bibliográfica -

Click here to load reader

Post on 30-Jul-2022

0 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

iit
o
a
la
o
SUSCRIPC'ION
idie, un mes 0'50 ptas esto de España, trimestre. 2`00 stranjero, trimestre. . 2'50 »
iblo X 0,1,1<0 535 Ekhe 19 de reqienaire de 192Z
Bibliográfica Trabajos premiados en los Juegos Florales , de
Elrhe.--“COLECCION ILLICE).
El 1-Rimero 6 de esta publicación, que aparece men- ialmente en Elche, contiene cuatro trabajos justa-
tole premiados en los Juegos Florales de 1920.
os dos primeros, de los que son autores L. Albert y Abarra, constituyen una elocuente defensa de la queza forestal, y especialmente de los huertos de
abrieras que han dado renombre a Elche, prestán-
ole pintoresca y singular fiSonomia de ciudad ci len-
O. A pesar del escaso valor de los despojos de la-
álrnera, no faltan individuos ni Corporaciones sin dicto estético que se dedican a la tala del bello
bol. El fenómeno es viejo en toda España. Pro- 'Ocias enteras han visto con 'dolor arrasados sus
osques por la codicia de Ayuntamientos y particu-
res. Los más corptdentos ejemplares de la flora, cional, ornato de la tierra y elemento de purifica- ón de la atmósfera, son brutalmente cortados para intentar tal vez las cocinas y chimeneas de conce- les desaprensivos y propietaries incultos. La Civilización moderna (con letra mayúscula) no podido acabar con tres clases de salvajes: los ene-
'gos del árbol, los enemigos del animal y los ene- iigos del hombre. He dicho salvajes y lo repito,
Orque no es digno de los beneficios de la civiliza-
órt el ciudadano que destruye las plantaciones, o " Ova al noble caballo a morir asesinado en los circos
lurinos, o demuestra su espíritu antisocial esquil-
ando salarios o defraudando al Estado en el pago !los impuestos o inmovilizando su capital en las rjas de los Bancos, cuando no fomentándolo N'ar Odio de las viles artes de la usura. ¿Qué representan los magníficos palmerales de Iche para un filisteo? ¿Qué valor tiene un monu-
Revista Semanal, Organo
Artística Blanco y Negro
No se devuelven los originales.
mento glorioso para un casero vulgar? Así, poco a
oco, un industrialismo bárbaro va mutilando a Es-
paña y privándola de sus mayores encantos, que son los de sil arte y su suelo. L. Albert y P. Ibarra pro- testan de ello con la santa indignación propia de dos
poetas. ¡Inútil indignación y vana protesta! Aquí no
importan palmeras, ni cuadros famosos, ni esculturas de mérito, ni trozos de mural!a ennoblecidos Por el heroísmo dé nuestros abuelos: lo útil, patriótico y es- tético son las cuentas corrientes, el automovilismo
desenfrenado, la eterna cuchipanda, el pordioseo de
cargos y honores y el sindicalismo burocrático disfra- zado con máscara de austeridad legal. A Mí me pa- recen tan malos españoles los que destrozan los pal- nierales de Elche como los que, so pretexto de aspi- raciones no siempre justas, interrumpen ccn una
afrentosa huelga la vida y el intercambio nacional.
Los otros dos trabajos tratan de la instrucción pri- maria como base para el desenvolvimiento de las ri- quezas de un país y de la influencia de la educación en el bienestar de los pueblos. Sus autores son D. Sánchez y E. Primo. Suele darse demasiada im-
portancia a la instrucción Y muy poca a la educación.
Sin embargo, aquélila es sólo una parte de ésta, y
ciertamente la menos valiosa. Los hombres instruí- dos que carecen de educación son elementos pertur- badores de la armonía social: Al hablar de educación
no nos referimos sólo, ¡claro es.tá!,, a la cortesana, sino principalmente a la étita. Se puede ser muy ur- bano y amable y tener podrido el corazón y torcida la conciencia. Se puede saber Geometría y Filosofía, Retórica e Historia y ser sin embargo un perfecto salvaje sin sentido moral.
