Como Planificar los cultos de adoración

  • BIBLIOTECA MUNDO HISPANOVIDA DEVOCIONAL, ADORACINCMO PLANIFICAR LOSCULTOS DE ADORACINpor Russell Herrington.EDITORIAL MUNDO HISPANO2003
  • CMO PLANIFICAR LOS CULTOSDE ADORACINRUSSELL HERRINGTONCOMPILADORLos cultos demayor beneficioespiritualcomienzan conuna buena planificacin,oracin y preparacin.
  • CONTENIDOPrefacio1. Privilegio de la adoracinCmo Adorar – Isaas 6:1-8Renovacindel ministerio a travs de la adoracin2. Propsito de la adoracinRevelacin y respuesta: Dilogo en laadoracinCulto alegre o culto triste3. Pasos en la planificacin de la adoracinCultos: La importanciade un plan de adoracin en la iglesiaSiete pasos en la planificacinde la adoracin4. Precio de la adoracinCortesa y reverencia en eltemploAdoracin, la familia y la msicaSugerencias prcticas para lafamilia de la fe5. Preparacin para la adoraciExamen personal sobre algunosaspectos importantes de la vida espiritualComisin deadoracinComisin de msicaHimnario: Banco de msica coralUso de losndices del himnarioCmo ensear himnos nuevosEnsayocongregacionalEnsayo de los lderes de la alabanzaLista de chequeosobre la adoracin6. Participantes en la adoracinDirector delcultoAcompaantesConjuntos y solistas en la adoracin7. Partes de la adoracinPapel de las distintas partes del cultode adoracinPapel de la msica en el culto de adoracinVariedad en elcanto congregacionalMsica especialPresentaciones audiovisuales enla adoracin
  • Ideas para variar las lecturas bblicas en elcultoDramatizaciones en la adoracin8. Producto de la adoracinCultos creativosEjemplos de cultos deadoracin9. Planillas para la adoracinComparacin de experiencias deadoracinIdeas para sermones futurosHoja para preparar unsermnInvestigacin del textoHoja para planear un cultoSecuencia dela adoracinEvaluacin del sermnEvaluacin del cultoCalendarioApndice: Materiales relacionados con la adoracin
  • PREFACIOCmo Planificar los Cultos de Adoracin se basa en 1 Corintios14:26-40.Segn el Dr. Tony Evans, 1 Corintios 14 habla ms sobre laadoracin que cualquierotro captulo en la Biblia. Antes de seguiradelante, lea las sugerencias de Pablo quese encuentran en dichopasaje. Pablo haba escrito a la iglesia en Corinto dndolesvariasreglas o sugerencias sobre los cultos de adoracin. Lo que l dice enestepasaje todava es aplicable hoy en cualquier iglesia local.Algunos de los mejores pensadores sobre el tema de adoracin hancontribuido aeste libro. Son profesores en los institutos yseminarios, pastores, msicos y lideresen las iglesias locales. Sonde Amrica del Norte, Amrica del Sur y AmricaCentral. Ellos son:Dr. Glenn Saul es presidente del Instituto Bblico Bautista en ElPaso, Texas, EE.UU. de A.Dr. Miguel Angel Darino es pastor bautista en Chevy Chase,California, EE. UU.de A. y autor del libro La Adoracin: PrimeraPrioridad publicado por la CasaBautista de Publicaciones.Dr. Miguel Sharp es profesor de Msica en la Universidad BautistaTruettMcConnell en Georgia, EE. UU. de A.Eduardo Steele es editor de msica en la Casa Bautista dePublicaciones en ElPaso, Texas, EE. UU. de A.Francisco Almanza es pastor de la Iglesia Bautista Trinity en ElPaso, Texas, EE.UU. de A.Dr. Eduardo Nelson es el ex Director del Departamento de Msica yAdoracin enla Casa Bautista de Publicaciones. Es autor de Que MiPueblo Adore: Bases parala Adoracin Cristiana pu-blicado por laCasa Bautista de Publicaciones. Tambinfue editor del HimnarioBautista. Ahora vive en San Angelo, Texas.Dr. Russell Herrington es el actual Director del Departamento deMsica yAdoracin en la Casa Bautista de Publicaciones en El Paso,Texas, EE. UU. de A.Salomn Mussiett es editor de msica en la Casa Bautista dePublicaciones en ElPaso, Texas, EE. UU. de A.Belinda de Cant es maestra de msica en Barranquilla,Colombia.
  • Dora de Broda es miembro de la Iglesia Bautista del Once enBuenos Aires,Argentina.Douglas D. Webster es pastor de la Primera Iglesia Presbiterianaen San Diego,California. Es autor de Selling Jesus: Whats Wrongwith Marketing the Church(La venta de Jess: el problema de lacomercializacin de la iglesia).Annette de Herrington es editora de msica en la Casa Bautista dePublicacionesen El Paso, Texas, EE. UU. de A.Dr. Rolando Gutirrez es pastor de la Iglesia Bautista Horeb enla Ciudad deMxico, Mxico.Dr. James Giles es el ex presidente del Seminario InternacionalBautista en Cali,Colombia. Ahora vive en Dallas, Texas.Milton Allred es promotor de msica para la Convencin BautistaNacional deMxico.Edgar Cajas es profesor de msica en el Seminario TeolgicoBautista deGuatemala en la Ciudad de Guatemala, Guatemala.Kathy de Steele es editora de msica en la Casa Bautista dePublicaciones en ElPaso, Texas, EE. UU. de A.Bruce Muskrat es profesor de msica en el Seminario TeolgicoInternacionalBautista en Buenos Aires, Argentina.Que el Seor le bendiga e inspire al planificar mejores cultos deadoracin al Seor.Russell HerringtonCompilador
  • CAPTULO 1 PRIVILEGIO DE LA ADORACININTRODUCCINQu significa esto, hermanos? Que cuando os reuns, cada unodevosotros tiene un salmo o una enseanza o una revelacin o unalengua o unainterpretacin 1 Corintios 14:26No hay duda que nuestro Dios es Dios de orden. Desde elprincipio vemos queDios cre al mundo ordenadamente en seis das.Observamos en Gnesis 1 queDios hizo las cosas en orden cada da.Notamos que un da trabaj con loselementos de la tierra, otro da conlos del mar y otro da con los del cielo. Dios nosdio el sptimo dapara el descanso y la adoracin:Por eso Dios bendijo y santific el sptimo da, porque en l reposde todasu obra de creacin que Dios haba hecho. Gnesis 2:3Tambin a travs de la historia vemos a Dios obrando con orden.Siempre tiene unplan y luego lo lleva a una conclusin feliz. Poreso no nos debe sorprender que Diosprefiere que realicemos loscultos ordenadamente. Pablo dice en 1 Corintios14:40: Pero hgasetodo decentemente y con orden.En este pasaje Pablo est hablando a la iglesia en Corinto sobrela importancia detener orden en el culto. Existan muchos problemasen la iglesia, y por varioscaptulos Pablo les haba escrito confranqueza aconsejndoles cmo resolverlos.Finalmente, en el captulo14, Pablo habla de la importancia de la adoracin y elorden en elculto.Adorar al Seor es un gran privilegio que Dios nos da. Dirigir elculto de adoracines otro gran privilegio que viene del Seor. Eneste captulo veremos dosfundamentos bsicos en la adoracin: (1) Cmoadorar, (2) Renovacin delministerio a travs de la adoracin.Antes de empezar a planificar los cultos de adoracin semanales,tenemos que tomaren cuenta estos fundamentos y formar una filosofabblica sobre la adoracin. Ascomenzaremos a ver el gran privilegiode adorar al Seor.
  • CMO ADORAR – ISAAS 6:1-8Glenn SaulMe cri en una familia cristiana lo cual significa que bamossistemticamente a laiglesia todos los domingos por la maana.Sabamos que el domingo todos iramos ala iglesia. Los primerosveinte aos de mi vida asist a varias iglesias pequeas, todasde tipotradicional. Recuerdo que haba dos actividades primordiales queocupabannuestros pensamientos: la escuela dominical dondeestudibamos la Biblia, y el cultode predicacin. Recuerdo,principalmente, largos y aburridos sermones. Sinembargo, de tantoen tanto, suceda algo distinto.Un himno o un solo, o algunas veces un sermn me tocaba de unmodo especial.Poda reconocer una presencia o un alguien motivndomeprofundamente. Algunasveces me senta amado por Dios. Otras vecessenta gozo, o gratitud, o aun paz. Enotras ocasiones me conmovahasta las lgrimas, o he tenido un sentido de culpa y eldeseo decambiar mi vida. An ms, hubo ocasiones en que me hevistoreflexionando en mi relacin con Dios y en la direccin delministerio o servicio.Despus de cada una de esas experiencias,senta que haba adorado.Probablemente, no lo expresara en esostrminos, pero pude sentir que tuve unencuentro con Dios. Laadoracin fue algo que me pas, fue producto de lapredicacin, delcanto o del testimonio.Haba tenido poca consciencia acerca del sentido y significado dela adoracincorporativa. La iglesia era, en mi opinin, paracompaerismo, escuchar la Palabrade Dios o para estudiar la Biblia.S, haba pensado en lo que estaba haciendo entrminos de adoracin enlos primeros veinte aos de mi peregrinaje como cristiano.Los veinteaos posteriores de mi vida cristiana me han llevado gradualmente asentirun mayor y profundo aprecio por la adoracin cristiana. Es tanfuerte, que laadoracin ha llegado a ser una prioridad en mivida.La adoracin sigue siendo una especie de misterio. Puede serplanificada pero noprogramada; puede tener lugar entre cientos quese congregan o donde haysolamente dos o tres congregados.La naturaleza de la adoracinEn primer lugar debemos entender que adorar es un verbo.Significa que es algoque hacemos. Tiene un sujeto y un objeto. Elsujeto es el adorador, el que se juntacon los dems en el nombre deCristo para adorar. El objeto de la adoracin esDios. Es por causade Dios y por su maravillosa obra que tenemos el deseodeadorarle.
