bibliografía pdf

Download Bibliografía PDF

Post on 19-Jan-2016

13 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • BIBLIOGRAFA Amors, Celia. Hacia una crtica de la razn patriarcal.

    Anthropos. 1985 Amors, Celia. Seminario "Las ticas del Otro Generalizado y

    las ticas del Otro Concreto : una perspectiva feminista" (notas). Enero 1992.

    Amors, Celia. "Hongos hobbesianos, setas venenosas". Mientras Tanto, 48.

    Benhabib, Seyla. "El otro generalizado y el otro concreto: La controversia Kohlberg-Gilligan y la teora feminista." Teora feminista, teora crtica. Valencia, Alfons el Magnnim. 1990.

    Benhabib, Seyla. "Una revisin del debate sobre las mujeres y la teora moral." Isegora, 6, Noviembre 1992. Madrid.

    Camps, Victoria. Virtudes pblicas. Espasa Calpe. 1990. Chodorow, Nancy. El ejercicio de la maternidad. Gedisa. 1984. Cortina, Adela. tica sin moral. Tecnos. 1990. Dio, Emilce. La depresin en la mujer. Temas de hoy. 1991. Greeno, Catherine y Maccoby, Eleanor. "How Different is the

    'Different Voice'?" Signs, Invierno 1986. Gilligan, Carol. La moral y la teora. Psicologa del desarrollo

    femenino. Fondo de Cultura Econmica. Mxico. 1985. Gilligan, Carol. "Reply, en On 'In an Different Voice' : An

    Interdisciplinary Forum". Signs, Invierno 1986. Kerber, Linda. "Some Cautionary Words for Historians." Signs,

    Invierno 1986. Luria, Zella. "A Methodological Critique." Signs, Invierno 1986. Prez Delgado, Esteban y Gimeno, Adelina. "Feminismo y

    desarrollo moral." Claves 6, Octubre 1990. Stack, Carol. "The Culture of Gender: Women and Men of

    Color." Signs, Invierno 1986. Tronto, Joan. "Beyond Gender Difference To a Theory of Care."

    Signs, Verano 1987.

  • La tica del cuidado

    Es la disciplina que se ocupa de las acciones responsables y de las relaciones morales entre las personas, motivadas por una solicitud, y que tienen como fin ltimo lograr el cuidado de sus semejantes o el suyo propio. Es la parte en que se destaca la sensibilidad ante la situacin del paciente que sufre, ante el dolor, ante lo desconocido. Es muy importante aclarar que el ambiente hospitalario es muy comn para los profesionales de salud pero no para el paciente, por ende se deben aclarar sus dudas, que l se sienta acompaado, que no se sienta aislado, tener en cuenta sus discapacidades, entre otros elementos importantes

    Se basa en la comprensin del mundo como una red de relaciones en la que nos sentimos inmersos, y de donde surge un reconocimiento de la responsabilidad hacia los otros. Para ella, el compromiso hacia los dems se entiende como una accin en forma de ayuda. Una persona tiene el deber de ayudar a los dems; si vemos una necesidad, nos sentimos obligadas a procurar que se resuelva; tambin tiene que ver con situaciones reales, tan reales como las necesidades ajenas, el deseo de evitar el dao, la circunstancia de ser responsable de otro, tener que proteger, atender a alguien. La moralidad como compromiso deriva precisamente de la certeza de que el bienestar, e incluso la supervivencia, requieren algo ms que autonoma y justicia: el reconocimiento y cumplimiento de derechos y deberes. La tica del cuidado est dirigida a orientar al paciente de una forma integral sobre su enfermedad y guiarlo hacia su bienestar, para que la persona pueda emocionalmente comunicarse con su entorno de conjunto

    La etica del cuidado considera que lo importante no es solo que es lo que hace la enfermera sino, tambin como se realizan los actos, los motivos que lo justifican y si las relaciones positivas son favorecidas o no. Por lo tanto, la confianza que inspiran los profesionales de enfermera, la calidad de sus cuidados y su sensibilidad son todos los elementos constitutivos de la moral.(Ladrn, M J). La conciencia tica es la capacidad de reflexionar de forma critica sobre el comportamiento humano y profesional y depende del grado de madurez alcanzado por la conciencia individual. Se manifiesta cunado se hace necesaria la valoracin de los principios y de los valores ticos que entran en juego en la practica cotidiana. La conciencia tica es sabe la complejidad del hombre y de la problemtica humana, y desarrolla una reflexin pluridimensional, pero no exclusivamente cientfica y tecnolgica, es decir unidimensional, sino que tiene la visin de la persona entera, incluida la socialidad, juridicidad, moralidad y la religiosidad. (Cortse, C. 1992).