El mamífero que a sí mismo se llama <homo sa- piens» siempte se ha pagado más de palabras que de obras, de vana ciencia que de conducta sana. ¡Grave y grosero error! No creemos que la erudi- ción, por sí sola, haga grandes a los hombres y cons-
NUEVA ¡LUCE
¡huya mi título al respeto social. Existen algunos ca- balleretes en esté mundillo español, los cuales pien- san que !a Moral es ciencia -meramente especulativa o de acarreo, y yo escuché con asombro a uno de ellos hacer la peregrina afirmacibn de que la médula de todo proceso educativo está en los deportes físi- cos y en e! cultivo de las ciencias exacras y natura les:, <De modo—le argüí—que usted cree que sabien- do la regla de trea, el balompié y la historia natural, el hombre es casi _tan perfecto como nuestro Padre que está en !os cielos). <iNo!---ine respondió aira- do -a-; pero todo eso de la Moral es cosa 'que varía, mientras que las Matemáticas son la única verdad positiva y etdrna). s<iNo, señorls—le .repliqué—. El falsario- , el 'bruto, el calumniador, y el hornicida'siein- nrelueron reputados seres antisociales . Esto es tan e*-11Cto. cómo e! postulado de 'Ea:el :des y mucho más traSeendental para la dígidficación de la especie que lag ecuaciones de segundo grado y el_conooimiento de los reptiles y los peces.
El fin de la educación, corno Pregonan en sus be- llos artículos los autores premiados, no puede ser Otro que hacer al hombre mejor., más abnegado y más capaz para la obra de la cooperación mutua en que consiste todo progreso social; El ejemplo cordial re- dime más almas que todas las teorías. Un niño car- gado de diplomas y de notas de sobresaliente no será., andando el tiempo, otra cosa que un pedantue- lo si su cultura no tiene firme ciiniento filosófico, o un anarquista teórico o de acción si en su alma ani dan el odio o la envidia.
Somos un pueblo ineducado. Se enseña aquí a los niños diariamente tin Curso práctico de grosería e, in- disciplina, cuando no de crueldad. Viven en el arro- yo; zumba constantetneate en sus oídos la blasfemia y la frase injuriosa; conviven con el padre intempe- rante, la madre deslenguada o el hermano disoluto; - contemplan asombrados el espectáculo de un hogar donde escasea el amor y falta el respeto, y !as ense- ñanzas de la escuela que ian pronto borradas con -las crueles lecciones, de una realidad saturada de repug- nantes egoísmos. ,¿Qué priede salir de este largo cur- so preparatorio, sino bajeza, iilcuitui a e hiltintos des- moralizadas? Son en España los pequeeTroa, hordas, por culpa de los grandes.

dos que bárbaros, y veo en el circo taurino lo !sal]] que ve Unamuno: un desahogadero de la groseri española.
Ya sé que estas lamentaciones son de mal gusto pero yo id6 escribe. para diverrir a los bel'ados, aprendí a contemporizar eón los vicios 'nacionales El ochenta por cielito de los españoles actuales cree que la <virilidad- se acredita dando estocadas a lo toros, bebiendo hasta emborracharse y .atentando pudor de la mujer. Y, ¡es claro!, de una generad() de laurófilis, de alcohólicos y de sátiros no paed salir 'sino una descendencia de brutos, de iritenTperan tes y de micos lujuriosos. Ignoro si entre loa herli urriagueles estará permitido <cardar y patear hastE las tres de la auanana, como lo está en, numenasal tabernas de esta corte. En cambio estoy- cierto 1211 que el niño que vea a au padre mover las caderas ve. luptuosamente, exhalar ayes como un enfermo o gri• tar joiés! como una damisela,- no incurrirá en la cals didez de creerle agnado de Rodrigo Díaz de Vivar o del héroe de los Castillejos.
PASCUAL SANTACRUZ (De la Revista Nuestro Tiempo, de Madrid).
