nicanor parra - poemas y anti poemas

Click here to load reader

Post on 24-Jun-2015

559 views

Category:

Documents

21 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

Y ANTI-

I M E M T

C A N O R

P A R R A

Poemas

y

AntipoemasdelConcurso Nacional de Poesia

inado por

el

Sindicato

de

Escritores

de Chile

L S C I M E N T OSANTIAGO 1 9 5 4 CHILE

E+

propiedad16353

Inscripcidn N..

N.0 2689

Santiago

Impreso en lor tallmu de la Editorial NascimeamAINIO

Prat 1428 de Chile, 1994

-

I

S I N F O N I A DE C U N A

Una vez andando Por un 1parque i n g k Con un Sin quer

Buenos dias, dijo, Yo le cc,ntest6. El en cas tellano, Per0 yo en francis.1

Dites moi, don angel, Comment va monsieur.

-

9

me di6 la mano, tom6 el pie: tiHay que ver, sefiores, Como un Bngel es!

Yo le

r Fatuo

como el cisne, riel, Gordo como un pavo, Feo como usted.

FGOcomo un

Susto me di6 un poco Per0 no arranqu6.

Le busquk las plumas, Plumas encontr6, Duras como el duro Cascar6n de un pez.

f

1

iBuenas con que hubiera Sido Lucifer!

Se enoj6 conmigo,M e tir6 un rev68Con su eepada de oro, Yo me le agachb.

10

Angel mbs absurd0 Non volvere a ver.p c -

1L

Muerto de la risa Dije good bye sir, Siga su camino, Que le vaya bien, Que la pise el auto, Que la mate el tren.

Ya 1 Uno,

se acabb el cuento, dos y tree.

11

DEFENSA

DEL

ARBOL

q u i te entregas a esa piedra INiiio de ojos almendrados \Con el impuro pensamiento / D e derramarla contra el 6rboI. Quien no hace nunca daiio a nadie N o se merece tan mal trato. Ya sea sauce pensat;vo Ya melanccilico naranjo Debe ser siempre por el hombre Bien distingddo y respetado: Niiio perverso que l hiera o Hiere a su padre y a su hermano. Yo no comprendo, francamente, Ccimo es posible que un muchacho s q

I Por

15

Tenga este gesto tan indigno Siendo tan rubio y delicado. Seguramente que tu madre No sabe el cuervo que ha criado, Te Cree un hombre verdadero, Yo pienso todo lo contrario: Creo que no hay en todo Chile Nifio tan mal intencionado. iPor quh te entregas a esa piedra Como a un pufial envenenado, Tti que comprendes claramente La gran persona que es el brbol! El da la fruta deleitosa Mss que la leche, mbs que el nardo; Lefia de or0 en el invierno, Sombra de plata en el verano Y, lo que es mbs que- todo- junto, C e o x e T t o s - - b 10s pbjaros. pl -LT--.- - . iensao ien y reconoce Que no hay amigo como el brbol, Adonde quiera que te vuelvas Siempre lo encuentras a tu lado, Vayas pisando tierra firme 0 m6vil mar alborotado, Esths meci6ndote en la cuna 0 bien un dZa agonizando, Mbs-fie1 -que_el-&Lio.-del eepejo ~ l ; n b sumiso que un esclavoL s.

-

16

b oI

I que hacee o te est6 mirando, ir que te perdone imo pecado la piedra ingrata > de tu mano.c__

17

CATALINA PARRA

Caminando soIa ciudad extraiia Que serd de nuestra Catalina Parra.

Por

Cudnto nempo iun aiio! Que no SB palabra De esta memorable Catalina Parra. Bajo impenitente Lluvia derramada D6nde ird la pobre Catalina Parra.

2L

iAh, si yo supiera! Per0 no s$ nada C u d es tu destino Catalina PLlida. S6lo sk que mientras Digo estas palabras En volver a verte Cifro la esperanza.Aunque Vista a

a

sblo seas la distancia NiEa inolddable, Catalina Parra.

Hija mia, jcuLntasVeces comparada Con la rutilante Luz de la maiiana!

Ay. amor perdido, iLQmpara sellada!Que esta rosa nunca

Pierda

22

PREGUNTAS A LA HORA DEL TE

I

parece Una figura de un museo de cera: Mira a trav6s de 10s visillos rotos: Que vale mLs, jel or0 o la belleza?, iVaIe mLs el arroyo que se mueve 0 T a X p_--- - K a -%-Tixi&&;? Za A - b j o s se oye una campana Que abre una herida m b , o que la cierra: iEs mbs real el agua de la fuente 0 Tamu&acha que se mira .-_- ella? en N se sabe, la gente se lo pasa G Construyendo castillos en la arena: r jEs superior el vas0 transparente A la mano del hombre que lo crea?I-

Este sefior desvaido

25

Se respira una atm6sfera cansada De ceniza, de humo, de tristeza: Lo que se vi6 una vez ya no se vuelveA ver igual, dicen las hojas secas. Hora del t6, tostadas, margarina, Todo envuelto en una especie de niebla

26

r

H A Y U N DIA FELIZ

recorrer me dediqu6 esta tarde Las solitarias calles de mi aldea Acom paEado-por el . buen- cre pGsculo . r - - esTe - Gnicp_amigo-que-me -- queda. ue - * TGG est6 como entonces, el otozo Y su difusa lbmpara de niebla, S~lo que el tiempo lo ha invadido todo Con su pdido manto de tristeza. Nunca pens&, cre6dmelo. un instante Volver a ver esta querida tierra, Per0 ahora que he vuelto no comprendo Cbmo pude alejarme de su puerta. Nada ha cambiado, ni sus casas blancas Ni sus vieios portones de rnadez.-__I

A

-

^___

L

29

i2:UpEaL.La.