  • Temo que muchos asistan a la adoracin como espectadores en unpartido de sudeporte favorito. Se sientan y miran mientras otrosadoran. Esto es lo que sucede enel ftbol. Las graderas estn llenasde espectadores mientras unos pocosparticipantes juegan en lacancha. Los que estn en las graderas, claramente noestn para jugar,sino para mirar y apreciar el esfuerzo de otros.La adoracin es diferente; es la congregacin la que participajugando. Dios es elespectador o el auditorio. Los que dirigen elculto son los entrenadores de losparticipantes. En otras palabras,la adoracin demanda participacin. Adorar es algoque hacemos. Cuandopensamos asistir al servicio de adoracin debemos entenderque somosparticipantes principales en adorar. No es suficiente tomar asientoporah y mirar si sucede algo interesante o si hemos sidoinvolucrados de alguna manera.No es correcto decir: Bueno, no saqunada interesante del culto. Eso puede serlo que sentimos, pero sientendemos que la adoracin es algo que hacemos,entonces notendremos que esperar para ver si logramos algo del culto.Por otra parte, debemos definir qu es la adoracin. Qu significaadorar? C. S.Lewis define la adoracin como: Alabar con lo queconocemos y gozarnos.f1Adorar es ofrendar a Dios. Como creyentes, recibimos regalos deDios y enadoracin se los devolvemos:Ofrecemos amor a Dios porque l nos am primero.Le damos ofrendasa Dios porque l nos dio primero.Buscamos a Dios, porque l nos vio ybusc primero.En la adoracin, descubriremos que Dios todava nos ama, nos da ynos busca. Elcontina dndonos estos regalos a medida que nosotros selos devolvamos.La adoracin es un acto de celebracin por lo que es Dios y por loque ha hecho.Es una celebracin de Dios. No podemos festejar a Diossin un espritu decelebracin. Es un pecado si permitimos que laadoracin sea montona y aburrida.A veces nuestra adoracin parece msun funeral que una ce-lebracin.Pensemos: Qu hay de malo en hacer de la adoracin una ocasingozosa? Cmopodemos verdaderamente alabar y celebrar al Dios que noscre, salv, que nosprotege y que est preparando un lugar paranosotros, sin un sentido de gozo ycelebracin? La adoracin es unaocasin para gozarnos de la vida que tenemos enJesucristo.Es posible y ciertamente deseable adorar a Dios en privado, perola adoracin esprincipalmente para la comunidad de creyentes. Enefecto, la adoracin es elministerio ms importante de la iglesia. Elpueblo de Dios existe para servirle. No
  • hay mayor servicio a Dios que el que le brinda su propio pueblo.Una comunidad deadoradores obedece al primer mandamiento: No tendrsdioses ajenos delante dem.Importa ms el espritu de adoracin que el mtodo usado. Recuerdalaconversacin de Jess con la mujer samaritana acerca del pozo deJacob? (Juan 4).Ella quera hablar sobre el lugar de adoracin:Nuestros padres adoraron en estemonte, y vosotros decs que enJerusaln est el lugar donde se debe adorar. Jessle dijo: Pero lahora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradoresadorarn alPadre en espritu y en verdadLo que estaba diciendo en realidad es que el lugar de adoracinno es lo msimportante. La adoracin se realiza en el corazn. Es elespritu de gra-titud quebusca brindar honor y alabanza a Dios. Debevenir de nuestros corazones. Tambinsignifica que nuestras actitudesinternas son mucho ms importantes que nuestrasformas externas deadorar. No es el lugar ni la forma lo ms importante;loverdaderamente importante es el espritu de adoracin.En algunos lugares, la adoracin puede realizarse en una casadonde algunaspersonas comparten un vaso de jugo y un pedazo de pan,mientras estn sentadosalrededor de la mesa familiar. Si el propsitodel acto es recordacin de la graciaredentora de Dios en Jesucristo,entonces es adoracin. Hay muchas formas ymaneras de adorar. Si hayalabanza y celebracin de Dios el Padre de nues-troSeor Jesucristo,Dios quedar complacido.Las formas de la adoracin cambian porque la cultura influye enellas. La genteexpresar su alabanza a Dios en maneras que lespermita exteriorizar susnecesidades. No debemos juzgarla. Debemosevaluar ms a menudo nuestraspropias formas de adoracin para ver sicumplen las necesidades de quienes serenen en nuestra comunidadcristiana.La importancia de adorarEn segundo lugar debemos entender la importancia de adorar.Dijimos que laadoracin debe considerarse como el ministerio msimportante de la iglesia.Antes que nada, la adoracin ayuda a la iglesia a mantenerse enel centro de surazn de ser. Slo en la adoracin a Dios puede laiglesia mantener su identidaddivinamente ordenada y el poder quedebe tener. Las iglesias son empujadas de acpara all en muchasdirecciones. Se puede ver a la iglesia como un garaje destinadoacargar bateras; como un centro de carga espiritual, a donde lagente vaperidicamente para recargar sus pilas y poner a punto susmotores. Otros pueden
  • ver a la iglesia como una Escuela Bblica, en la cual la genteestudia las Escrituras. Obien, pudiramos ver a la iglesia como unaagencia de servicio social, cuya principalactividad es distribuircomida, trabajar para la recuperacin de los drogadictos yalcohlicosy otros tipos de adiccin o para buscar trabajo para losdesempleados.Todas estas cosas son buenas y algunas son parte del ministeriode la iglesia. Nodebemos descuidarlas, pero ninguna de ellas debereemplazar a la adoracin. Ensta la iglesia se identifica como elpueblo de Dios bajo el seoro de Jesucristo.Formada por las experiencias de adoracin, la iglesia existe comoel cuerpo deCristo y como una extensin de su ministerio. Laadoracin as, como otras cosasque hacemos, nos da identidad comopueblo que sirve al Dios viviente. Creo quepor esto el escritor deHebreos estimul a los cristianos a no dejar de reunirse: Nodejemosde congregarnos, como algunos tienen por costumbre; msbien,exhortmonos Hebreos 10:25.Hay muchos beneficios cuando adoramos juntos. Adorando a Dios escomo unapersona afirma su vida espiritual. La madurez espiritualviene de adorar, lo cualfortalece y estimula ms participacin. Nadiees fuerte todo el tiempo. Las dudas ylos cuestionamientos nosconmueven en algn momento de la vida. Pero cuandoadoramos juntos,encontramos la aceptacin y el apoyo de los otros miembros delafamilia de Dios. Nos recuerda que no estamos solos.Afirmando junto con otros nuestra fe en Dios y participando encantos de alabanzacon los dems renovamos nuestro debilitadoespritu. Podemos aumentar nuestrafuerza espiritual por medio de laadoracin con otros que profesan la misma fe.No todos tenemos el privilegio de trabajar junto a otroscreyentes. A menudo loscristianos se encuentran solos en el trabajoo en la escuela y se sienten amargados.Un creyente puede sentirsegolpeado, abatido y desilusionado en el mundo durantetoda lasemana. Pero cuando adora con los dems creyentes puede llegar asentirque es parte de una comunidad muy especial. Esto le ayuda adarse cuenta de queno est solo.Despus de pasar una semana en un medio ambiente hostil, llegamosal templo.Mediante la adoracin nuestro espritu se eleva de nuevo ypodemos luego regresaral mundo del trabajo y escuela con nuestrocompromiso y fe renovados.O de un templo que se llamaba Centro de Estmulo. No es mala ideallamar as altemplo. Una seora dijo: Pastor, espero que hoy da nonos apalee; necesito algode estmulo. Esto nos recuerda que haymuchos en nuestras congregaciones que no
  • necesitan ser apaleados, al contrario: necesitan ser curados,confortados yestimulados por la adoracin.Por otra parte, la adoracin importa porque es la va ms directade la iglesia parainvolucrar a los que no son integrantes de ella.No ha sido siempre as. La puerta deingreso a la iglesia ha sidoprincipalmente la escuela bblica dominical o el estudiobblico. Sinembargo, estudios recientes muestran que los no creyentes entran alaiglesia de preferencia asistiendo al culto de adoracin.Esto tiene varias implicaciones que hay que tomar en cuenta.Nuestra adoracin nodebe producir aburrimiento. Los cultos no debenser predecibles y repetitivos. Lossermones deben estar relacionadoscon la vida real. Tenemos que asegurarnos quenues-tros visitantesno se sientan avergonzados o descontentos. Cada lugar deledificiodebe estar limpio y ser confortable. Las instalaciones para laatencin de losnios deben estar impecables y ser acogedoras conmaestros bien entrenados parael cuidado de los nios. La msica debeser tal que los visitantes puedan identificarsecon ella.Cuidar lo antes mencionado destaca la importancia que tiene laadoracin paraaquellos que todava no son parte de nuestra comunidadde fe. As, nuestraadoracin debe ser invitadora, bien planificada,de la ms alta calidad posible yplaneada de tal manera que estimulea los no creyentes a aprender por qu loscreyentes adoramos de esaforma. La iglesia no slo se responsabiliza por lasnecesidades de supropia gente, sino tambin considera las necesidades de losdems.Esto no significa que debemos comprometer nuestras creencias yrebajarnuestra calidad en la prctica de nuestra fe, sino quedebemos ser sensibles de queDios puede usar nuestros cultos deadoracin para preparar a otros a llegar al reinode Dios.Muchas son las personas que quisieran servir a Dios y pertenecera una iglesiacristiana que les permita y ayude a hacerlo. Laeficacia de nuestra adoracin puedeayudar a que el Espritu de Diosprepare los corazones de los que le buscan.Cmo adorarHay elementos bsicos en la adoracin que han pasado la prueba delos aos y nopueden ser ignorados en nuestra adoracin. Podemosdistinguir estos elementos enel pasaje de Isaas 6:1-8.Isaas era un joven sacerdote del siglo VIII a. de J. C. que fuellamado a dirigir laadoracin en el templo. Era en un perodo decrisis nacional por el fallecimiento delrey. Cuando Isaas realizabasus deberes en el templo, tuvo su experiencia con Dios.
  • En primer lugar Isaas tuvo una visin de la santidad y majestadde Dios. Cuandomiraba hacia el altar, fue lleno de la presencia deDios. vi yo al Seor sentadosobre un trono alto y sublime; y elborde de sus vestiduras llenaba el templo. Viocmo las criaturas quevolaban sobre el altar alababan a Dios diciendo: Santo,santo, santoes Jehovah de los Ejrcitos! Toda la tierra est llena de sugloria!Le ofrecan alabanza a Dios. Las criaturas proclamaban la gloriade Dios, gloria dela cual estaba llena toda la tierra. Este es unelemento importante en la adoracin.Nos reunimos en la presencia delTodopoderoso Dios y reconocemos que l espoderoso y asombroso; todoslos dems son insigni-ficantes frente a su grandeza.Solamente l esdigno de nuestra alabanza y adoracin. Entrar a la presencia deDiosno es de poca importancia. No es para tomarlo a la ligera.Debemosacercarnos a Dios sa-biendo que l es misterioso, pero a lavez maravi-lloso. En lapresencia de Dios entregamos la alabanza.Sin embargo, cualquiera sea la forma dealabanza, sta debe venir delo profundo de nuestros corazones. Debe ser sincera yverdadera. Elcanto, la oracin y la ofrenda deben ser una ofrenda genuinadealabanza.Por otra parte, Isaas se vio a s mismo delante del TodopoderosoDios. Por esobrotaron de sus labios palabras de confesin de pecado:Ay de m, pues soymuerto! Porque siendo un hombre de labios impuros,mis ojos han visto al Rey, aJehovah de los Ejrcitos. En otraspalabras, su pecado le fue revelado y tuvo queconfesarlo. Laverdadera adoracin causar que nos veamos a nosotros mismosdelantede Dios y nos mover a la confesin. Los evanglicos no somos muybuenospara esto. De vez en cuando hacemos confesin en nuestraadoracin; pero estodebera ser permanente, tanto en nuestra adoracinpersonal como en la adoracinpblica. No podemos ver a Dios sinreconocer el pecado en nuestras vidas. Elpecado tiene poder ennosotros solamente cuando no lo reconocemos ni loconfesamos. Diosnos ha dado la puerta de escape del pecado. Esta comienza conlaconfesin de nuestros pecados ante Dios.Adems, Isaas experiment gracia divina a travs del perdn. Por suconfesin Dioscur su pecado. Uno de los serafines vol a l con uncarbn encendido que tomdel altar e Isaas dijo: Y toc con l mi boca,diciendo: He aqu que esto hatocado tus labios; tu culpa ha sidoquitada, y tu pecado ha sido perdonado.La gracia de Dios atiende a la confesin de pecado. Dios deseaconcedernos elperdn y curar nuestra alma y nuestro espritu herido.Qu mejor lugar para queesto suceda que en medio de nuestroshermanos y hermanas en la fe del SeorJesucristo! Primera Juan 1:9es un maravilloso versculo que nos llena deesperanza y confianza:Si confesamos nues-tros pecados, l es fiel y justo para
  • perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad. Doygracias a Dios poresa promesa porque me ha servido muchas veces.Dios desea que le adoremos connuestros pecados perdonados, nuestrasheridas curadas y en buenas relaciones unoscon otros.Tambin, la experiencia del perdn de Dios gui a Isaas hasta elmismo corazn deDios: Entonces escuch la voz del Seor, que deca: Aquin enviar? Y quinir por nosotros? En otras palabras, laexperiencia de la gracia perdonadora deDios nos mueve al servicio.Dios tiene una obra que hacer y quiere que susseguidores lohagamos. Todos los que hemos experimentado la salvacin porCristo,necesitamos ser siervos de Dios en el mundo. La verdaderaadoracin nos desafiara cumplir con el deseo de Dios. A quin enviar?es una invitacin de Dios paracada uno de nosotros. Isaas respondicomprometindose: Heme aqu, envame am.Veamos la forma en que se desarrolla la experiencia de adoracin:Isaas se presentaante Dios; a Dios alaba; se mira a s mismo comouna persona necesitada deperdn; confiesa su pecado y recibe perdnpor la misericordia de Dios. Entonces,oye la invitacin de Dios yresponde comprometindose. Adoracin, alabanza,confesin, perdn,dedicacin y compromiso son los pasos necesarios en nuestraadoracin.Estas no son las nicas formas, pero estos elementos nospermitirnadorar a Dios en espritu y en verdad.La adoracin es un encuentro con el Dios vivo. Es ms que cumplirlos pasos de laaccin de adorar. No es solamente una creencia enDios, sino una confesin de quees mi Dios. Esto es lo que implicaRomanos 12:1, donde el apstol Pablo dice:As que, hermanos, os ruegopor las misericordias de Dios que presentis vuestroscuerpos comosacrificio vivo, santo y agradable a Dios, que es vuestrocultoracional.RENOVACIN DEL MINISTERIO A TRAVS DE LA ADORACINMiguel Angel DarinoSi el Seor va a ser el Seor en nuestra vida, la adoracin deberser la prioridad.La verdadera adoracin es una experiencia derealidad, un toque de vida. Laadoracin genuina, real, slo ocurrecuando el Espritu de Dios se encuentra connuestro espritu (Romanos8:11b). El apstol Pablo es quien experimenta eltoque vivificador,oportuno del Espritu que abre una nueva visin y consciencia alarealidad de su vida cristiana.