LA LLUVIA Por fin, el cielo se ha acordado de -este desdichado
país y nos ha obsequiado don una lluvia que, según los labradores, puede calificarse de buena. Los pocos sembrados que había, se han alegrado, y se sembrará lodo lo que aún no lo estaba. Y puede decirse que con estas aguas queda asegurado un buen pi incipio de cosecha
0-2
. Otro aspecto de la actualidad local -.provocada por la lluvia, es el estado de las calles, tantas veces de- nunciado por la PrenSa y tan poco tendidas por los administradores de todos los tiempos. ¿Qué podremos decir de ésto que no' se baya dicho una, cien, mil, millones de veces? Cuando leemos en las Crónicas de, viaje de un escritor ilustre lal referencias 'de 1111
pueblo del Norte de América que tiene centenares de empleados ocupadcs solamente en vigilar a los time seuntes para evitar que escupan en la calle fuera de los recipientes dispuestos al efecto e intentamos es- tablecer una comparación de aquel pueblo con el nuestro ¡qué :doloroso desconsuelo se apoden de nuestro ánimo! Los que escriben loas y prodigan elogios a las bellezas de lineslro pueblo; los que: nos admiian desde lejos y los que. nos gobiernan de cerca, quisiéramos que en días como estos de post- lluvia , pasearan por estas calles desde la !fleta al Rara! y desde e! ',fano lasta el final del P'ilet de
o e
c esta porquería.
y para iiiialilar estas notas rozaremos otro aspec-
de la cuestión, aunque por su importancia requiere, °un artículo', 'sino un libro para ser tratado con la xtensión y el empuje que merece. Nos referimos al lamentable hecho de que, en las rísimas ocasiones como la presente que por haber ovido por los vesantes del Pantano y de los afluen- s a este, vemos discurrir por el lecho del Vinalapó probablemente ir a perderse en el Saladar esas vas tan preciadas, tan deseadas, tan ricas y tan liles como necesarias para nuestra agricultura. Aún n el pasado siglo era mo ivo de, fiesta general cuan- o Sc llenaba el Pantano, porque ello aseguraba agua siiciente Para un año por lo menos y quedaba sal- ada la cosecha.:Pero.hoy nó. Cegado el. Pantano e Mil para contener más allá de unos miserables cen- liares de metros cúbicos de agua,ctiando como alto- llueve •y se podría „almacenar una buena reserva
pida para nuestros campos, asistimos con dolor al isto espectáculo que ofrecen esas aguas ,que co- en por la Rambla y van a perderse ea el Saladar. os sucede algo así como a Tántalo que tenía el gua al alcance de la mano y no podía beberla a pe- ar de estar muriéndose de sed. Es una de las múlti- !es facetas que reflejan la apatía general del carác- r espaÑol. Hemos dejado perder la' mejor 'obra eón
se contaba Elche: el Pantano. y Si bien la Culpa co- espande solo a unos cuantos, las consecuencias s sufre todo un pueblo eminentem ente agrícola co- (Des el nuestro, Víctima siempre de las Seqtrías. ¿No podría intentarse siquiera- el poner remedio a
ste mal? La ingeniería 'moderna cuenta seguramen- con recurs'Os para dar cima 'a una empresa como'
, que supone laihr.pieza del Pantano. Y si hasta ha- poco la Comunidad propietaria ha estado siempre
ás atenta a cortar 'el cupón 41 filial del (Lbrol que niejormay aumentar el caudal de sus aguas, !am- én es cierto que en la actualidad ferman parte de a Comunidad, o mejor dicho de la junta adminis- ativa elementos e.nprendedc.res,, actives y capaces,
[ cuyas cualidades hay , motivo para confiar en, una
tensa labor regeneradora. .A la acción de estos ele - entos débesela modernización de los brazales de ego, convertidos hoy en elegantes cpintles,de inatu- stería, y la moralización que se cbserva hoy día en
S costumbres y relaciones establecidas entre ven- 'dores y compradores de esas aguas. 'En más de una ocasión hemos pensado escribir un lículo de loa para el vocal CoMisario Sr. Sempere, tilicipal, sino único factor de Oda esta labor de re- . , ...ición moral y material impresa a las agtias del
i:ao, pero hemos desistido de ello pensendo que
las obras buenas, personalizadas es empequeñecer- las, no por quien las dirige o ejecuta, sino por insu- ficiencia de quien las comenta. Pero hoy que inciden- talmente se nos viene el asunto a loe puntos de la pluma, no queremos dejar de hacer pública mención del aplauso a que es acreedor, y hacerle el siguiente
EN VIO Seiler D. Antonio Sempere, vocal Comisario de la
Comunidad de Aguas del Pantano de Elche: ¿No esti- man usted y la digna Junta de que forma parte sensi- bilisimo el que se pierdan esas aguas con que tan de tarde en tarde nos obsequian las nubes y que pudien- do almacenadas para riego podrían convertirse en riqueza inmediata y efectiva para esa Comunidad y en trabajo, pan y alegría para Elche y su térmico? Y si lo estiman así ¿sería equivocado esperar de su gestión y de la de todos los señores que con usted forman- ea Comunidad el intento, la iniciación si- quiera de la grande obra de limpieza y reconquista del Pantano? Reconocemos la enormidad del empeño, pero no hay empresa por grande y dificultosa que sea que no ceda al esfuerzo de la humana voluntad cuando ésta se inspira en el Bien y está asistida de una actividad y una inteligencia como las que en usted concurren.
