ezra pound selección de poemas (traducción de rené correa - cinosargo 2016)

Click here to load reader

Post on 25-Jul-2016

234 views

Category:

Documents

2 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Ezra pound selección de poemas (traducción de René Correa - Cinosargo 2016) www.cinosargo.com

TRANSCRIPT

  • Seleccin de poemas de

    Ezra Pound

    (Traduccin de Ren Correa)

  • Ezra Pound

    Seleccin y traduccin de poemas

    a cargo de Ren Correa

  • Coleccin Pink Cigarette

  • Contacto Editorial: [email protected]

    Web: www.cinosargo.com

    Primera edicin: 2016

    Traduccin a cargo de Ren Correa

    Todos los derechos reservados. Queda prohibida la

    reproduccin total o parcial de este documento por

    cualquier medio, sin el previo y expreso consentimiento

    por escrito de los autores.

    Cinosargo Ediciones es propiedad de Daniel Rojas

    Pachas.

  • E.P. ODE POUR LLECTION DE SON SEPULCHRE

    I

    Durante tres aos, fuera de tono con su poca.

    Luch para resucitar el arte muerto

    De la poesa; para mantener lo sublime

    En el antiguo sentido. Equivocado desde el comienzo

    No; no del todo; pero al ver que haba nacido

    En un pas semisalvaje, a destiempo,

    Resueltamente se dedic a exprimir lirios de las bellotas;

    Capaneo; trucha para carnada artificial,

    (Idmen gar toi panth, hos eni troie)

    Preso en el odo no tapado,

    Como las rocas daban poco paso

    Los mares picados lo retuvieron ese ao.

  • Su verdadera Penlope fue Flaubert;

    Pesc por islas obstinadas,

    Observ la elegancia del cabello de Circe

    Ms que los lemas en los relojes de sol.

    No afectado por la marcha de los acontecimientos,

    Se borr de la memoria de los hombres en lan

    trentuniesne De son eage; el caso no ofrece

    Ningn adorno para la diadema de las Musas.

  • II

    La poca exiga una imagen

    De su mueca acelerada,

    Algo para el escenario moderno;

    No, a ningn precio, una gracia tica;

    Ni, por cierto, las oscuras fantasas

    De la contemplacin interior;

    Ms vale mendacidades

    Que parfrasis de los clsicos!

    La poca exiga sobre todo un molde en yeso

    Hecho sin prdida de tiempo,

    Una cintica prosa; no alabastro, seguramente,

    Ni la escultura de la rima.

  • III

    El vestido para t rosa-t, etc.

    Suplanta a la muselina de Cos,

    La pianola remplaza

    Al barbito de Safo.

    Cristo sigue a Dionisios

    Flico y ambrosaco

    Abri paso a las maceraciones;

    Calibn expulsa a Ariel.

    Todas las cosas fluyen

    El sabio Herclito dice;

    Pero una baratura chillona

    Durar ms que nuestros das.

  • Hasta la belleza cristiana

    Defecciona, tras Samotracia;

    Vemos a Kalon

    Decretado en la plaza del mercado.

    La carne del fauno no es para nosotros

    Ni la visin del santo.

    Tenemos la Prensa por hostia;

    El sufragio universal por circuncisin.

    Todos los hombres son iguales ante la ley.

    Libres de Pisistrato

    Escogemos a un bribn o a un eunuco

    Para que nos gobierne.

    Oh preclaro Apolo,

    (tin andra, tin eroa, tina theon)

    A qu dios, hombre o hroe

    Habr de colocarle una guirnalda de latn!

  • IV

    Estos lucharon en todo caso,

    y algunos creyendo,

    pro domo, en todo caso

    algunos dispuestos a las armas,

    algunos por la aventura,

    algunos por temor a la debilidad,

    algunos por temor a las censuras,

    algunos por amor, en su imaginacin, a la matanza

    que luego conocieron

    algunos temerosos, que aprendieron el amor a la

    matanza;

    Murieron algunos, pro patria, non dulce non et

    decor...

    se hundieron en el infierno hasta los ojos, creyendo en

    las mentiras de los viejos; despus, descredos,

    volvieron al hogar, al hogar para una mentira, al hogar

    para muchos engaos, al hogar para viejas mentiras y

    nueva infamia; a la usura vieja y espesa de siglos y a los

    mentirosos en las plazas pblicas.

  • Audacia como nunca antes, despilfarro como nunca antes,

    sangre joven y sangre ardiente,

    tersas mejillas y cuerpos esbeltos;

    fortaleza como nunca antes,

    franqueza como nunca antes,

    desilusiones como nunca se contaron en das pasados,

    histerias, confesiones de trinchera,

    carcajadas de vientres muertos.

  • V

    All muri una mirada,

    Y de los mejores, entre ellos,

    Por una vieja ramera desdentada,

    Por una civilizacin remendada,

    El encanto, sonriente en la buena boca,

    Ojos vivaces cerrados por el prpado de la tierra,

    Por dos gruesas estatuas rotas,

    Por unos pocos miles de libros estropeados.

  • UN PACTO

    Hago un pacto contigo, Walt Whitman,

    Te he detestado ya bastante tiempo.

    Vengo a ti como un chico crecido

    Que ha tenido un padre terco;

    Ya tengo edad suficiente para trabar amistad.