  • Es sumamente interesante notar el caminar de Pablo. Seconsideraba apstol, estabaseguro de s mismo; proclamaba ser hebreode hebreos, pero, a la medida delconocimiento ntimo de su Seor ySalvador decrece para ensalzar a Cristo. Creceen humillacin, perose glora en su Seor. Se siente muy pecador, pero alcanza eltercercielo escuchando palabras inefables (2 Corintios 12.1-6). Es queadoracinpara el apstol era vida, la vida. Su adoracin es vida,realidad y, comoconsecuencia, servicio.El gran mandamiento, el primero que Jess recuerda a los escribases: Y amars alSeor tu Dios con todo tu corazn, y con toda tu alma,y con toda tu mente y contodas tus fuerzas (Marcos 12:30). Laprioridad divina es adoracin, despusservicio. Esto est en el coraznde nuestro Dios: ahora es, cuando losverdaderos adoradores adorarnal Padre en espritu y en verdad; porque tambin elPadre busca atales que le adoren (Juan 4:23). Dios activamente buscaadoradores.El servicio debe surgir, fluir de la adoracin. Servicio comosustituto dela adoracin es idolatra.Me temo que muchos hemos cambiado los papeles y comoconsecuencia sentimosel peso de la frustracin, de la impotencia yfalta de alegra en el ministerio. Hemoscambiado contemplacin porservicio; el gozar de su presencia por activismo;reconocimiento desu grandeza y dignidad por el logro de ttulos y papeles. Y lo queespeor an, al decir de Cecilio Arrasta:Tenemos un problema, una esquizofrenia tremenda; adoramos,glorificamosal Dios de la historia en la santidad del santuario yel resto de la semana nosolvidamos completamente de aquel que manda su Hijo, porque am almundo de tal manera que estuvo dispuesto adarlo por su redencin. Y nohay verdadero servicio, porque no hayverdadera adoracin.f2A veces creo que los pastores estamos muy preocupados en enseara adorar, peronosotros mismos no adoramos. Y no lo hacemos sloporque estamos preocupadosen las formas, el ritual, la liturgia. Alfin y al cabo la liturgia es el medio que Dios nosda para queexpresemos nuestra identidad con l. Podemos usar todas lastcnicascorrectas, todos los mtodos correctos (es posible aun tenerla mejor liturgia), peronosotros no habremos adorado a Dios hastaque el Espritu nos haya tocado.Adoracin es vida. Cantamos, oramos, alabamos, pero adoracin esms que todoesto. La verdadera adoracin es una respuesta activa aDios por la cual declaramosque l es digno. La adoracin no espasiva, requiere de nuestra activa participacin.No es opcional, esen realidad un mandamiento. Tampoco es un simple mododeacercamiento a Dios; es una respuesta a su deseo. Tampoco es unsentimiento; esuna declaracin.
  • Entonces nos preguntamos: Qu es, en esencia, adoracin? Es enrealidad lacelebracin de Dios, celebrar a Dios en cadacircunstancia de la vida: en cadasituacin difcil, en cada momentode alegra, en cada entrevista de oficina, en cadadilogo con elhermano. Cuando adoramos verdaderamente, vivimosverdaderamente.Despertamos a la realidad de que nuestro vaco existencial hasidollenado de la plenitud de Dios en Cristo. Por eso adorar escelebrar a Dios ennosotros, celebrar su vida en nuestra vida, eltoque de su Espritu a nuestro espritu.Debo reconocer que comprender esto en mi propia vida, renov miministerio.Despert a esta realidad cuando en la ciudad de SantaRosa, La Pampa, Argentina,estaba haciendo mis prcticas de vuelo avela. All arriba en el aire, en un frgilplaneador, era feliz. Podacontemplar la grandeza de Dios en lo maravilloso de sucreacin. Podadialo-gar con Dios y aun escucharle. En un momento vino unapreguntaa mi corazn: Por qu no puedo experimentar lo mismo allabajo?Descubr que deba descubrir a Dios en la vida cotidiana deproblemas ydesnimo, de alegras y frustraciones. El estaba tambinall; slo haca faltacelebrarle. Celebrar a Dios en nuestra vidacotidiana significa recuperar la alegra deservirle.La adoracin puede renovar notablemente nuestro ministerio comolderes en laiglesia de Cristo. Es porque la adoracin verdadera noes el comentario ocasionalque puede producir un buen preludio delrgano o el piano antes de cada culto. Niaun el silencio que puedeinspirar en nosotros la maestra del ejecutante. Adorar espermitirque la msica sea un medio que entone nuestros corazones paracontemplaral Seor por la fe. Adoracin no significa seguirestrictamente una liturgia quealimente la mente y calme laconciencia del compromiso de cumplir con Dios. Esestar seguros deque por medio de la liturgia, aplicamos la Palabra de Diosanuestras vidas para que nos conforme ms y ms a la imagen denuestro Salvador.No podemos ensear a adorar si no adoramos verdadera yconscientemente a Diosen nuestra vida. Aun adorando, nuestrapreocupacin debiera ser que los demsaprendan a hacerlo. Es que laadoracin verdadera es vida, vida de Dios en nuestravida. Lacelebramos y compartimos porque hemos descubierto el gozo deadorarle,lo que en torno nos ha devuelto el gozo en servirle.REFLEXIONE Y ESCRIBAEscriba a continuacin en pocas palabras su propia visin para elministerio deadoracin en suiglesia:____________________________________________________________________________________
  • CAPTULO 2 PROPSITO DE LA ADORACININTRODUCCINQu significa esto, hermanos? Que cuando os reuns, cada uno devosotrostiene un salmo o una enseanza o una revelacin o una lenguao unainterpretacin. Todo se haga para la edificacin. 1 Corintios14:26Porque todos podis profetizar uno por uno, para que todosaprendan ytodos sean exhortados. 1 Corintios 14:31En estos versculos tenemos tres propsitos en el culto: (1) laedificacin de laiglesia, (2) el aprendizaje de los miembros y (3)la exhortacin de los miembros.La edificacin de la iglesia comunica que por medio del cultoestamos construyendoel pueblo de Dios. Estamos extendiendo el reinode Dios en la tierra. Estamoscelebrando, alabando y adorando elgran Yo Soy en nuestras vidas.Aqu Pablo expresa la idea del don espiritual de enseanza, perotambin va msprofundo. No solamente hay enseanza, sino que hayaprendizaje de parte de losmiembros para que puedan servir mseficazmente en el mundo durante la semana.Adems, en los cultos habr exhortacin que alienta, anima y apoyaa los miembrosy los dems asistentes. Estarn alentados, animados yapoyados durante los tiemposdifciles. Sabrn que Dios es larespuesta de sus preguntas, sus necesidades y que llos ama.En este captulo, Miguel Sharp presenta va-rios pensamientossobre el tema:Revelacin y Respuesta: Dilogo en la Adoracin con laintencin de cumplir lospropsitos de Dios en la adoracin. LuegoEduardo Steele contesta la pregunta quemuchos hacen: Fue un cultoalegre o triste? Su conclusin es que sta no debe serla pregunta,sino la pregunta es: El culto cumpli su propsito?REVELACIN Y RESPUESTA: DILOGO EN LA ADORACINMiguel SharpUn telogo dijo que el hombre se comunica con Dios por medio deun dilogoconsciente. La adoracin incluye una revelacin y unarespuesta. Dios toma lainiciativa en la revelacin y el hombre leresponde en adoracin.f3 Es interesante quela adoracin se puededescribir como un dilogo con el cual Dios y el creyente secomunicanpor un intercambio de ideas, verdades y pensamientos. Loscristianos
  • tenemos una relacin personal con Dios, una relacin que crece yse profundiza pormedio de un dilogo ntimo entre nosotros y nuestroDios.Es posible ver, pues, que todo lo relacionado con un culto deadoracin se puedeclasificar dentro de dos tipos de actividades: (1)aquellas por las cuales Dios serevela a nosotros y (2) aquellas porlas cuales respondemos a Dios. Vamos a vercmo estos dos aspectos decomunicacin pueden manifestarse dentro de un cultode adoracin.La revelacin de Dios para nosotros: una comunicacin conelcreyenteEs cierto que Dios quiere revelarse a nosotros. De hecho,Jesucristo es la revelacinsuprema de Dios. As Dios se hizo carne yvivi mostrndonos su obra redentorapara la humanidad. La Bibliatambin provee una fuente importante para nosotros enque es larevelacin escrita sobre lo que Dios ha hecho para redimir ysustentar lavida humana. Adems, la obra del Espritu Santo en lavida del creyente y en la vidade la iglesia aplica la revelacin deDios a la mente y al corazn de su pueblo. Diossiempre busca unaoportunidad para mostrarnos ms y ms de su carcter y de suplan paranosotros.El culto puede proveer algunos momentos especiales durante loscuales Dios noscomunique de s mismo para nuestro bienestarespiritual. Cundo se revela Dios anosotros durante el culto?Conside-remos algunas posibilidades.Msica instrumental. Puede ser que el preludio, el ofertorio, elpostludio o unameditacin musical nos presente una ocasin para or lavoz del Seor. As comomuchos hemos podido expresarnos durante unculto, Dios puede hablar al corazndel adorador mientras escucha lamsica instrumental. Si la msica tiene letraconocida (aunque nocantada), muchas veces esta letra que nos es familiarpuederecordarnos una verdad espiritual.Recuerdo un culto al cual asist. Haba llegado con ciertaspreocupaciones y duranteel culto la pianista toc un arreglo delhimno Grande Es Tu Fidelidad (HB, 230).En aquel momento Dios mehabl diciendo: No te preocupes; tengo toda tu vida enmis manos. Yote guardo; soy fiel. Dios us la letra del himno para ministrar amisnecesidades emocionales. Dios puede hablar a nuestro corazndurante losmomentos de msica instrumental en el culto.Oraciones. Creemos que la oracin es el momento apropiado paraque expresemosa Dios alabanza, peticin o gratitud. Y ciertamente,as es. Sin embargo, muchasveces Dios se comunica con nosotrosdurante las oraciones. Una oracin levantada
