herÁclito y la razÓn

Download HERÁCLITO Y LA RAZÓN

Post on 15-Jul-2015

104 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

HERCLITO Y LA RAZN El cosmos racional. Lo objetivo del logos. La doctrina del devenir. Oriundo de Efeso, la ms floreciente ciudad jonia tras ser destruida Mileto por los persas, Herclito (544-484 circa) naci en el seno de una familia de linaje real, donde era hereditario el cargo de sacerdote oficiante de Dmeter eleusina, y vinculado por eso mismo a esos Misterios. Su carcter severo, independiente, mordaz y taciturno, opuesto por igual a la tirana y a los demagogos de la recin estrenada democracia, hizo que se retirase pronto del mundo para dedicarse en soledad al cultivo del pensamiento. Compuso un libro de aforismos, que deposit en el grandioso templo de Artemisa Efesia. El tono oracular, lacnico e inclinado a la metfora de estas reflexiones suscitar en Scrates un famoso comentario: Lo que he entendido es elevado, y elevado tambin parece lo que no entend. Pero para descifrarlo todo habra que ser un buzo de Delos. Condenados nosotros a tener de ese libro slo unos pocos fragmentos sueltos, reconocemos en ellos un texto unitario e inslitamente inspirado. Conciso y radical, a la vez que flexible y abarcador en sus conceptos, agraciado por la originalidad del clsico y maestro en el manejo de la paradoja, lo que afirma es siempre sagaz y a menudo irnico. De Pitgoras, por ejemplo, comenta que ensea muchas cosas, pero no a ser inteligente. De las cosas en general, valiosas y menos valiosas, dice que estn iluminadas por una llama divina omnipresente.

El principio que trae a colacin es lo racional, un logos -de leguein , que significa reunir, decir, determinar. Las traducciones latinas de logos son verbum y ratio- al que llegamos con vigilia o atencin porque es tambin lo envolvente y ubicuo. Aunque el sistema de Herclito se considera ms prximo al de los fsicos milesios que al pitagorismo, toma de este ltimo el concepto de armona y lo profundiza, extendindolo al anlisis del movimiento en general. Sus discpulos e intrpretes destacaron de l casi exclusivamente la idea de que todo fluye, desembocando en tesis escpticas y agnsticas, segn las cuales no se puede (o no podemos nosotros) saber cosa alguna con mnima certeza. Sin embargo, su filosofa de la naturaleza insiste con rasgos muy personales, desde luego en las ideas de unidad y totalidad, y expresamente en el concepto de razn como lo comn, eterno y rector. De Anaximandro pudo tomar su nocin de la justicia natural, aunque dndole un contenido acabado y denso, y de Jenfanes el pantesmo que le hace percibir en todas partes hasta en su fogn, dice uno de los fragmentos lo divino. Se distingue de ambos, y de los pitagricos tambin, en que para l lo Uno ha de concebirse tambin como Todo, siendo as resultado; ese trnsito de la unidad simple y positiva a la unidad desarrollada (y conflictiva) que es la totalidad real constituye el motor csmico. Podemos considerar a Herclito como el ms grande de los antiguos fsicos, y suya es la mejor definicin de lo que entendi por mundo el espritu griego:

Este cosmos, que es el mismo para todos, no ha sido hecho por ninguno de los dioses ni de los hombres, sino que siempre fue, es y ser un fuego eterno y vivo que se enciende y se apaga obedeciendo a medida (Frag. 30). El rasgo de no ser hecho en la doble acepcin de no ser creado y no ser tampoco dato muerto, facticidad distingue la visin griega y la nuestra. Nuestro mundo es cada vez ms un hecho y, en cuanto tal, est hecho o fabricado por alguien, que puede ser o bien un demiurgo antropomrfico como el judo o bien la imaginacin humana en general. El cosmos griego es ante todo un orden fsico a la vez que un ornamento, penetrado en todas partes por un logos sabio, cuya conducta recuerda a un nio que juega y tira los dados (Frag. 52). Herclito supone que el universo est llamado a oscilar entre un estado de expansin y una reversin de todas las cosas al fuego primordial, reelaborando as concepciones inmemoriales que la cosmologa contempornea ha resucitado con la teora de la explosin originaria (hiptesis del huevo csmico o big-bang) y el universo pulsante. Contemplndolo a vista de pjaro, se dira que la razn alegada por Herclito es un retorno indirecto mediado por la ciencia ya alcanzada con l y sus predecesores- a ese espritu que anima todas las cosas del mundo para la mentalidad prefilosfica, y del cual se retira el anlisis por supersticioso y slo psicolgico, emocional. Purificado de magia y temblor subjetivo, el logos equivale a inteligencia natural o inmanente, que est en nosotros porque nosotros pertenecemos a la physis. Reconciliador, pues, de la exigencia analtica con lo ms primigenio e irracional del nimo, este concepto puede rivalizar con el clculo pitagrico a la hora de considerarse el ms influyente en la historia del pensamiento. Sus primeras fisuras no se observan hasta bien entrado el siglo XIX en Europa, y vienen acompaadas por una crisis general de fundamentos para todo tipo de ciencia. La physis ama ocultarse, dice otro fragmento, pero en s es una amalgama de azar, juego y medida, donde cada cosa determinada ha de ser consecuente (lgica) para con su determinacin. Ese ser el hilo que permita pensar afirmativamente la discordia sembrada por el movimiento en general.