P. PASTOR MACIA
Para la flia, lo mejor :•9 el frii\insaft- NIco 739 RE.
Todo de barro Estamos en pleno periodo de lluvias. Los agricul-
tores se hartaron de mirar al cielo corno implorando clemencia en espera del agua salvadora. Llegó al fin la lluvia que redime corno cortando la cadena que ata a la miseria y el . agricultor afanoso esparce el grano... y a volver a mirar al cielo a ver cuando llueve.
En cambio, en los barrios extremos de Elche don- de imperan las casas de nueva construcción, mira- rZat al cielo así como diciendo ¡Señor, que no llueva más, que esto se hunde!
Y es que eso de emprender obras y más obras sin líneas fijas (hay ensanche aprobado. a tres orienta- ciones distintas) tendrá más. o menos' impertancia;
• pero -cine se' consienta la construcción de viviendas, por humildes que sean, hechas de barro y nada más que de barro, esos.. no tiene calificativo.
Si Dios hizo a nuesfro padre Adán de bario y se perdió en la primera ocasión, ¿qué 'no pasará con
-esas casas, todo :barro y hechas por manos humanas,
NIJEVAILLICÉ?,
.más o menos maestros? Por que esto de los maes-
tro s no quiero ni comentarlo, ¡todos somos maes-
tros! Por más que .yo estoy criticando y tal vez me haya
ext.' edido en mis- murmuraciones... El barro, pensando más cuerdamente, debe de dar
resultados admirables. ¿Cano si no se hiciéron esas
hermosas platas de batro que adornan nuestra 'her-
mosa ciudad? Las calles tan espaciosas, tan adornadas de char-
quilos pequeños y de lagunas de consideración, con
montículos más o menos elevados, dan palpable
ejemplo de ello. Hace tnio,a días luí a acompañar el cadáver del que
en vida fue buen amigo. A su entierro aeudiò nume-
roso acompañamiento. Ibanaos por las calles corno
podíamos: en algunas calles, por la acera, en otras
por el arroyo, pues ni aceras hay. Al salir la ItIste Comitiva a la plaza Mayor, nos
internamos por las calles del Carmen, plaza de las
Barcas, a la Bajada, del Puente, donde como costum-
bre de rigor se despidió el duela. • ¡Qué espectáculo níás desagradable! Los señores
que presidían el duelo, para despedirlo, tuvieron que
atravesar charcos y más charcos Ilenándose- de barro
hasta las cejas y no sabiendo ya por alcaide pasar.
¿Y no hacen nada por evitarlo los que deben, pue-
den y no sé si quieren? No entro en averiguaciones; pero, hasta tanto las
calles se arreglen como deben, ¿por qué no cambiar
el itinerario? Los de la parroquia de Santa María, al llegar a la
calle de Canaiejas, pueden seguir por la Plaza Ma-
yor y calle de Alfonso XII y hacer la parada 'en el a mismo lugar que ahora.
Y- así, sin alterar 'la eterna rutina de que se despi-
da allí el duelo por tarifa reglamentada, yysin hacer
mayor recorrido que el actual, resultaría ,más cómodo
para los que por desgracia han de acompañar las res-
tos de un ser querido y más respetuoso para estos
actos que bien se lo merecen. Seguir como hasta aquí es condenarnos al bai ro
hasta después de muertos. MANUEL GUTIERREZ
Dolor de cabeza, neuralgíae, gripe, oe
curan con el SeLLO Z€3.