  • por un hermano durante el culto, pidiendo que Dios le d unarenovacin espiritual ala iglesia, puede ser usada por el EsprituSanto para encender los corazones de losotros creyentes. Cuntasveces hemos odo la voz del Seor mientras participamosen una oracindirigida por un hermano o hermana!Lectura bblica. Los momentos obvios cuando esperamos or la vozdel Seor en elculto son durante la lectura bblica. En 2 Timoteo3:16 la Palabra de Dios nosrecuerda que toda escritura es:inspirada y es til para la enseanza, para lareprensin, para lacorreccin, para la instruccin en justicia. Dios obra en nosotrospormedio de su Palabra. Muchas veces nos da consuelo y fortalezaespiritual. Elmomento de la lectura bblica durante el culto mereceuna atencin particular porquees seguro que Dios comunicar unmensaje importante por medio de su Palabra.Predicacin. La predicacin tiene una funcin proftica en el cultode adoracin.En la predicacin autntica, el predicador llega a ser elsiervo de la Palabra deDios, y Dios habla y obra por los labios desu siervo.f4 Dios tiene un mensajeactualizado para su pueblo. Elpredicador puede ser el mensajero que el Seorquiere usar paracomunicar de escri-turas. As, la predicacin presentamomentosoportunos durante el culto en los cuales Dios puedetransmitir a su pueblo unmensaje que tiene el poder de transformarsu vida. Cierto predicador coment:Cuando la predicacin es un actode adoracin, y cuando escuchar la predicacines un acto de adoracin,la gente ver y escuchar a Dios y habr un impactoinmediato en susmentes y corazones.f5Canto congregacional. Estamos tentados a creer que la funcinnica del cantocongregacional es alabar a Dios. Claro que no haymanera ms preciosa paraexpresar nuestra alabanza que en el uso delos himnos y cantos. Esta tradicin tieneuna trayectoria bblica muylarga. Desde el libro de Gnesis hasta Apocalipsis elpueblo de Diosha utilizado cnticos para expresar alabanza a Dios. Sin embargo,elcanto congregacional no solamente presenta una ocasin pararesponder a Dios,sino que tambin puede proveer un medio por el cualDios nos habla.Considere el himno El Que Habita al Abrigo de Dios (HB, 220). Laletra habla dela paz y el profundo amor que el creyente experimentacon Dios. Su lenguaje escomo un retrato de la relacin entrenosotros y nuestro Protector Divino:El que habita al abrigo de DiosMorar bajo sombras de amor;Sobrel no vendr ningn malY en sus alas feliz vivir.
  • Dios nos habla a travs de los himnos. Los temas hmnicos estnlimitados solamentepor el repertorio de la congregacin. Al entenderel aspecto de dilogo en el culto,estamos motivados a aprender (yensear) ms himnos y cantos y as extender nues-tro repertorio decanto como iglesia. El motivo no es solamente enriquecernuestrosrecursos de alabanza, sino poder ampliar los recursos paraque Dios nos hable pormedio del canto congregacional.Testimonios. Cuando compartimos con otras personas lo que elSeor ha hecho ennuestra vida, estamos dando nuestro testimoniopersonal. Estamos testificando sobrela bondad y el amor de nuestroDios quien nos cuida y gua. Podemos testificarusando nuestraspropias palabras o podemos usar una poesa o canto. Loimportante esque el mensaje del testimonio exprese algo de nuestrapropiaexperiencia con el Seor. Si es lo nuestro y si est de acuerdocon la enseanza dela Palabra de Dios, puede convertirse eninstrumento de Dios para compartir con losdems un mensaje defortaleza y nimo. A veces he sentido que Dios me estabahablandodirectamente por la boca de un cantante que expresa lo que el Seorhahecho por l o ella. Seguro que Dios nos puede hablar en loscultos por lostestimonios de los dems!Responder a Dios: una comunicacin con DiosSi estamos verdaderamente participando en el culto de adoracin,estamos a la vezrespondiendo a Dios. Esto puede ser por medio deseis actitudes:f6 adoracin,gratitud, arrepentimiento, dependencia,sumisin y consagracin. El culto puedeproveer muchas oportunidadespara expresar esas actitudes como parte de nuestrodilogo conDios.Actitud de adoracin. Esta actitud se expresa en la alabanza y enlas acciones dedar importancia (glorificar) a Dios. Es posiblealabar a Dios de varias maneras: leerun salmo de alabanza,compartir un testimonio personal sobre la grandeza y poderde Dios,ofrecer una oracin cuyo motivo es declarar el carcter de Dioscomosupremo y presentar una ofrenda.La alabanza casi siempre ha sido vinculada a la msicainstrumental y en particular ala msica vocal desde tiempos delAntiguo Testamento. Los himnos y cnticos quehablan del carcter deDios nos ayudan a responder en dilogo con Dios de unaformapersonal. Himnos como Te Exaltar, Mi Dios, Mi Rey (HB, 512) ySanto,Santo, Santo (HB, l) hablan de la soberana de Dios. Como laalabanza es unaespecie de oracin, la letra nos ayuda a responder aDios al alabarle directamente(te exaltar, mi Dios en vez de exaltara Dios). En rea-lidad, son oracionescantadas que se enfocannaturalmente en el carcter de Dios.
  • Actitud de gratitud. Nuestro Dios bendice a sus hijos con unalluvia debendiciones. Los adoradores respondemos apropiadamente enexpresarle a Diosuna actitud de gratitud. Durante el culto te-nemosmuchas oportunidades de hacerlocomo grupo y como individuos. Enesos momentos damos gracias a Dios durante lasoraciones, lostestimonios perso-nales (hablados y cantados), la lecturabblica(cuando se usa un texto como el Salmo 105), los cantos y laofrenda.La estrofa final del himno Corazones Te Ofrecemos (HB, 18)dice:Con las aguas, los desiertos de renuevos vestirs,Y los vallescomo huertos con sus frutos llenars.Gracias hoy, Seor, te damosporque aceptas la oracin,Y los votos te pagamos con placer ydevocin.Cuando cantamos himnos y coros como ste, estamos expresando unaactitud degratitud a nuestro Dios.Actitud de arrepentimiento. Isaas el profeta tuvo unaexperiencia de adoracin enla cual l vio al Seor en su majestad ysantidad. Esa experiencia profunda le causverse a s mismo tal comoera, un pecador. Hoy en da nosotros podemosexperimentar algosimilar durante el culto.Muchas veces Dios nos quiere revelar algo de nuestra vida que nole complace.Cuando recibimos una revelacin as, la respuestaesperada debera ser la confesin.Una parte de nuestro dilogo conDios en un culto de adoracin incluye confesin.La pa-labra confesinsignifica estar de acuerdo con Dios tocante a nuestropecado. Cuandoparticipamos en el culto orando, leyendo un pasaje de la Biblia,ocantando un himno, puede ser que estemos respondiendo a Dios enconfesin. Sileemos el Salmo 51 y tomamos las palabras de David comolas nuestras, entoncesestamos confesando. Cuando cantamos un himnoque habla del pecado, el EsprituSanto puede hacernos sensibles anuestra condicin espiritual y de repente podemosresponder a Dioscon una actitud de arrepentimiento. Cantando honestayconscientemente la letra de la segunda estrofa del himnoLe-vantado Fue Jess(HB, 169) nos ayudar a responder a Dios enconfesin:Soy indigno pecador,El es justo Salvador,Dio su vida en mifavor: Aleluya!Gloria a Cristo!
  • Actitud de dependencia. Esta actitud se expresa en laspeticiones que levantamos aDios. El acto de pedir es unaconsecuencia de nuestra condicin humana finita ylimitada.Venimos ante el trono de Dios con nuestros motivos de oracinporque creemosque l, y slo l, tiene el poder y el amor paraayudarnos. En Mateo 7:7, 8 elSeor nos instruy en cuanto al valor dela peticin: Pedid, y se os dar porquetodo aquel que pide,recibe.Muchas iglesias cantan el coro Renuvame, Seor Jess.f7 La letraes as:Renuvame, Seor Jess,Pon en m tu corazn.Renuvame, Seor Jess,Ya noquiero ser igual.Este cntico expresa una peticin de ayuda espiritual. SolamenteDios puederenovar un corazn. Solamente l puede cambiar una vida. Elcoro cantando consinceridad es una expresin de dependencia de Dios.Esta parte del dilogo entre elcreyente y Dios se manifiesta durantelos cultos en los momentos de peticin, seaexpresada en silencio oen voz alta, sea cantada en himnos, o leda en la Biblia. Entodosentido, la dependencia es una actitud del corazn.Actitud de sumisin. La actitud de sumisin se ve en la entregadel adorador a lavoluntad de Dios. Cmo podemos expresar esa actituddurante el culto? La ideade sumisin se manifiesta en postrarnosante el Seor. La misma palabra paraadorar, traducida del griego,significa postrarse. Es reconocer la soberana de Diosen la vida. Esreconocer su Reino. Esta parte del dilogo en la adoracinpuedeocurrir en cualquier momento cuando el adorador se entregueconscientemente alSeor. Las oraciones e himnos pueden ayudarnos ahacer tal entrega.Actitud de consagracin. Muy similar a la actitud de sumisin esla actitud deconsagracin. La consagracin (o compromiso) es el clmaxdel culto. Es elmomento en que el adorador toma una decisinespecfica en cuanto a su relacincon Dios. Podemos expresar nuestraactitud de consagracin por medio de unadeclaracin de intento. Enalgunos cultos hay oportunidad de compartirpblicamente una decisinque hemos hecho durante el transcurso del culto. A vecesafirmamosnuestra fe y deseo de seguir a Cristo al cantar un himno. Unejemplo es:Usa mi vida,Usa mi vidaPara tu gloria, oh Jess;
  • Todos los das y hoy quiero ser,Testigo tuyo, Seor, pordoquier.f8(HB, 522)ConclusinLa adoracin a Dios ocurre en el contexto de una comunicacinentre Dios y eladorador. Esa comunicacin consiste en una revelacinde Dios al creyente y unarespuesta del creyente a esa re-velacin.As, la comunicacin es una doble va.Para los que planifican y dirigen los cultos, es menester queplanifiquemosconscientemente para permitir una comunicacin tal. Laparticipacin activa detodos es una meta valiosa. Pueden participaral escuchar, leer en voz alta, cantar uorar en silencio. Cualquieractividad que ayuda al adorador a expresar las actitudesantesmencionadas son vlidas en el culto.Finalmente, el lder del culto puede facilitar el dilogo duranteel culto por medio desu seleccin de himnos, cantos y Escrituras queincluyen temas diversos y amplios.El objetivo detrs de toda lapla-nificacin es crear un ambiente en el cual Dios nospueda hablary contestar con el corazn y la mente. As es la adoracin.CULTO ALEGRE O CULTO TRISTE?Eduardo SteeleFue un culto alegre o triste? Esta es la pregunta que algunoshacen cuando hanfaltado al culto. Es un himno alegre. Qu himno mstriste! A qu se debenexpresiones como stas?En qu consiste un culto o un himno alegre o triste? Normalmentedecimos que unculto es alegre cuando podemos experimentar lapresencia del Espritu de Dios;cuando hay gozo, amor y sentido decomunin con el Seor. Profundicemos unpoco ms este tema.Miremos los problemas que encontramos en la adoracin cristianaactual. Vivimosen un momento histrico cuando la moda es sentirlotodo; el ser humano esimpulsado a comprender su mundo por medio desus sentidos. Es as que usamos elverbo sentir para mucho ms de loque significa; a veces significa por ejemplo:opinar, experimentar,pensar, confirmar, creer. El hombre de hoy percibe lascosas fsicas,mentales y emocionales, pero no las espirituales: Pero elhombrenatural no acepta las cosas que son del Espritu de Dios,porque le son locura, y nolas puede comprender, porque se han dediscernir espiritualmente (1 Corintios2:14).
