diccionario de patristica

Download Diccionario de patristica

Post on 07-Jul-2015

1.450 views

Category:

Spiritual

1 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • 1. D ICCIONARIO DE P ATRSTICASIGLOS I-VI C SAR V IDAL M ANZANARES

2. 2 3. Introduccin.Nunca podr hablarse demasiado de la relevancia que la Patrstica reviste parael fenmeno cristiano en todas sus acepciones. La evolucin dogmtica, la configura-cin de las diversas Iglesias cristianas, el desarrollo teolgico y la historia del cristia-nismo son slo algunos de los aspectos referidos de manera obligatoria a la misma.Constituye, por tanto, un instrumento de recurso indispensable para la pastoral, laevangelizacin, la teologa, la historia, la exgesis, la liturgia y el estudio deldogma. No es menor todo lo contrario! el papel de los estudios patrsticos en eldilogo intereclesial puesto que a esa historia comn pueden remitirse los cristianos decualquier denominacin. Descubierta o no, consciente o no, la presencia de la Patrsti-ca es irrefutable e innegable en un cristianismo que discurre entre quince y veinte si-glos despus. Pocos movimientos espirituales podrn presumir de una influencia quese mantenga igual de fresca en el tiempo y en el espacio.Con todo, y no deja de ser esta circunstancia lamentable, la Patrstica no parecehaber calado en el inters del comn del pueblo de Dios. Con la excepcin de algunasobras bien concretas, como pueden ser las Confesiones del telogo de Hipona, pareceque existe una cierta aversin popular hacia un mundo espiritual que se supone rancioy anacrnico, propio de sesudos especialistas y manjar de ratas de biblioteca. Dadoque muchas de las obras dedicadas al estudio de los Padres adolecen de ese mismotono propio de cierta erudicin, a mucha gente llana que no es consciente de cuantoha influido la Patrstica en su historia pasada y en su fe o prctica cotidianas le su-cede como a la famosa mona de la fbula que mordiendo la nuez le pareci dura y laarroj lejos de s perdiendo as un alimento sabroso y nutritivo.Es precisamente un deseo de poder acercar esa herencia, proveniente de losPadres de los seis primeros siglos, al hombre de a pie lo que me movi, ya hace tiem-po, a concebir el proyecto de una obra sencilla, que sirviera de manual de consulta r-pida y que pudiera, con profundidad mnima y claridad obligada, contactar a la mayoracon aquellos hombres que tanto influyeron en el desarrollo del cristianismo en sus pri-meros siglos, redefinindolo, profundizndolo y defendindolo contra el ataque de unconjunto de herejas (gnosticismo, arrianismo, etc.) que an parecen retornar en nues-tro tiempo con caras nuevas y corazn viejo. Precisamente esta finalidad es la que mellev a adoptar para este primer proyecto de divulgacin de la Patrstica la forma de undiccionario. No exista entonces ninguna otra obra de ptica similar en castellano, y suespecial estructura permite al que la utiliza abordar cualquier tema directa y rpidamente.No todos los personajes de la Patrstica han tenido la misma importancia. Tam-poco todos son conocidos o han sido estudiados por igual. De Agustn de Hipona po-seemos no slo un nmero considerable de obras sino tambin una bibliografa cuyamera enumeracin ocupa varios volmenes de regular tamao. Por el contrario, deotros padres slo contamos con el nombre y poco ms. Sus escritos no han llegadohasta nosotros, su identificacin personal es dudosa y los esfuerzos para hallar frag-mentos de su legado son discutibles en buen nmero de casos. Con todo, hemos ten-dido a no excluir ninguno de esos nombres, grandes o pequeos, del cuerpo de estaobra.En ella, ordenados alfabticamente, el lector encontrar acceso a varios cente-nares de padres de los seis primeros siglos de acuerdo a una metodologa que esti-mamos sencilla y clara. En primer lugar, se hallan recogidos los datos relativos a la 3 4. biografa del personaje as como, brevemente, los de su tiempo. A continuacin, seconsigna su obra escrita al menos, la ms importante y, finalmente, se recogenlas aportaciones teolgicas caso de existir realizadas por el sujeto en cuestin.De manera rpida y sencilla, la persona que consulte el presente diccionario obtendrla informacin esencial sobre la vida, la obra y la teologa del padre concreto. No todoen los padres sera absurdo engaarse es oro, por mucho que reluzca. Tampoconadie puede esperar hallar en ellos formulaciones similares a algunas de las nacidasen los momentos ms delicados de la historia del cristianismo. Pero, pese a ese carc-ter imperfecto, limitado por la circunstancia, aqu tan claramente orteguiana, no se pue-de ni caer en una hagiografa falsa que oculte la realidad histrica ni tampoco hacercaso omiso de cmo vivieron, pensaron y afrontaron las crisis y problemas de su tiem-po, desde una perspectiva deseada evanglica, aquellos cristianos, ejemplo vivo paranuestra poca aunque nos cueste creerlo mucho menos convulsa. No hacerlo asnos abocara, como lcidamente seal Santayana, a repetir la historia, muchas vecestrgica, del pasado. 