Principios sólidos: la base para construir un futuro exitoso

principios solid

Los principios solid son un conjunto de reglas y pautas que ayudan a mantener un código limpio, organizado y de fácil mantenimiento en el desarrollo de software. Estos principios se basan en la idea de que el código debe ser abierto a la extensión pero cerrado a la modificación, lo que significa que se deben evitar realizar cambios directamente en el código existente para agregar nuevas funcionalidades.

Quizás también te interese:  Todo lo que necesitas saber sobre el FP de un año: opciones, beneficios y cómo elegir el mejor programa

Uno de los principios solid más importantes es el Principio de Responsabilidad Única (SRP). Este principio establece que cada clase o módulo debe tener una única responsabilidad y que esta responsabilidad debe estar totalmente encapsulada en esa clase o módulo. A través de la implementación del SRP, se logra una mayor cohesión y un menor acoplamiento entre las diferentes partes del sistema.

Otro principio sólido es el Principio de Abierto/Cerrado (OCP), que establece que las entidades de software deben ser abiertas para su extensión pero cerradas para su modificación. Esto significa que se deben poder agregar nuevas funcionalidades sin tener que modificar el código existente. Este principio fomenta el uso de la herencia y la composición, lo que facilita la extensibilidad del software.

Quizás también te interese:  Todo lo que necesitas saber sobre las fichas de trabajo Guía Portage: Tu guía completa para un desarrollo infantil óptimo

El último principio solid a destacar es el Principio de Sustitución de Liskov (LSP), que establece que los objetos de una clase derivada deben poder sustituir sin problemas a los objetos de la clase base sin provocar cambios en el comportamiento del programa. Esto se logra asegurándose de que las clases derivadas cumplan con todas las reglas y contratos definidos por la clase base.

Publicaciones Similares