    T fuiste el que parti la madera nueva,

    Y ahora es el momento de tallarla.

    Tenemos una sola savia y una misma raz

    Que haya comercio entre nosotros.

  • UNA MUCHACHA

    El rbol ha penetrado en mis manos,

    La savia ha ascendido por mis brazos,

    El rbol ha crecido en mi pecho

    Hacia abajo,

    Las ramas brotan de m, como brazos.

    rbol eres,

    Musgo eres,

    Eres violetas agitadas por el viento.

    Una nia tan alta- eres;

    Y todo esto es desatino ante el mundo.

  • FIGURA DE DANZA

    Para las bodas en Canan de Galilea

    De ojos negros,

    Oh mujer de mis sueos,

    Con sandalias de marfil,

    Ninguna hay como t entre las danzarinas,

    Ninguna de pies tan ligeros.

    No te encontr en las tiendas,

    En las tinieblas rotas,

    No te encontr junto al aljibe,

    Entre las mujeres con cntaros.

    Tus brazos son como renuevos bajo la corteza;

    Tu rostro como un ro con luces.

  • Blancos como almendras son tus hombros,

    Como frescas almendras despojadas de sus cscaras.

    No te guardan con eunucos

    Ni con barrotes de bronce.

    Turquesa dorada y plata hay en el lugar donde

    descansas.

    Un manto oscuro con hebras de oro tejidas en dibujos has extendido en torno tuyo,

    Oh Nathat-Ikanaiae, Arbol-junto-al-ro.

    Como un arroyuelo entre los juncos son tus manos sobre m

    Tus dedos una corriente helada.

    Tus doncellas son blancas como guijarros;

    Su msica en torno tuyo.

    Ninguna hay como t entre las danzarinas,

    Ninguna de pies tan ligeros.

  • UNA INMORALIDAD

    Cantemos al amor y al ocio,

    Nada ms merece ser habido.

    Aunque he estado en muchos pases,

    No hay nada ms en la vida.

    Y ms quisiera tener a mi amada,

    Aunque las rosas mueran de afliccin.

    Que realizar grandes hazaas en Hungra,

    Para sobrepasar la imaginacin de los hombres.

  • PORTRAIT DUNE FEMME

    Tu pensamiento y t son nuestro Mar de los Sargazos;

    Londres se ha deslizado en torno tuyo durante estos veinte aos

    Y brillantes embarcaciones te dejaron esto o aquello como retribucin:

    Ideas, viejas habladuras, sobras de todas las cosas,

    Extraos mstiles de conocimiento y opacas mercaderas de precio.

    Grandes mentes te han buscado faltndoles algn otro ser.

    Siempre has sido segunda. Trgica?

    No. Lo preferiste a la cosa usual:

    Un hombre obtuso, embotador y domstico,

    Con una mente corriente con un pensamiento menos cada ao.

    Oh! Eres paciente. Te he visto sentada

    Durante horas, cuando algo podra haber emergido.

    Y ahora pagas. S, pagas con largueza.

    Eres una persona de cierto inters, uno llega a ti

    Y se retira con inslita ganancia:

  • Trofeos extrados; alguna curiosa sugerencia,

    Hechos que no llevan a ningn lugar, y un cuento para dos,

    Preado de mandrgoras, o de algo ms

    Que podra demostrar su utilidad y, sin embargo, nunca la demuestra;

    Que nunca ensambla bien ni revela su empleo

    Ni encuentra su hora en el telar de los das:

    La antigua obra empaada, chillona y maravillosa;

    dolos y mbar gris y raras incrustaciones.

    Tales son tus riquezas, tu gran tesoro; y, sin embargo,

    A pesar de toda esta acumulacin marina de cosas fugaces,

    Extraas maderas medio podridas y nuevo material ms brillante:

    En el lento flotar de luz y profundidad divergentes,

    No! no hay nada! En todo el conjunto,

    Nada que sea enteramente tuyo.

    Pero eso eres t.

  • N. Y.

    Ciudad ma, amada ma, cndida ma.

    Ah esbelta,

    Escucha! Escchame y te infundir un alma!

    Delicadamente con la flauta, yeme!

    Ahora ya s que estoy loco,

    Pue hay aqu un milln de personas speras de trfico:

    Esta no es doncella

    Ni yo podra tocar en una flauta si la tuviera.

    Ciudad ma, amada ma,

    Eres una doncella sin pechos,

    Eres esbelta como una flauta de plata.

    Escucha, prstame atencin!

    Y te infundir un alma

    Y vivirs eternamente.

  • LA GUARDILLA

    Ven y apiadmonos de aquellos que viven ms cmodos que nosotros.

    Ven, amiga, y recordemos

    que los ricos tienen mayordomos y no amigos,

    En tanto que nosotros tenemos amigos y no mayordomos.

    Ven y apiadmonos de los casados y los solteros.

    La aurora entra con sus piececillos

    Como una dorada Pavlova,

    Y yo estoy prximo a mi deseo.

    No contiene la vida nada mejor

    Que esta hora de clara frescura,

    La hora de despertarnos juntos.

  • BALADA PARA TINIEBLAS

    Porque Dios, nuestro Dios es un enemigo valeroso

    Que juega tras el velo.

    Am a mi Dios como un nio de corazn

    Que busca profundos senos para desc