los 20 misterios del rosario (escritos por maria .1º la anunciación del Ángel a la virgen maría

Download Los 20 Misterios del Rosario (ESCRITOS POR MARIA .1º La Anunciación del Ángel a la Virgen María

Post on 26-Sep-2018

218 views

Category:

Documents

2 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • Los 20 Misterios del Rosario (ESCRITOS POR MARIA VALTORTA)

    MISTERIOS GOZOSOS: (se rezan los lunes y sbados)

    1 La Anunciacin del ngel a la Virgen Mara y la Encarnacin del Hijo de Dios

    2 La visita de Mara Santsima a su prima Santa Isabel

    3 El nacimiento de Nuestro Seor Jesucristo en el portal de Beln

    4 La presentacin del Nio Jess en el Templo

    5 El Nio Jess, perdido y hallado en el Templo

    MISTERIOS LUMINOSOS: (se rezan los jueves)

    1 El Bautismo de Jess en el ro Jordn

    2 La autorrevelacin de Jess en las Bodas de Can

    3 El anuncio de Jess sobre el Reino de Dios y su invitacin a la conversin

    4 La Transfiguracin de Jess en el Monte Tabor

    5 Jess instituye la Eucarista

    MISTERIOS DOLOROSOS: (se rezan los martes y viernes)

    1 La oracin de Jess en el Huerto de los Olivos

    2 La Flagelacin de Nuestro Seor

    3 La Coronacin de espinas

    4 Jess con la Cruz a cuestas camino al Calvario

    5 La Crucifixin y Muerte de Nuestro Seor Jesucristo

    MISTERIOS GLORIOSOS: (se rezan los mircoles y domingos)

    1 La Resurreccin de Nuestro Seor Jesucristo

    2 La Ascensin de Nuestro Seor a los cielos

    3 La venida del Espritu Santo sobre Mara Santsima y sobre los Apstoles

    4 La Asuncin de Mara Santsima a los cielos

    5 La Coronacin de Mara Santsima como Reina y Seora de todo lo creado

    MISTERIOS GOZOSOS: (se rezan los lunes y sbados)

    1 La Anunciacin del ngel a la Virgen Mara y la Encarnacin del Hijo de

    Dios

    Lo que veo. Mara, muchacha jovencsima (al mximo quince aos a juzgar por su

    aspecto), est en una pequea habitacin rectangular; verdaderamente, una habitacin

    de jovencita. Contra una de las dos paredes ms largas, est el lecho: una cama baja, sin

    cuja, cubierta por gruesas esteras o tapetes -dirase que stos estn extendidos sobre una

    tabla o sobre un entramado de caas porque estn muy rgidos y sin pliegues como los

    de nuestras camas-. Contra la otra pared, un estante con una lmpara de aceite, unos

    http://www.devocionesypromesas.com.ar/misterios_valtorta/contenido.htm#MISTERIOS GOZOSOShttp://www.devocionesypromesas.com.ar/misterios_valtorta/contenido.htm#1 La Anunciacin del ngel a la Virgen Mara y la Encarnacin del Hijo de Dioshttp://www.devocionesypromesas.com.ar/misterios_valtorta/contenido.htm#2 La visita de Mara Santsima a su prima Santa Isabelhttp://www.devocionesypromesas.com.ar/misterios_valtorta/contenido.htm#3 El nacimiento de Nuestro Seor Jesucristo en el portal de Belnhttp://www.devocionesypromesas.com.ar/misterios_valtorta/contenido.htm#4 La presentacin del Nio Jess en el Templohttp://www.devocionesypromesas.com.ar/misterios_valtorta/contenido.htm#5 El Nio Jess, perdido y hallado en el Templohttp://www.devocionesypromesas.com.ar/misterios_valtorta/contenido.htm#MISTERIOS LUMINOSOShttp://www.devocionesypromesas.com.ar/misterios_valtorta/contenido.htm#1 El Bautismo de Jess en el ro Jordnhttp://www.devocionesypromesas.com.ar/misterios_valtorta/contenido.htm#2 La autorrevelacin de Jess en las Bodas de Canhttp://www.devocionesypromesas.com.ar/misterios_valtorta/contenido.htm#3 El anuncio de Jess sobre el Reino de Dios y su invitacin a la conversinhttp://www.devocionesypromesas.com.ar/misterios_valtorta/contenido.htm#4 La Transfiguracin de Jess en el Monte Taborhttp://www.devocionesypromesas.com.ar/misterios_valtorta/contenido.htm#5 Jess instituye la Eucaristahttp://www.devocionesypromesas.com.ar/misterios_valtorta/contenido.htm#MISTERIOS DOLOROSOShttp://www.devocionesypromesas.com.ar/misterios_valtorta/contenido.htm#1 La oracin de Jess en el Huerto de los Olivoshttp://www.devocionesypromesas.com.ar/misterios_valtorta/contenido.htm#2 La Flagelacin de Nuestro Seorhttp://www.devocionesypromesas.com.ar/misterios_valtorta/contenido.htm#3 La Coronacin de espinashttp://www.devocionesypromesas.com.ar/misterios_valtorta/contenido.htm#4 Jess con la Cruz a cuestas camino al Calvariohttp://www.devocionesypromesas.com.ar/misterios_valtorta/contenido.htm#5 La Crucifixin y Muerte de Nuestro Seor Jesucristohttp://www.devocionesypromesas.com.ar/misterios_valtorta/contenido.htm#MISTERIOS GLORIOSOShttp://www.devocionesypromesas.com.ar/misterios_valtorta/contenido.htm#1 La Resurreccin de Nuestro Seor Jesucristohttp://www.devocionesypromesas.com.ar/misterios_valtorta/contenido.htm#2 La Ascensin de Nuestro Seor a los cieloshttp://www.devocionesypromesas.com.ar/misterios_valtorta/contenido.htm#3 La venida del Espritu Santo sobre Mara Santsima y sobre los Apstoleshttp://www.devocionesypromesas.com.ar/misterios_valtorta/contenido.htm#4 La Asuncin de Mara Santsima a los cieloshttp://www.devocionesypromesas.com.ar/misterios_valtorta/contenido.htm#5 La Coronacin de Mara Santsima como Reina y Seora de todo lo creado

  • rollos de pergamino y una labor de costura parece un bordado- cuidadosamente

    doblada.