  • Cmo percibe las cosas el cristiano espiri-tual? En cambio, elhombre espiritual lojuzga todo, mientras que l no es juzgado pornadie. Porque, quin conoci lamente del Seor? Quin le instruir? Peronosotros tenemos la mente de Cristo.(1 Corintios 2:15, 16). A vecesescogemos los himnos que vamos a cantarsegn el criterio me gusta ono me gusta, porque queremos un culto alegre. Estaes la manera delhombre natural, pero debemos aprender a usar el criterio bblicocomocristianos espirituales. Cules son estos criterios? Lo explicaremosenseguida.Qu es adoracin?La adoracin es un encuentro personal con Dios. En este encuentronuestroconocimiento de l se profundiza, reconcilindonos con Diospor medio de laconfesin y el perdn de nuestros pecados. Omos su vozpor medio de su Palabra.Respon-demos a l, dispuestos a realizar suvoluntad revelada (Isaas 6:1-8).No todos expresamos las mismas emociones cuando adoramos: Davidador concantos, con gozo, pero tambin con lgrimas. Ana, la madre deSamuel, ni hablarpudo, slo gema. Por eso debemos cuidarnos dequerer exigir que todos lospresentes expresen la misma emocin quesentimos nosotros cuando adoramos.Recuerdo muy bien cuando siendo estudiante universitario, era yodirector de msicade cierta iglesia. Durante un culto, a fin deanimar a la gente para que cantara, dije:Parece que ustedeshubieran perdido a su mejor amigo; algrense y canten! Unpastorjubilado, maduro en la fe, me dijo despus: Joven, recuerdas alhermano.Fulano? Su esposa muri hace un mes. Y a la hermana Mengana?No tuvo quedecir ms; entend lo que quera decir.Cada persona viene a cada culto con necesidades distintas ydebemos ser sensiblesal Espritu con relacin a cada una. No es queno hemos de cantar o animar congozo, sino que no debemos tenerexpectativas falsas de lo que debe pasar. El gozoverdadero es frutodel Espritu y no el resultado logrado por un director de msicaquepuede manipular las emociones. Oremos para que seamos sensibles ala voz delEspritu a fin de que seamos usados por l.Problemas a evitarCreo que, en parte, el problema es que como seres humanos somosdados a seguirla direccin de las emociones ms que la direccin delEspritu Santo. Quizs hemosvisto a grupos gritando y brincando y lohemos aceptado como la norma de lo quees un culto alegre o vivo.Pero la adoracin genuina nos motiva a estudiar la Palabra,orardiariamente, testificar y ministrar a otros. Es posible gritar,brincar y salir del
  • culto con las manos ardientes y el corazn todava fro. Nonecesitamos buscar msall de la Biblia para encontrar nuestro modelode lo que es la verdadera adoracin.Otro problema es nuestra tendencia a empe-zar con la experienciay luego buscar enlas Escrituras algo que la justifique. Lo correctoes empezar con las verdadesbblicas que nos llevan a la experiencia.Quizs no parece tan importante, pero esamanera equivocada de pensares lo que facilit a muchas sectas como losMormones, Testigos deJehov, Moonies y muchas otras a desviarse tanto.No debemos confirmar una experiencia que hayamos tenido por unsolo versculo dela Biblia, sin ver si es una enseanza que concuerdacon las normas de interpretacinbblica. El hecho que la Bibliamenciona algo, no necesariamente significa que loensea. Heescuchado a algunas personas con buenas intenciones hacercomentariosque la Biblia simplemente no ensea; eran solamente susopiniones. En cuanto a laadoracin, volvamos a la Biblia, la Palabrade Dios, como nuestra autoridadmxima. Nuestra opinin no puedereemplazar o tener ms autoridad que: As diceJehovah.Un problema que siempre hemos tenido es el de las doctrinasfalsas o ambiguas enla letra de los cantos. En esta poca es unproblema enorme. No permitimos quecualquier persona predique ennuestras iglesias; pero s permitimos que cualquieracante (y casicualquier canto). Hemos descuidado esta rea en muchas iglesias.Muchas veces hemos dejado entrar casi un ro de doctrinas raraspor medio delcanto. A Dios le importa que mantengamos la sanadoctrina? Miremos 2Tesalonicenses 2:15: retened la doctrina quehabis aprendido. En Hechos2:42 encontramos: perseveraban en ladoctrina de los apstoles. Efesios4:14 dice: que no seamos como niosllevados por todo viento de doctrina.Miremos tambin 1 Timoteo 1:3 y10; 4:1, 6 y 16; 6:3; 2 Timoteo 4:3 yHebreos 6:1 para mencionarsolamente algunas citas bblicas. Cuandoexaminamos la letra dealgunos coritos y cantos encontramos grandes fallasdoctrinales quecomo lderes no podemos ignorar puesto que estamos bajo mayorjuiciode mantener la sana doctrina (Santiago 3:1).A qu se debe esta infiltracin? Mayor-mente se debe a laignorancia, ignoranciapor no haber revisado lo que dicen loscantos, pero tambin ignorancia de lo quecreemos bblicamente. Otrofactor es que en el pasado la mayora de los autores dela letra delos himnos eran pastores o personas ms preparadas bblicamentequealgunos de lo que escriben la letra hoy. Nos referimos al hechode que casi cadacual con su guitarra compone canciones; y por mediode los discos compactos,casetes y radio estamos bombardeadosconstantemente con textos que a veces noson bblicos.
  • El peligro es cuando esa msica nos cae bien; es decir, que nosgusta. Entonces noprestamos atencin a la letra en aquel momento;slo tiene que mencionar el nombrede Jess y nos parece buena.Normalmente, podemos cambiar algunas de las pa-labras para corregirla doctrina y estar bien. Que el Seor nos mande hombres ymujeres deDios capaces de escribir letra basada en sana doctrina!Miremos un problema ms. Examinemos nuestro ser total rpidamentey cmo lamsica influye sobre nosotros. Dios nos cre; la Bibliaconsidera el cuerpo comouna unidad. Esta unidad est constituida porvarios elementos que la Biblia describe.Uno es el cuerpo: lo fsico.Otro es el alma: representado por la mente, la voluntady lasemociones. Otro ms es el espritu: la parte eterna de nosotros, elelementoms ntimamente relacionado con Dios.Pensemos en tres elementos de la msica: ritmo, la combinacin deduraciones denotas; armona, la combinacin de tonos para formaracordes; y meloda, lacombinacin horizontal de tonos y ritmos.Interesante es la relacin entre estos tres elementos musicales ylos elementos denuestro ser total. Cada elemento musical tiende aevocar una reaccin distinta.Cuando escuchamos slo un ritmo fuertede la batera (ritmo), por ejemplo, latendencia es responderfsicamente. Cuando escuchamos un acorde menor(armona), a vecesdecimos que suena triste; en cambio decimos que un acordemayorsuena alegre. Casi siempre usamos palabras que llevan un sentidoemocional(alma) para describir la armona. Algunas tonadas (meloda)son inspiradoras(elevan el espritu).El ser totalcuerpoReaccinfsicaElemento musicalritmoalma mentalemocional y de voluntadarmonaespritu espiritual melodaEstas reacciones son normales y casi todos las hemosexperimentado en la vidadiaria. Por ejemplo, si escuchamos unacancin rock, generalmente encontramosque predomina el ritmo. Casisin pensar, nuestra reaccin es movernos al compsdel ritmo; esdecir, una reaccin fsica. Si escuchamos la msica de fondo enunatelenovela, notamos que hay una cantidad de cambios de acordes(armona) sinmucho ritmo o mucha meloda. Cumple su propsito deayudar a los televidentes asentir las emociones del drama. Existentambin melodas que nos comunican calma,
  • seguridad y paz; inspiran nuestro espritu. Un ejemplo es CunGrande Es El!(HB, 20).En resumen, no toda la msica est escrita en la misma manera;cada tipo de msicaevoca cierta reaccin segn su elementopredominante. Si el ritmo predomina enuna cancin o est fuera deequilibrio en relacin con los otros elementos, nuestrareaccin serms fsica. Si la armona domina, resulta en una respuesta emocionalomental. Pero cuando el ritmo y la armona, sin predominar, apo-yan ala melodala embellecen y posibilitan una experiencia que edificanuestro espritu.Una vez estuve en un culto donde cantaban coritos salsosos. Allpude observar lamucha parti-cipacin fsica de la congregacin. Notque los coritos sirvieron bienpara crear inters (era un cultoevangelstico, al aire libre) y para que la congregacinseidentificara como grupo. Tambin pude observar que los dirigentesdel cultotenan que lograr y sostener un ambiente sumamenteemocional para poder mantenerel sentir de un culto alegre.Entiendo que era un culto evangelstico, cuyo propsito no seraigual al de todos loscultos en la iglesia local. Sin embargo,ocurri algo que nunca olvidar. Me llam laatencin una joven, frentea su casa no lejos del lugar. Mientras cantbamos empeza bailar comosi estuviera en una discoteca. Quizs llamemos la atencin delmundocon esta clase de msica, pero qu clase de Cristo estamospredicando cuandoevocamos tal reaccin?Hay muchos coritos e himnos alegres que podemos usar sin correrel riesgo depresentar a un Cristo que la Biblia no presenta. No esmi deseo criticar las buenasintenciones de nadie, slo presentaresta inquietud para que todos podamos pensaren el tema, buscar lavoluntad de Dios y aprender de la experiencia.No digo que todo himno se debe cantar lento y todo coritoligero. A vecescantamos Santo, Santo, Santo como si fuera escritotriste, muerto soy. Juan4:24 dice: Dios es espritu, y es necesarioque los que le adoran, le adoren enespritu y en verdad. Loimportante en relacin con el tema es saber qu clase deofrendaestamos brindando al Seor: Una ofrenda bsicamente fsica,emocional,mental o una espiritual?Estamos utilizando la msica como una ofrenda en el Espritu delSeor? Puede serque con alguna msica no adoremos al Seor en Espritu,porque la letra del cantono contiene sana doctrina; entonces,tampoco estamos cantando la verdad. S quepuede ser difcil revisarla letra de toda la msica por su doctrina antes depresentarla;requiere tiempo, organizacin y tambin madurez espiritual. Perodebeser nuestra meta hasta ser un hombre de plena madurez, hasta lamedida de la