1 de Noviembre de 1991Nazaret Jerusaln Zaragoza4 5. AAbercio, inscripcin deInscripcin cristiana de finales del s. II en todo caso anterior al ao 216 descubierta en 1883 por el arquelogo protestante W. Ramsay, cerca de Hieropolis, enFrigia, conservndose ahora en el museo de Letrn. El texto ntegro contiene 22 ver-sos, un dstico y 20 hexmetros donde se nos refiere de forma concisa la vida y hechosde Abercio, obispo de Hierpolis. Aunque se ha discutido el carcter cristiano del texto(segn G. Ficker y A. Dieterich, Abercio sera un adorador de Cibeles, mientras queHarnack lo consider un sincretista), lo cierto es que el mismo parece indiscutible. Lainscripcin es el monumento en piedra ms antiguo referido a la Eucarista (vino deli-cioso, mezcla de vino y agua con pan) administrada bajo las dos especies.Abgar, rey de Edesa. Rey de Edesa que, segn la noticia contenida en la Historia eclesistica (I, 3) deEusebio de Cesrea, habra pedido a Jess por carta que accediera a curar a su hijo.Segn el relato, que Eusebio pretenda basar en los Hechos de Tadeo, tras su resu-rreccin Jess habra enviado a este apstol a atender las splicas del rey, lograndocon ello la conversin de toda Edesa al cristianismo. Aunque Eusebio incluy en suobra la supuesta correspondencia, est establecido que la misma no es autntica. ElDecreto Gelasiano calific las cartas como apcrifas, y los Hechos de Tadeo se escri-bieron durante el siglo III.Acacio de Berea. Vida: Naci hacia el 322 y, habiendo ingresado muy joven en la vida monstica,se hizo famoso por su ascetismo. En el 378 fue consagrado obispo de Berea (Alepo).Asisti al concilio de Constantinopla del 381. En el snodo de la Encina fue uno de loscuatro obispos a los que rechaz Juan Crisstomo como jueces suyos, lo que le convir-ti en un enemigo encarnizado de este ltimo. No asisti al concilio de Efeso aunquesupuestamente tuvo cierta influencia en la frmula de unin del 433. Muri poco des-pus. Obras: Slo han llegado hasta nosotros seis cartas suyas. Se le atribuye unaConfesin de fe que, presumiblemente, no es suya. Ver Juan Crisstomo.Actas de los mrtires. Se denomina as una serie de documentos histricos en los que se recogen lossufrimientos experimentados por los mrtires cristianos con motivo de las persecucio-nes. Quasten ha dividido estas fuentes en tres grupos. El primero vendra formado porlos procesos verbales ante el tribunal v. gr.: Las Actas de san Justino y compaeros,las Actas de los mrtires escilitanos en frica o las Actas proconsulares de san Cipria-no, y constituiran las actas de los mrtires en el verdadero sentido del trmino. Elsegundo estara constituido por las pasiones o martyria, relatos de testigos oculareso contemporneos, v. gr.: El martirio de Policarpo, la Carta de las iglesias de Viena y deLyn a las iglesias de Asia y Frigia, la Pasin de Perpetua y Felicitas, las Actas de lossantos Carpo, Papilo y Agatnica, las Actas de Apolonio. El tercero contendra las le-yendas de mrtires redactadas con mucha posterioridad al martirio con fines de edifica-5 6. cin, v. gr.: Las actas de los martirios de santa Ins, santa Cecilia, san Cosme y sanDamin, etc., cuyo valor histrico es prcticamente nulo.Acuarianos.Secta gnstica, tambin conocida como encratitas, que, fundada por Taciano elSirio, rechazaba el matrimonio considerndolo como adulterio, condenaba el consumode carne y sustitua el vino de la Eucarista por el agua. Ver Encratitas; Gnosticismo;Taciano el Sirio.AdamancioLiteralmente hombre de acero, sobrenombre dado por Eusebio de Cesrea(HE VI, 3,9,10) a Orgenes a causa de su riguroso ascetismo.Adelfianos: Ver Mesalianos.Ader. Idumeo, a cuyos seguidores acusaba Orgenes de no haber sabido combinarcorrectamente las enseanzas de Egipto con el mensaje cristiano. La noticia, contenidaen una carta dirigida por Orgenes a su antiguo discpulo Gregorio el Taumaturgo entreel 238 y el 243, nos ha llegado a travs del captulo 13 de la Filocalia. Ver Filocalia;Gregorio el Taumaturgo; Orgenes.Adopcionismo.Hereja consistente en negar la cristologa trinitaria considerando a Cristo mera-mente hombre (Pablo de Samosata) o un ser divino inferior (Luciano de Antioqua). Eladopcionismo tuvo una influencia decisiva en el nacimiento del arrianismo. Ver Arria-nismo; Arrio; Luciano de Antioqua; Pablo de Samosata.Aecio Obispo arriano de Antioqua, fundador de los anomeos, secta que pretenda noslo conocer a Dios como El se conoce a s mismo, sino que tambin predicaba la des-igualdad entre el Padre y el Hijo, rechazando incluso la semejanza de su naturaleza.Fueron combatidos por Juan Crisstomo. Ver Anomeos.AfraatesSanto al que se ha atribuido la redaccin de las Odas de Salomn. Ver Odas deSalomn.Agapito.Obispo de Cesrea, bajo cuyo episcopado desarroll sus actividades Pnfilo,maestro de Eusebio de Cesrea (HE VII, 32, 25).Aglaofn Mdico de Patara que dio ttulo a uno de los dilogos de Metodio titulado Aglao-fn o acerca de la resurreccin. Ver Metodio. 6 7. Agrecio de SensObispo de mediados del s. V, al que se ha atribuido errneamente un poemadirigido a Avito. Ver Agrestio.AgrestioObispo de Lugo, participante en el concilio de Orange, al que se atribuye unpoema acerca de la

Recommended

View more >