Todo est& en su lugar: las golondrinas En la torre mhs alta de la iglesia; El caracol en el jardin: y el musgo En las hizrnedas manos de Ias Fedras. No se puede dudar, este es el reino Del cielo azul y de las hojas secas En donde todo y cada cosa tiene Su singular y plbcida leyenda: Hasta en la propia sombra reconozco Ea mirada celeste de mi 2buela. Estos fueron 10s hechos memorables Que presencici mi juventud primera, El correo en la esqEina de la plaza Y la humedad en las rnuralllas viejas. iBuena cosa. _ ~ _ _mio! nunca sabe ____ _ _ _ Dios ~~- . - , apreciar la dicha verdadera, .ndo la imaginamos mbs lejana 1 Es justamente cuando est& mSs cerca. A Y de mi, iay de mi! algo me dice Que! la vida no es mbs que una quimera: UnaL ilusicin, un sueiio sin orillas,,

1L-" A"

.n~"YI~S.3 VIllhP

ybyurlla

nnrnrPrn

YCLYDJ'LU.

VELmos

.c c\

por partes, no sk bien qug digo emocibn se me sube a la cabeza. nno ya era la hora del silencio Cliando emprendi mi singular empresa, na tras otra, en oleaje mudo, * . AI establo volvian Ias ovejas.

..

.

-

30

Las saludb personalmen te a todas y cuando estuve frente a la arboleda Que alimenta el oido del viajero Con su inefable mGsica secreta Record6 el mar y enumerg las hojas En homenaje a mis hermanas muertas. Per$ectamente bien. Segui mi -via;, Como quien de la vida nada espera. Pas6 frente a la rueda del molino, Me detuve delante de una tienda: El olor del cafg siempre es eT mismo. Siempre la misma luna en mi cabeza; Entre el rio de entonces y el de ahora No distingo ninguna diferencia. Lo reconozco bien, este es el arbol Q u e mi padre plant6 frente a la puerta (Ildstre padre que en sus buenos tiempos Fuera mejor que una ventana abierta). Yo me atrevo a afirmar que su conducta Era un trasunto fie1 de la Edad Media Cuando el perro dormia dulcernente Bajo el gngulo recto de una estrella. A estas alturas siento que me envuelve El delicado olor de las violetas Que mi amorosa madre cultivaba Para curar la tos y la tristeza. Cudnto tiempo ha pasado desde entonces No podria decirlo con certeza:

31

Todo estci igual. seguramente, El vino y el ruisefior encima de la mesa,Mis hermanos menores a esta hora Deben venir de vuelta de la escuela: is610 que el tiempo lo ha borrado todo Como una blanca tempestad de arena!

32

ES O L V I D O

-

3.-Poetnas

y Antipoemas

Juro que no recuerdo ni su nombre, Mas morirk Ilamiindola Maria, N o por simple capricho de poeta: Por sh a s pec to deglaza-de.gm&ncia. iZempos aquellos! yo- un espantaphjaros, Ella una joven piilida y somhia. A1 volver una tarde del Liceo Supe d e @ su muerte inmerecida, Nueva que me causb tal desengaao Que derramk una Iiigrima d oirla. 'Una Iiigrima, si. iquikn l creyera! o Y- que soy persona de energia. eso 'Si he de conceder crkdito a l dicho o Por la gente que trajo la noticia Debo creer, sin vacilar un punto,_ I

-e-

*

35

Que mu& con mi nombre en las pupilas, Hecho- que me- sorprende, porque nunca Fug para mi otra cosa que una amiga. Nunca tuve con ella m6s que simples Relaciones de estricta. cortesia, Nada miis que palabras y palabras Y una que otra menciBn de golondrinas. La conoci en mi pueblo (de mi pueblo queda un puiiado de cenizas), P +lo Per0 jamiis vi en ella otro destino s u e el de una joven triste y pensativa. Tanto fuk asi que hasta Ilegue a tratarla Con-eT cereste nombre de Maria. Circunstancia que prueba claramente . La-iZZ ctit-iildcentral- de mi doXrTnX.-.PUedSsey-qxe-una vez iXiyi besado, iQ&n es el que no besa a sus amigas! Pero csned presente que l hice t o Sin dai-me cuenta bien &e l que hacia. o No ne! gar$, eso si, que me gustaba -- _. S u innnaterial y vaga compaiiia \Que e -a como el espiritu sereno l Que a las flores domgsticas anima. Yo no puedo ocultar de ning2Gn modo La im portancia que tuvo su sonrisa Ni decrvirtuar el favorable influjo Que h: ista en las mismas piedras ejercia. Agregucemos, atin. que de la noche FueronL sus ojos fuente fidedigna.-*__I _

I

-

36

Mas, a pesar de todo, es necesario Que comprexidan que yo no la queria Sin0 con ese vag0 sentimiento Con que a un pariente enfermo se designa. Sin embargo sucede. sin embargo, Lo-que a esta fecha aGn me maravilla, Ese inaudito y singular ejemplo De morir con mi nombre en las pupilas, Ella, mdtiple rosa inmaculada. Ella que era una 16mpara legitima. Tiene razbn, mucha raz6n, la gente .-- - _Que se pasa quejando n o c h e 3 dia De que el mundo traidor en que vivimos Vale menos que Gueda detenida: Mucho mLs honorable es una tumba, Vale mLs una hoja enmohecida, Nada es verdad, aqui nada perdura, Ni el color del crista1 con que se mira.H o y es un dia azul de primavera, Creo que