  • estatura de la plenitud de Cristo (Efesios 4:13). Que seamosguiados por elEspritu de Dios, controlados por l, y que no sea queen la bsqueda de gozoseamos controlados por las emociones!Criterios a seguirQu criterios usamos para seleccionar los himnos y coritos parael culto? Es unapregunta difcil de contestar. Seguramente hay ms,pero aqu damos por lo menoscuatro criterios que servirn de gua.1. Que sea una meloda que interprete bien la letra, apoyada perono dominadapor la armona y el ritmo. El mismo criterio en cuanto ala relacin entre la meloda,armona y el ritmo se aplica para lamsica instrumental.Otro factor relacionado es que cuidemos la asociacin de ideas decierta msica quenos hace pensar en cosas mundanas. Por ejemplo, siun tipo de msica se usaprincipalmente para bailes, cambiarle laletra para convertirla en sagrada, no labautiza para el uso de laiglesia. Satans puede usar esa asociacin de ideas paraahogar elmensaje.2. Que sea un himno o canto que concuerda con el propsito delculto y con elmensaje. Para ser eficaz, el enfoque de todo el cultodebe ser el mismo: sindesviarse del tema que el Espritu Santo haindicado previamente. Planeamos loscultos con anticipacin pararealizarlos bien. El Dios que nos conoci antes de lafundacin delmundo bien puede guiarnos y ayudarnos a planificar con unassemanasde anticipacin. Dios merece lo mejor.3. Que rindamos culto a Dios es otro criterio. Lo encontramos enel libro deLevtico. Cada persona tena que ofrecer un cordero sindefecto como sacrificiopara su purificacin. Si no tena losuficiente para un cordero, usaba dos palomasperfectas para cumplircon su limpieza ritual.Miremos Hebreos 13:15: As que, por medio de l, ofrezcamossiempre a Diossacrificio de alabanza; es decir, fruto de labios queconfiesan su nombre. Noofrecemos a Dios ningn sacrificio dealabanza defectuosa. Deseamos ofrecerle lomejor que tenemos. Antesde ofrecer nuestro cuerpo en sacrificio vivo a Dios,preparemos elcuerpo, descansando lo suficiente la noche anterior paraestardispuestos la maana siguiente a asistir al culto y participarplenamente en l.Mantengamos alerta nuestro espritu y mente para elencuentro personal y santo quees la adoracin a Dios.Una ofrenda perfecta es importante para los que colaboran en lamsica en la iglesia.Aunque todos no tenemos el mismo talento, todosqueremos ofrecer lo mejor a
  • Dios, un sacrificio sin mancha. Por eso, es imprescindibleensayar con anticipacin,aprender lo mejor posible las tcnicasnecesarias y no improvisar de cualquiermanera. El que no tienetanto talento no debe sentirse avergonzado porque no cantacomoFulano o Mengana. De la misma manera, el que tiene ms talento queFulanoo Mengana no debe caer en el orgullo. Si nos hemos preparadoy ofrecido lo mejorque podemos, es un sacrificio agradable a Dios.As, no permitimos que gane Sata-ns. Todos debemos ofrendar unsacrificio de alabanza puro y sin mancha.4. Que cuidemos la letra del canto. Recordemos que, comoministros de Dios,tenemos la tarea de ensear la sana doctrina.Tengamos en cuenta lo que dijo elfilsofo alemn, Goethe: Permtanmepreparar la msica para una nacin, ycualquiera podr escribir susleyes. Saba que el canto determina el rumbo que lagente toma.Revisemos bien la letra para no caer en el error de desechar otorcer loque dice Dios en su Palabra por una msica que nos caigabien.Tengamos en cuenta la procedencia de los cantos. Por ejemplo,podemos usar conconfianza todos los himnos en el Himnario Bautistay el Himnario de AlabanzaEvanglica porque la doctrina de la letraha sido revisada por eruditos bblicos.Tenemos un tesoro escondidoesperndonos en sus pginas. Tambin toda la msicaimpresa de la CasaBautista de Publicaciones es revisada cuidadosamente encuanto adoctrina. Podemos ensear todos sus himnos y otros cantosnuevosestrenndolos con el coro de la iglesia o un conjunto durantelos cultos o la escueladominical.Estos cuatro criterios antes mencionados ayudan a mejorar lascinco funciones de laiglesia:Adoracin. Educa a los miembros y crea conciencia en ellos paraque entiendanqu es la adoracin y para que practiquen sanadoctrina.Evangelismo. Un culto bien planificado y enfocado prepara elcorazn de los quehan de ser parte del cuerpo de Cristo. Todo estoda mucho trabajo, pero podemosapropiarnos de estas promesasbblicas:Todo lo puedo en Cristo que me fortalece. Filipenses 4:13Cantar con el espritu, pero cantar tambin con el entendimiento.1Corintios 14:15La palabra de Cristo habite abundantemente en vosotros,ensendoos yamonestndoos los unos a los otros en toda sabidura consalmos, himnos ycanciones espirituales cantando con gracia a Diosen vuestros corazones.Colosenses 3:16
  • Enseanza. Presenta las verdades bblicas en una forma creativaayudando alaprendizaje.Compaerismo. Se goza juntos, celebrando la pre-sencia del Seorentre supueblo.Servicio. Motiva a los cristianos para servir al Seor en unamanera que leglorifique.ConclusinFue un culto alegre o triste? no es la pregunta correcta. Paraobtener la respuestacorrecta debemos empezar con la preguntacorrecta. Sera mejor preguntar:Cumpli el culto su propsito? oEntienden los hermanos qu es adoracin ycmo adorar?Que nuestro enfoque siempre sea glorificar y honrar a nuestroSeor!REFLEXIONE Y ESCRIBAEscriba en los siguientes renglones en pocas palabras su propiafilosofa delpropsito de la adoracin en su iglesia:____________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________
  • CAPTULO 3 PASOS EN LA PLANIFICACIN DE LAADORACININTRODUCCINQu significa esto, hermanos? Que cuando os reuns, cada unodevosotros tiene un salmo o una enseanza o una revelacin o unalengua o unainterpretacin. 1 Corintios 14:26En este captulo Francisco Almanza presenta la importancia detener un plan definidode adoracin en la iglesia, dando resultadospositivos. Luego Russell Herringtonpresenta un plan modelo para eldesarrollo del tal programa de adoracin para unao.CULTOS: LA IMPORTANCIA DE UN PLANDE ADORACIN EN LA IGLESIAFrancisco AlmanzaA l sea la gloria en la iglesia y en Cristo Jess, por todas lasgeneracionesde todas edades, para siempre. Amn. Efesios 3:21Pero, hgase todo decentemente y con orden. 1 Corintios 14:40El culto cristiano es la experiencia del espritu por la cual sevive larealidad de Dios. Es la actitud por la cual sentimos queDios no es tan slouna idea o concepto, sino principalmente unapersona con la que tenemosrelacin directa y personal por medio dela fe. El culto, pues, es el estado decomunin entre el alma yDios.f9La adoracin ha sido definida a travs del tiempo de diferentesmaneras. Tal vez unade las ms acertadas es la transcrita arriba.Aunque la veamos desde el punto devista del culto cristiano,presenta los elementos que la adoracin necesita. El nfasisrecae enlo espiritual. Pensando en el culto o la adoracin de una maneraespiritual,hemos descuidado en nuestras iglesias el verdadero artede la adoracin.Es fcil encontrar quien sostenga que siendo la adoracin asuntocompletamenteespiritual, no requiere un plan; pues la tornara enalgo humano, mecnico y conprdida de espiritualidad.
  • La adoracin es una actitud del espritu; nues-tro cuerpo es lamorada del espritu;as como Pablo dijo que es el templo del EsprituSanto. El cuerpo es el vehculo, elreceptor y transmisor de lasemociones, las que juegan un papel muy importante enla adoracin.Por tanto, un plan de adoracin es de una importancia esencial;tieneque ver tanto con una preparacin material como con laespiritual. La ltima es laesencial, pero la primera es de granutilidad. Un buen plan requiere una combinacinde ambas.Discutiremos, pues, la importancia desde cada punto de vista.Importancia espiritual de un plan de adoracin para laiglesiaEnfocaremos el estudio solamente desde el punto de vista de losresultados.Un plan requiere meditacin y, nuestro caso en particular, unautoexamen. Losdirigentes de la iglesia se detienen a pensar en lasdeficiencias de su adoracin y ensus puntos fuertes. Es un balanceeficaz.El resultado: un conocimiento ms de sus necesidades y una guapara satisfacerlas.Una vez que han encarado la adoracin en general,se encuentran ante ciertosresultados.Reverencia. El autoexamen revel la falta de disciplina de lacongregacin y aun delos mismos lderes. Se tomaron las medidas paracorregirla y el resultado fuesatisfactorio. En los cultos haysilencio respetuoso y reverente; se ha suprimido casicompletamenteel entrar y salir de las personas y todos aprovechan el tiempodeespera para orar.Esto causa un efecto doble en los concu-rrentes y en losresponsables del culto. Losprimeros reciben ms de los directoresporque muy poco se pierde en movimientosy ruidos extraos. Losdirigentes, incluyendo al que presenta el mensaje, soninspiradospor la expectacin que puede verse en la congregacin.El resultado: mayor reverencia con menos movimiento y mssilencio.Calidad. Gran parte de la calidad del plan resulta del ambienteen que ha de serpresentado. Y lograda la reverencia, el ambiente espropicio. Ahora todo dependede la preparacin previa. El que presideel culto se ha puesto de acuerdo con elpredicador acerca del tema,y siguindolo, dirigieron todos los elementos del cultohacia l. Elresultado es que la congregacin recibi un mensaje definido.Lapreparacin tambin proporcion ms fluidez al orden, menosimprovisacin, mscoordinacin, ms ligereza y ms puntualidad.El resultado: mejor comprensin del mensaje y de todo el cultopor tener elambiente propicio.