    A uno de los lados del estante, hacia la puerta, que da al huerto, abierta ahora,

    aunque tapada por una cortina que palpita movida por un ligero vientecillo, en un

    taburete bajo est sentada la Virgen. Est hilando un lino candidsimo y suave como la

    seda. Sus manitas, slo un poco ms oscuras que el lino, hacen girar rpidamente el

    huso. Su carita juvenil, preciosa, est ligeramente inclinada y ligeramente sonriente,

    como si estuviera acariciando o siguiendo algn dulce pensamiento.

    Hay un gran silencio en la casita y en el huerto. Y mucha paz, tanto en la cara de

    Mara como en el espacio que la rodea. Paz y orden. Todo est limpio y ordenado. La

    habitacin, de humildsimo aspecto y mobiliario, casi desnuda como una celda, tiene un

    aire austero y regio, debido a su gran limpieza y a la cuidadosa colocacin de la

    cobertura del lecho, de los rollos, de la lmpara y del jarroncito de cobre que est cerca

    de sta con un haz de ramitas floridas dentro, ramitas de melocotonero o de peral, no lo

    s; lo que s est claro es que son de rboles frutales, de un blanco ligeramente rosado.

    Mara comienza a cantar en voz baja. Luego alza ligeramente la voz. No llega al

    pleno canto, pero su voz ya vibra en la habitacin, sintindose en aqulla una vibracin

    del alma. No entiendo la letra, que sin duda es en hebreo, pero, dado que, de vez en

    cuando repite Yeohvah, intuyo que se trata de algn canto sagrado, acaso un salmo.

    Quizs Mara recuerda los cantos del Templo. Debe tratarse de un dulce recuerdo.

    Efectivamente, deja sobre su regazo sus manos, y con ellas el hilo y el huso, y levanta la

    cabeza para apoyarla en la pared, hacia atrs. Su rostro est encendido de un lindo

    rubor; los ojos, perdidos tras algn dulce pensamiento, brillantes por un golpe de llanto,

    que no los rebosa pero s los agranda. Y, a pesar de todo, los ojos ren, sonren ante ese

    pensamiento que ven y que los abstrae de lo sensible. Resaltando de su vestido blanco

    sencillsimo, circundado por las trenzas, que lleva recogidas como corona en torno a la

    cabeza, el rostro rosado de Mara parece una linda flor.

    El canto pasa a ser oracin: Seor Dios Altsimo, no te demores ms en mandar a

    tu Siervo para traer la paz a la tierra. Suscita el tiempo propicio y la virgen pura y

    fecunda para la venida de tu Cristo. Padre, Padre santo, concdele a tu sierva ofrecer su

    vida para esto. Concdeme morir tras haber visto tu Luz y tu Justicia en la Tierra,

    sabiendo que la Redencin se ha cumplido. Oh, Padre Santo, manda a la Tierra el

    Suspiro de los Profetas! Enva el Redentor a tu sierva. Que cuando cese mi da se me

    abra tu Casa por haber sido abiertas sus puertas por tu Cristo para todos aquellos que en

    ti hayan esperado. Ven, ven, Espritu del Seor. Ven a los fieles tuyos que te esperan.

    Ven, Prncipe de la Paz!.... Mara se queda as ensimismada...

    La cortina late ms fuerte, como si alguien la estuviera aventando con algo o

    quisiera descorrerla. Y una luz blanca de perla fundida con plata pura hace ms claras

    las paredes tenuemente amarillentas, hace ms vivos los colores de las telas, ms

    espiritual el rostro alzado de Mara. En la luz se prosterna el Arcngel. La cortina no ha

    sido descorrida ante el misterio que se est verificando; es ms, ya no late: pende,

    rgida, pegada a las jambas, separando, como una pared, el interior del exterior.

    El Arcngel necesariamente debe adquirir un aspecto humano; pero es un aspecto

    ultra-humano. De qu carne est compuesta esta figura bellsima y fulgurante? Con

  • qu substancia la ha materializado Dios para hacerla sensible a los sentidos de la

    Virgen? Slo Dios puede poseer estas sustancias y usarlas de esa manera perfecta. Es un

    rostro, es un cuerpo, son ojos, boca, cabellos y manos como los nuestros; pero no se

    trata de nuestra opaca materia: es una luz que ha tomado color de carne, de ojos, de

    cabellera, de labios, una luz que se mueve y sonre y mira y habla.

    Salve, Mara, llena de Gracia, salve!. La voz es un dulce arpegio como de

    perlas chocadas contra un metal precioso.

    Mara se estremece y baja la mirada. Su estremecimiento aumenta cuando ve a la

    flgida criatura arrodillada aproximadamente a un metro de distancia de Ella, con las

    manos cruzadas sobre el pecho, mirndola con una veneracin infinita.

    Mara, repentinamente, se pone en pie y aprieta su cuerpo contra la pared. Palidece

    y se ruboriza alternativamente. Su rostro expresa estupor y turbacin.

    Inconscientemente aprieta sus manos contra el pecho escondindolas en las anchas

    mangas. Se recoge sobre s misma como queriendo esconder lo ms posible su cuerpo:

    un acto de delicado pudor.

    No. No temas. El Seor est cont