol la seora Loontwill.

    Exacto cacare Evylin. Dnde encontrar un par de cejas como esas? Estoy

    desolada, Alexia. Completamente desolada. Y todo es culpa tuya.

    Evylin, debe sealarse, no pareca tan importunada como cabra esperar ante la

    prdida de un prometido, especialmente uno con la reputacin de poseer semejante

    talla de preeminencia capilar. Evylin se llev el huevo a la boca y empez a masticar

    metdicamente. De un tiempo a esta parte se le haba metido en la cabeza que

    masticando cada bocado veinte veces conseguira mantener una esbelta figura. Pero

    lo nico que estaba consiguiendo era permanecer veinte minutos ms en la mesa que

    el resto de los comensales.

    Aleg diferencias filosficas, pero todos conocemos el autntico motivo.

    Felicity agit una nota con bordes dorados que con toda seguridad contena las

    excusas ms sinceras del buen capitn, una nota que a juzgar por las manchas que la

    mancillaban haba recibido la atencin decidida de todos los que se encontraban

    reunidos alrededor de la mesa del desayuno, incluidos los arenques.

    En efecto. Alexia apur con calma el agua de cebada. Diferencias

    filosficas? Debe de tratarse de un error. Querida Evylin, no puede existir nada ms

    alejado de tu carcter que la filosofa, me equivoco?

    Entonces, asumes tu responsabilidad? A Evylin no le qued ms remedio

    que tragar antes de tiempo para poder lanzarse de nuevo al ataque. Se atus sus rizos

    dorados, a los cuales solo les separaba uno o dos tonos del color del huevo.

    Por supuesto que no. Ni siquiera le conozco.

  • GGaaiill CCaarrrriiggeerr SSiinn ccuullppaa

    ~~77~~

    Pero eso no te exculpa. Abandonar a tu marido de esa forma, quedarte con

    nosotros en lugar de con l. Es vergonzoso. La. Gente. Habla. Evylin enfatiz sus

    palabras clavando el tenedor implacablemente en una salchicha.

    La gente tiene tendencia a hablar. Segn tengo entendido es una de las formas

    de comunicacin ms extendida.

    Oh, por qu has de ser tan imposible? Mam, haz algo. Evylin renunci a la

    salchicha y lo intent con un segundo huevo frito.

    Apenas pareces afligida por ello. Alexia observ a su hermana mientras esta

    masticaba.

    Oh, te

View more >