  • Participacin. Antes de tener un orden definido, no era raro quedesde el plpitoen forma espontnea se pidiera a cualquier personaque guiara en la invocacin oayudara a recoger la ofrenda.Ahora, con un programa preparado de antemano, los participantesen todo el cultosaben qu parte tendrn que desarrollar y en qumomento lo harn. El que presideno tiene dificultad en lograr que leayuden, porque concede tiempo para prepararse.Pocas personasrehusan ahora pretextando tener vergenza, porque ya no correnelriesgo de no saber qu van a incluir en la oracin o en cul ladodel templo debernrecoger la ofrenda. Todos han sido instruidosdebidamente y de esta maneraparticipan con gusto.El resultado: un nmero mayor de adoradores activos durante elculto.Eficacia. Hay reverencia en el templo; el culto ha sidopreparado cuidadosamentecon calidad; los miembros de la iglesiaparticipan con toda dignidad y con gusto.Todo est dirigido alcorazn del oyente, tanto para el que acude regularmente aadorar,como para el que adora por primera vez. Ha sido preparado elambientepor el que la Palabra correr, ya en forma musical, verbal oimpresa.La iglesia ha hecho su parte, y el Espritu Santo puede actuarcon libertad. Se haprocurado quitar todo obstculo entre el adoradory el Espritu Santo; el encuentroes ms personal.El resultado: ms decisiones a favor de Cristo con la ayuda de unambientecristiano.Alcance. El predicador ha hablado lo que Dios le ha inspirado.Las almas hanescuchado. Algunas han hecho ya una decisin. Se dancuenta que all estaba Dios.Quieren traer a otros a conocerle yregresen a escuchar ms particularmente su vo-luntad. Lo que sucedetoca el corazn; no se olvida; trasciende lo divino.El resultado: impresiones ms hondas de Dios por ms personas.Importancia funcional de un plan de adoracin para la iglesiaLa iglesia tiene una funcin primordial y otras secundariasderivadas de la primera.Esta primera funcin es la adoracin.Las funciones secundarias como evangelismo y misionescondensadas en elpropsito de ganar almas para Cristo reciben supoder de la adoracin.Indudablemente, cualquier iglesia, antes de or hablar siquierade un programageneral de adoracin, est gozando del poder derivadode la adoracin para
  • ponerlo en juego en su propsito de ganar almas. Pero si la ruedaprincipal, laadoracin, gira despacio, sus engranajes adyacentesgirarn a la misma velocidad.Un aumento en el poder las hace marcharms aprisa. No puede haber un trabajoeficaz para hacer discpulos sino hay poder de Dios. Por eso la adoracin esesencial para laiglesia: a una adoracin ms alta, funciones ms eficaces.Individuos dbiles espiritualmente o que faltan de voluntad, nopueden trabajar nidesempear funciones para la obra del Seor de unamanera adecuada. Laadoracin eficaz los motiva a capacitarse. Proveevoluntad, empeo y gua porqueles ayuda a escuchar la voluntad delSeor.Por ltimo, diremos que la importancia de un programa de adoracinradica nosolamente en que fortalece las funciones de la iglesia,sino tambin en que noshabilita para hacer nuevos planes. Laadoracin eficaz, lograda a travs de un plandefinido, abre nuestrosojos para ver las necesidades que nos rodean para ver elfuturo conmiras al servicio. As nos anima hacer frente a nuevasresponsabilidadesque glorifiquen el nombre del Seor.Importancia prctica de un plan de adoracin para la iglesiaAunque hemos estado hablando del programa de adoracin en generalpara laiglesia, ste abarca tambin los organismos de la misma.Entonces en los cultos enlos departamentos tanto como en los cultosde la iglesia, hay beneficios que sereciben directamente.Forma y promueve los organismos establecidos. En todos lossectores denuestras iglesias hay cultos de adoracin. En muchasocasiones son consideradosmeramente como un prembulo al asuntoprincipal de la reunin, de acuerdo con elpropsito delorganismo.Un programa adecuado es til a los organismos y los ayuda en suscultosparticulares. Por otra parte, como sus miembros participantambin en los cultosgenerales de la iglesia, ayudan a sudepartamento con los conocimientos recibidosde la misma manera quela prctica adquirida en el departamento les ayuda aparticiparactivamente en el culto pblico de la iglesia.Promueve la asistencia el templo. Cuando los concurrentes altemplo reciben unbeneficio espiri-tual en los cultos, siemprequedan invitados a regresar. Cuando senota la preparacin parabrindarles lo mejor del Seor, seguramente regresarn.Cuando losnecesitados reciben lo que necesitan para su espritu, donde lafuentefluye lo que buscan, volvern.
  • Desarrolla a nuevos dirigentes. Un programa general de adoracinque toma uninters particular en los participantes activos de loscultos, es una escuela de nuevoslderes. El que participa porprimera vez siente el deseo de hacerlo otra vez. El queya tieneexperiencia y ve la eficacia de sus esfuerzos querr experimentarnuevostrabajos. Todo es parte de una manera prctica de desarrolloespiritual. El trabajoactivo coloca al cristiano al frente, enposicin de recibir nuevas responsabilidades ycumplirlas y de guiara otros a una vida espiritual activa.SIETE PASOS EN LA PLANIFICACIN DE LA ADORACINRussell HerringtonLlevar a cabo la buena planificacin de los cultos de adoracinsemana tras semanarequiere un plan definido. El plan modelo que sepresenta es un plan para un ao.Primeramente, hay que considerar cuales son las necesidadesgenerales y espiritualesde la congregacin. Cada iglesia esdistinta, tiene su propia personalidad, suspropios gustos, suspropias necesidades. Al mismo tiempo hay ciertasnecesidadesespirituales universales de cualquier iglesia. Considereestas seis necesidades comobsicas. Luego, puede escribir otras queson particulares de su propia iglesia.Necesidades de la congregacin(1) Salvacin (necesidad evangelstica).(2) Instruccin en lasverdades de la Biblia (necesidad doctrinal).(3) Vivir losprincipios enseados por Cristo en relacin con la gente(necesidadtica).(4) Trabajar para el Seor con toda dedicacin (necesidaddeconsagracin).(5) Gracia de Dios en tiempos de pesar, afliccin ypenas (necesidad desostn).(6) Orar, adorar y amar a Dios (necesidaddevocional).Tambin puede usar un cuestionario como el que se encuentra enUnmonos en laAdoracin (CBP Art. 32436, p. 16), o en La AdoracinAutn-tica: Exaltando aDios y Alcanzando al Mundo, (CBP Art. 32435,p. 142) con el propsito deconseguir retroalimentacin de lacongregacin en cuanto a sus necesidadesespirituales. Tambin,cualquier congregacin puede tener necesidades que nipercibe. Condiscernimiento, el pastor, el ministro de msica y la comisindeadoracin pueden orar y encontrar otras necesidadesespirituales.
  • Mientras que est trabajando en este paso, use la hoja de Ideaspara sermonesfuturos en el captulo 9: Planillas para la adoracin,p. 67.Despus de analizar las necesidades espirituales de la iglesia,note que cadanecesidad ahora lleva una verdad para predicar.Verdades para predicar(1) Dios ama a todos los hombres lo suficiente como parasalvarlosmediante su hijo crucificado (evangelismo).(2) Jess es larevelacin completa de Dios al hombre (doctrina).(3) La maneracristiana de tratar a los enemigos es volver bien por mal(tica).(4)Dios pide la sumisin total de sus hijos (consagracin).(5) Dios esnuestra ayuda en cada circunstancia de la vida (sostn).(6) Podemosaprender a orar siguiendo los principios delPadrenuestro(devocin).Segn cada necesidad y verdad, el pastor comienza a desarrollarlos propsitosespecficos para el ministerio de adoracin para el ao.Nuevamente, cada verdadpara predicar tiene su propio propsitoespecfico.Use las hojas de Hoja para preparar un sermn (p. 68) eInvestigacin del texto(p. 69) incluidas en el captulo 9.Los propsitos especficos del ministerio de adoracin(1) Que los perdidos respondan al amor de Dios aceptando aCristo comoSalvador (evangelismo).(2) Que los cristianos entiendanque Jess revela completamente a Dios alhombre (doctrina).(3) Quelos cristianos no se venguen sino que devuelvan bien pormal(tica).(4) Que los cristianos se sometan totalmente a Dios(consagracin).(5) Que los cristianos dependan de Dios para ayuda yapoyo en cualquiercircunstancia de la vida (sostn).(6) Que loscristianos oren como Jess ense en el Padrenuestro(devocin).Tambin cada propsito especfico lleva su propia meta. Entonces,el pastorcomienza a formular las metas segn cada propsito especficoy una meta paracada sermn o culto.
  • Las metas de los sermones(1) La meta del sermn evangelizador es proclamar el evangeliocon elpropsito de recibir una respuesta de arrepentimiento y fe enCristo.(2) El propsito doctrinal es ensear.(3) El objeto tico esguiar a los oyentes a vivir como cristianos.(4) La meta del sermnde consagracin es un llamamiento a una sincerapromesa de dedicacinal ministerio cristiano.(5) El sermn fortalecedor tiene comopropsito confirmar la fe enmomentos de prueba.(6) El sermndevocional consigue que el oyente adore a Dios.Con seis metas como mnimo para el ao, el pastor ahora comienza aescoger lostemas para los 104 cultos del ao (dos por domingo). Unao la necesidad deinstruccin puede ser mayor y por eso planifica mssermones sobre este temasobre los dems. Otro ao puede ser lanecesidad de orar, de adorar y amar; poreso planifica ms sermones ycultos para llenar esa necesidad. Cada ao lleva supropionfasis.Posibles temas(1) Evangelismo: El pecado, la condenacin, la fe, la cruz, lamuerte deJess, la resurreccin de Jess, el cielo y el infierno.(2)Doctrina: La obra de Dios, la obra de Cristo, la obra del EsprituSanto,la esperanza, el problema del hombre, la iglesia, la segundavenida de Cristoy el juicio.(3) Etica: El servicio, el fruto delEspritu Santo, las relaciones personales, elmatrimonio, lahonestidad, el alcoholismo y las drogas, la lotera, el cristianoyel estado.(4) Consagracin: El llamado de Dios, la pureza en la vidacristiana, eldiezmo, la fidelidad y los dones del espritu.(5)Sostn: La muerte, la oracin, las enfermedades, el valor, el temor,la fey las prdidas personales.(6) Devocin: El amor de Dios, lagracia de Dios, la adoracin, elcompaerismo y las ordenanzas.Ahora, cada meta lleva ciertos temas que le corresponden. Elpastor no va apredicar un sermn sobre mayordoma esperando llenar lanecesidad de la gracia deDios en tiempos de pesar.Seguramente cada pastor tendr otros temas que puede aadir paracada meta.