De la Cartera Ha rendido su tributo a la muerte D.» Teresa San-
sano, viuda del que en vida fué José Ripoll Selva.
Enviamos a los socios de la importante firma de la
localidad •Ripoll Hermanos» el testimonio de nuestra condolencia, con tan triste motivo.
—Ha dejado de existir D. Francisco Martínez Na• dal. El acto del entierro fué una verdadera, demos- tración da las muchas simpatías de que gozaba el fi- nado .Quito Na/ por cuyo nombre era muy conocido
de todos. —Tambien_ falleció en la pasada semana el joven
Francisco Antón Antón que desempeñaba el cargo
de atrilero en el sexteto del Teatro Kursaal. Fué per-
sona justamente apreciada de.todos por su honradez
y dotes personales.
2 1 . Ha dado a luz felizmente una preciosa niña, la es-
posa de nuestro buen amigo Rafael Almela Remitan.
Nuestra enhorabuena a los dichosos padres.
(1) Ha regresado de su viaje nuestro querido amigo
el industrial de esta plaza D. Manuel Lúcerga.
Esta noche, de nueve a doce, tendrá lugar en los
salones de la Sociedad <Popular Coro Clavé», un
gran baile, el cual estará amenizado por una notable
orquesta. En nombre de la Comisión organizadora quedan
invitadas cuantas señoras y señoritas deseen asistir.
(5 2 Hemos abrazado en esta a nuestro distinguido ami-
go D. Antonio Aguilar, exjefe de la estación de los
ferrocarriles andaluces y en la actualidad de la de
San Bernardo de Sevilla, y persona que goza en
Elche de generales y merecidas simpatías.
2 S (2 Se encuentra enfermo el Perito Agrónomo D. José
Picó ?lacia_ Deseamos su pronto y total restableci-
miento. ain"
de la bufonada y <Luisita Estesoa, bella y genial to-
nadillera, que ocupa hoy, por méritos indiscutibles
uno de los primeros puestos en la constelación vario
tinesca. LLORENTE
2 S 2 La notabilisima cancionista Pilar Escudero, se en-
cuentra actuando, con el éxito acostumbrado, etí el
Teatro Chapí, de Crevitlente. Jugamos un acierto de la enipresa del Kursaal —
cuyo público la recuerda con tanto agrado —el propar-
cionarle ocasión de actuar nuevamente en Elche.
r-
NUEVAILLICE
Gritribrollíit5
La cobranza voluntaria del tercer trimestre del ac- a l año.. ecoOtrico. de 1222-23; ten«lrá. lugar en las ficinas de esta Recaudación, Puerta Morera núrn
L:tante.les diaS 20 al 25 del presente mes.
-npeRealf~~~soutueson, zans~scasr,
doco Español Agrario Sin perjuicio de las demás operaciones que esta tidAd haya de realizar por medio del «Sindicato
grIcola de Elche* cuando su organización e insta- ojón de oficinas quede terminada, en pone en co- ()cimiento de los sefioros asociados y de los que en sucesivo se adhieran que para demandas de Abo•
o Minnraies y maquinaria Agrícola habrán de irigIrse provisionalmente a nasstro Inspector don ais Saracho, Ael.o, 29, detahando la especie y ntids.d de los que deseen, para servirles en las ejgres condiciones.
AWNIZEZMEIN
oa F1N.t Sc sabe, a ciencia cierta que tanto el menestral ;no el potentado, usan, con asombroso éxito, la
pleetct
COLONIA DE FRUTAS 'pes además de su delicado perfume, purifica la trzósf era en las habitaciones ahuyenta toda cla •
1de microbios de,enf ermedacles contagiosas.
precío, 8 patas
)rogueria de Pérez Segui
hquinas para coser sue- las para Alpargatas, con renzas de yute con alma
Las únicas prácticas
W1111111ARRILLUaR E I go i bar (Guipuzcoa)
Reforma de letra, Cálculo Mercantil, Tene- duría de libros y Correspondencia Mercantil.
Enseñanza completa y a satisfacción en po- co tiempo, por un…