En contraste con los pitagricos, Herclito destaca como elemento fundamental el tiempo. No hay tanto una extensin espacial determinable (geomtrica o aritmticamente), como una especie de destruccin que a la vez conserva, una guerra creadora de vida. Lo mismo es viviente y muerto, despierto y durmiendo, joven y viejo; pues esto al cambiar es aquello y aquello al cambiar es de nuevo esto (Fr. 88). La presencia afirmativa y estable no pasa de ser un sueo y algunos, dice otro fragmento, no distinguen la vigilia del sueo-, que se paga al precio del sinsentido universal. Pensando la existencia como devenir, Herclito no slo describe su violencia sino lo que tiene de cumplimiento para las cosas. Lo racional se distingue tanto de lo simplemente positivo como de lo simplemente negativo, porque captado en s es ms bien negacin de la negacin, de acuerdo con una expresin acuada milenios ms tarde por Hegel. El devenir pone en la unidad inmediata de algo una diferencia, pero al hacerlo permite que retorne sobre s mismo (fr. 51). Lo otro a que llega no es entonces un otro realmente, sino su otro, lo suyo mismo. Aparece as la physis como una dinmica de auto-nacimiento en la diversificacin.

Para las almas es muerte llegar a ser agua, para el agua es muerte llegar a ser tierra, y de la tierra nace el agua, del agua el alma (Fr. 36). Por eso es necesario invertir el criterio comn sobre lo afirmativo y lo negativo: Lo contrapuesto concuerda, y de los discordantes se forma la ms bella armona, y todo se engendra por la discordia (Fr. 8) De los contrarios, el que conduce al nacer se llama guerra (plemos) y discordia; el que conduce a la aniquilacin se llama concordia y paz (Fr. 80).La escuela de feso Herclito (536-470 a. de C.) Naci en feso (Jonia). Se saben muy pocas cosas de su vida. Parece ser que era de familia acomodada, incluso aristocrtica. De carcter retrado, se retir a vivir solo a las montaas, donde se dedic a la meditacin, alimentndose de hierbas. Se le atribuye un libro, que lleva el mismo ttulo que los de la mayora de presocrticos (Sobre la naturaleza), escrito en un estilo premeditadamente enrevesado, de orculo o adivino, hecho en forma de aforismos o refranes breves. La dificultad de la comprensin de esta obra le vali el sobrenombre de el oscuro. Herclito consideraba la realidad como algo esencialmente mvil y fluyente, en devenir. Expres esta idea metafricamente: No podemos baarnos dos veces en el mismo ro porque sus aguas fluyen constantemente y el ro deja de ser el mismo que era antes. Todo pasa constantemente de un estado a su contrario, de la vida a la muerte, de lo seco a lo hmedo, etctera. Todo cambia, pero no de forma anrquica, sino siguiendo un orden que impone la Ley (Logos). Para Herclito, el origen de esta realidad en flujo continuo es el fuego. (Este cosmos no fue hecho por dioses o por hombres, sino que siempre fue, es y ser, al modo de un fuego eternamente viviente, que se enciende y se apaga con medida.) De este fuego surgen los cuatro elementos bsicos (aire, agua, fuego y tierra) que combinados constituyen todas las cosas del cosmos. La combinacin de los cuatro elementos se produce mediante un enfrentamiento, una lucha. As, para Herclito, la lucha era una idea necesaria para la creacin de la realidad. Esto le indujo a alabar el concepto de la guerra, y no slo en un plano filosfico, sino tambin en un plano sociolgico: en la sociedad, la guerra es buena porque decide qu hombres son los hombres superiores y qu hombres deben ser tratados como esclavos.LA GESTACIN DE LA PSICOLOGA Filosofa y Psicologa han convivido juntos hasta principios del siglo xx. Se denominaba Psicologa filosfica El estudio de la Psicologa comienza con la admiracin del hombre por el mundo y su conciencia Los filsofos griegos clsicos centraron sus estudios en la realidad externa Aristteles indaga en la realidad subjetiva -el almaCon Aristteles se instaura el inters por lo especficamente psicolgico y se aleja de lo mitolgico

La caracterstica de la Psicologa filosfica es la carencia de metodologa cientfica de principios explicativos propios y de no tener una estructura sistmica (paradigmas) En el siglo xviii con las llamadas ciencias del hombre la Psicologa empieza a organizarse como una disciplina autnoma Se impone el abordaje empirista del saber. La contrastacin Es en el ultimo tercio del siglo xix cuando ve la luz el primer sistema psicolgico cientfico. La Psicologa wundtiana Los presocrticos, Scrates y platn, aristoteles, agustin de Hipona y Toms de Aquino, empiristas, asociacionistas, enciclopedistas, la Psicologa matemtica (Herbart), la fisiologa (Bell), la astronoma (Bessell), la psicofsica (Weber y Fechner), evolucionismo Los filsofos presocrticos Se caracteriza por un pensamiento critico enfrentado a las cre