  • Textos y ttulos de los sermonesEl pastor puede escoger los textos bblicos para cada domingo delao segn lospasos ante-riores. Puede usar el Calendario (p. 75) enel captulo 9, apuntando lanecesidad primero y despus, la verdadpara predicar, su propsito especfico en laadoracin, la meta delsermn, el tema y finalmente el texto y ttulo del sermn.Ahora, use la Hoja para planear un culto (p. 70) y la hojaSecuencia de laadoracin (p. 71) el captulo 9.Resultados(1) Evangelismo(2) Doctrina(3) Etica(4) Consagracin(5) Sostn(6)DevocinFinalmente, el pastor evaluar los resultados segn la necesidad yel propsitooriginal. Para eso, usa Evaluacin del sermn (p. 73) yEvaluacin del Culto (p.74) que aparecen en el captulo 9.REFLEXIONE Y ESCRIBAEscriba en los siguientes renglones las necesidades ms urgentesde su iglesia encuanto a la adoracin:________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________
  • CAPTULO 4 PRECIO DE LA ADORACININTRODUCCINQue cuando os reuns, cada uno de vosotros tiene un salmo ounaenseanza o una revelacin 1 Corintios 14:26bComo en todas las iglesias de los santos 1 Corintios 14:33bAntes de estas citas Pablo menciona que Dios es un Dios de ordeny de paz. Pareceque est comparando los cultos de la iglesia enCorinto con los otros del mundo.Siempre es bueno comparar yeva-luar los cultos para ver si realmente llenan lasnecesidades dela gente y si usan al mximo los dones espirituales delacongregacin. Se puede usar una hoja de Comparacin de experienciasdeadoracin despus de cada culto o por lo menos una vez por mes paraestaevaluacin. (Ver dicha hoja en el captulo 9, p. 65.)Tambin es importante visitar otras iglesias de vez en cuando conel propsito deexperimentar formas novedosas de adorar, aprender delas mismas y compararlascon otras experiencias de adoracin. Sepuede usar esta hoja para recordar talesexperiencias. As, siemprese tendrn ideas frescas para futu-ros cultos.La reverencia en el templo es algo muy importante. Por eso DoraG. de Broda haescrito un artculo sobre este aspecto de la adoracin.Luego, Eduardo Steelepresenta un artculo sobre la importancia de laadoracin en la familia y DouglasWebster da algunas sugerenciasprcticas para la familia de fe.Este enfoque gira alrededor del tema del precio de la adoracin.La adoracintiene un precio alto. No podemos tocar ningn botn yautomticamente tener laadoracin. La preparacin adecuada siempretiene un precio. Estamos dispuestos apagarlo?CORTESA Y REVERENCIA EN EL TEMPLODora G. de BrodaAquel domingo sal de mi casa muy preocupada. Realmente no tenadeseosde ir al templo, pero sent que deba hacerlo porque pens: talvez allencuentre lo que estoy buscando desde hace mucho tiempo: latranquilidad yla paz interior que no haba encontrado, a pesar detener una buena posicin
  • econmica, un buen esposo y dos hijos adorables. Qu ms podapedir?Sin embargo, no tuve paz en mi interior, me senta vacaespiritualmente.Cuando una amiga ma me invit a asistir al templo aquella maana,aceptsu invitacin con el anhelo de encontrar all lo que buscaba. Medi cuentaque necesitaba encontrar a Dios, sentir su presencia,escuchar su voz.Cul fue la primera impresin que tuve al llegar all? Entramos ynossentamos un poco atrs. Recin haba terminado la escuela dominicaly laspersonas comenzaban a entrar al templo. Qu ruido! Los nioscorranmientras las madres conversaban en voz alta, se saludaban agritos y serean, comentando lo que le haba sucedido a su nio en laescuela. Penspara mis adentros: Qu falta de reverencia! Realmente,yo haba ido abuscar paz y tranquilidad, pero me encontr con unpanorama muy distinto.Esa fue mi impresin al asistir por primera vez a un cultoevanglico. A pesarde todo, gracias a Dios, hoy he encontrado esapaz que tanto anhelaba y mivida cambi totalmente.La experiencia de esta seora me llev a pensar que tena mucharazn en lo quedeca. Creo que esa experiencia podra ser una realidaden muchas de nuestrasiglesias. Los creyentes disfrutamos mucho delcompaerismo y la amistad dentro deltemplo y eso es muy bueno. Pero,hemos pensado que hay momentos en quedebiramos guardar msreverencia en los cultos?Siempre recuerdo el testimonio de nuestros hermanos indgenas enel norte de laArgentina, en la provincia de Salta. Haba all unamisin. Una persona que estuvoall nos cont que al entrar a esetemplo tan humilde, realmente se senta la presenciade Dios. Todosen silencio oraban o lean sus Biblias, preparando sus esprituspararecibir el mensaje de Dios. Cuando salan, lo hacan en orden yen silencio. Recincuando estaban en el atrio o fuera del templo sesaludaban y conversaban. Quejemplo! Haban aprendido que sa era lacasa de Dios, y como tal, respetaban eselugar. No era el edificioque nada significaba, sino la presencia de Dios all en susvidas ycorazones. Saban que l estaba en medio de ellos y lorespetaron.Recordemos el caso de Moiss. Cuando Dios le habl por medio de lazarza, qule dijo? Exodo 3:5 dice: No te acerques aqu. Quita lassandalias de tus pies,porque el lugar donde t ests tierra santa es.Dnde est Dios? Dnde est lasantidad? El es nuestro Creador y tenemosque darle un respeto profundo cuando lest en medio de nosotros.
  • Algunos creyentes piensan equivocadamente que la iglesia es comoun club. Van altemplo los domingos, disfrutan del compaerismo yluego salen contentos; y hasta elotro domingo no los vemos en eltemplo. Una seora que comenz a asistir a ciertamisin dijo: Voy allporque la gente es muy ama-ble; me trata bien y ademsconverso ypaso un rato lindo cuando estoy aburrida.Estorbos durante el cultoUn aspecto importante que descuidamos mucho como creyentes es laatencin a laspersonas que vienen por primera vez al templo. Muchasveces estamos tanocupados hablando con uno y con otro de nuestrasactividades internas, que lapersona que llega se encuentra sola enun rincn sin que nadie la salude. Pero estamos tan ocupadosplanificando una campaa de evangelizacin, que no nosdamos cuentaque all mismo hay un alma sedienta de la Palabra de Dios,esperandonuestro apretn de manos amable y nuestro testimonio paraconfirmar el mensaje delpastor.Aquella persona que llega por primera vez a escuchar el mensajede salvacin noentra sola. Seguramente detrs de ella anda el diablo,el cual tratar por todos losmedios de distraerla para que noalcance a comprender el mensaje. Es la tareadiablica. Entonces,cules son las cosas que la perturbarn?El ruido. El movimiento dentro de la iglesia har que no presteatencin a lo que seest diciendo.El cuchicheo de las personas que estn sentadas adelante continadurante todo elculto.Los nios que lloran, hablan o juegan dentro del templo.Los miembros de la iglesia que llegan siempre tarde.Los distrados que cuando llegan tarde u oyen un pequeo ruido danvuelta lacabeza y distraen a todos los dems.El programa muy largo o mal coordinado, lleno de anuncios.Estos estorbos hacen que la persona que llega por primera vez sedistraiga.Entonces su corazn no est preparado para recibir elmensaje de salvacin.Cuidado de los niosOtro aspecto fundamental que tenemos que ensear a nuestros hijosen cuanto areverencia y cortesa dentro del templo es el cuidado delos himnarios, Biblias,etctera, que se encuentran en los bancos.Hemos visto a padres que, para que sus
  • hijos no hagan ruido durante el sermn, les dan himnarios oBiblias para que jueguencon ellos. As es que encontramos himnariosdeshojados. Buscamos un himno y nolo encontramos porque le falta lahoja. Las Biblias tienen los lomos despegados yestn desarmadas.Cuando yo tena a mis hijas pequeas, la iglesia contaba con undepartamento decuna que cuidaba a los pequeos durante la hora delculto. Pero a veces en lasreuniones por la noche no funcionaba estadepartamento. Entonces, les llevaba librosde cuentos o lpices paraque ellas pintaran en sus bancas en silencio, siempreprocurandosentarme atrs para no distraer a las otras personas. Si hay unniopresente, seguro que hay alguna abuelita o mam que lo estarmirando. Es lgico,ya que los nios tienen un encanto especial ycaptan la atencin enseguida conalguna gracia que hacen. Es muylindo fuera del templo pero no debe ocurrir enmomentos en que, talvez por una pequea distraccin, se pierda un alma.El vestidoOtra de las cosas que est cambiando es la forma de vestir de laspersonas queasisten al templo. Debemos asistir al templo paraalabar a Dios y honrarlo y no paraexhibir nuestro vestuario.Debemos vestir decorosamente como hijos de Dios. Quenuestra formade vestir refleje nuestro ser interior, que reflejemos aCristo.ConclusinTodos estos aspectos hacen a la reverencia en el templo. Dios esnuestro Amigo; esverdad que te-nemos compaerismo con l. Podemoscontarle todos nuestrosproblemas porque l estar a nuestro ladoayudndonos. Pero tambin es nuestroHacedor. El nos hizo y nonosotros a nosotros mismos. Le debemos reverencia, notemor nimiedo, reverencia profunda como seres humanos finitos, ya que l esinfinitoy dueo de todo lo creado.Dios quiera que por medio de estas refle-xiones comprendamos quela cortesa yreverencia en el templo son muy importantes. Pensemosque tal vez por nuestraforma de proceder alguna vez, sin saberlo,alguien perdiera la nica oportunidad ensu vida de salvarse o adoraral Seor en espritu y verdad.LA ADORACIN, LA FAMILIA Y LA MSICAEduardo SteeleAlgo que siempre me da gran gozo es cuando veo una familiaentera adorando alSeor en el templo. Me inspira y anima ver esaunidad escuchando, orando,cantando y participando en el culto. Quizla razn es que es un cuadro bello porque
  • han descubierto los elementos bsicos que constituyen ycontribuyen al ambiente deadoracin. Conocen y disfrutan de losbeneficios de hacerlo as.La Biblia nos dice en el Salmo 24:4 cmo la familia puede entrarpara adorar alSeor: limpio de manos, es decir santo en susacciones; puro de corazn o santoen sus motivos y emociones; que noha elevado su alma a la vanidad, es decir,santo en su mente ypensamientos; ni ha jurado con engao, o sea santo con sulengua.Recordemos lo que dijo el salmista en el Salmo 100:4: Entrad porsuspuertas con accin de gracias, por sus atrios con alabanza; Dadlegracias, bendecidsu nombre , pero cuntas familias entran al temploquejndose del autobus, de lalluvia, del calor y de otras cosas. Unbuen ejercicio sera ocupar parte del comienzodel culto en recordarjuntos lo que Dios ha hecho y cmo nos ha bendecido durantelasemana.Debemos como familia aprender el idioma de la alabanza al Seoradorndole portodo lo que l es, dndole gracias por todo lo que hahecho. Un buen ejemplo seencuentra en 1 Crnicas 16:1-36. Hay por lomenos 23 mandamientosreferentes a la alabanza al Seor usandopalabras como: invocad, alabad, dad aconocer, cantad, hablad,gloriaos, algrese, buscad, haced memoria, proclamad,tributad,traed, venid, postraos, temed, gcese, aclamad, decid. La familiadebehacer suyas las palabras como: alabo, exalto, ensalzo, adoro,magnifico, glorifico,bendigo, doy loor, honro. As llegamos, comofamilia, a un concepto y a unconocimiento ms amplio de quin esnuestro Dios.Adoracin incluye tambin reconciliacin. Miremos en Mateo 5:23, 24elcontexto de si has trado tu ofrenda; no es una ofrenda comocuando pasamos unplato mientras alguien toca el ofertorio. Aqu esel momento solemne de ofrecer elanimal delante de Dios para recibirperdn; es decir, el punto culminante del cultoantiguo de adoracin.No pode-mos tener adoracin si no hemos ido pararestablecer lasrelaciones quebrantadas y hemos perdonado a los que nos hanofendido(Mateo 18:22, 35). La familia no puede adorar a Dios, a quien nohavisto, cuando no ha podido reconciliarse con los que puede ver.En la reconciliacinverdadera sembramos las semillas para unavivamiento real.Es posible que alguien se pregunte: Habla la Biblia sobre unafamilia adorandojunta en el templo y los beneficios de hacerlo? Laverdad es que a pesar de que enel templo de Salomn haba un atriopara los varones y otro para las mujeres, vemosque el requisito eraque cada familia subiera a Jerusaln para adorar. Llegabanporfamilias, como la de nues-tro Seor Jess (Lucas 2:41-52). Nuestroejemploprimordia
  • Publicaciones Similares