    La tica del cuidado es la parte en la que se destaca la sensibilidad ante la situacin del paciente que sufre, ante el dolor, ante lo desconocido. Es muy importante aclarar que el ambiente hospitalario es muy comn para los profesionales de salud pero no para el paciente, por ende se deben aclarar sus dudas, que l se sienta acompaado, que no se sienta aislado, tener en cuenta sus discapacidades, entre otros elementos importantes.

  • La formacin en la reflexin critica sobre el comportamiento profesional es fundamental par evitar comportamientos no ticos. El progreso biomdico, el pluralismo cultural, el relativismo tico, y la subjetividad elevada a criterios decisivos forman un contextos en la que la desicion tica no puede avalarse de parmetros ticos estandarizadas, sino que s forma a travs de un proceso decisional tico que pone en juego mltiples factores. En este contexto actual es muy importante para el profesional de enfermera reflexionar sobre la naturaleza de su profesin que ejerce, sobre los principios y valores en juego, sobre la norma deontolgica, sobre un mtodo cientfico de investigacin y sobre un espacio sobre el que apoyar su conducta. Par lograr esto por lo menos debemos tener :

    1.- Un visin clara de la naturaleza de nuestra profesin y sus objetivos, deriva de la cualidad del sujeto sobre que la enfermera desarrolla su actividad, que es el ser humano con sus necesidades, su libertad y sus aspiraciones a lo trascendente.

    2.- Principios y valores que entran en juego en el trabajo de enfermera, se refieren al comportamiento humano en general y son aplicables alas situaciones particulares a travs de normas d comportamiento.

    3.- Conocimientos de normas deontologicas, es una gua segura de actuacin, cuando estas normas son coherentes con los principios y valores de una etica que respeta la dignidad del ser humano.

    Desde estos pilares el profesional de enfermera se enfrentara a los problemas que actualmente suceden:

    Concepto de calidad de vida y su aplicacin en la toma de decisiones. La obstinacion teraputica Aplicacin de la analgesia y la sedicin Acceso a la atencin especializada: transplantes Reanimacin y el soporte vital Objecin de conciencia Subordinacin relacionada con el disentimiento ante ordenes medicas,

    protocolos de actuacin, la poltica asistencial de determinadas instituciones

    Autonoma del enfermo que en ocasiones se presenta de manera radical; y relacionado son esta autonoma: consentimiento informado, demandas judiciales, gasto sanitario.

    La confiabilidad e informatizacin de los hospitales.

    HISTORIA

    Se origina a partir de las investigaciones en psicologa para describir el desarrollo moral de las personas. Se inicia con los trabajos de Jean Piaget (1932) y Lawrence Kohlberg (1981-1984), quienes en sus estudios para describir el proceso y las etapas del desarrollo moral excluyeron inicialmente a

  • las mujeres, y concluyeron que ellas tenan menos desarrollo moral que los hombres . Puesto que ellas poseen mayor sensibilidad hacia los otros, son capaces de cambiar las reglas; sus juicios se enfocan ms hacia la responsabilidad, y la moralidad se basa en el cuidado del otro. Por el contrario, los hombres poseen un juicio autnomo y sus decisiones son claras; son individualistas y su moral se basa en los derechos de los individuos

    Carol Gilligan (1982) refuta esa conclusin, a partir de los resultados que obtuvo en tres estudios realizados con mujeres: en el primero explor la identidad y el desarrollo moral en los primeros aos del adulto, el pensamiento acerca de la moral y la toma de decisiones, y en los otros grupos estudi la relacin entre la experiencia, el pensamiento y el papel del conflicto en el desarrollo. Sus conclusiones ponan de manifiesto que el desarrollo moral de las mujeres es diferente al de los hombres, pero igualmente valioso. Sealando que ellas, en vez de aplicar principios ticos abstractos a cuestiones morales, de conformidad con las teoras tradicionales, emplean estrategias diferentes en la toma de decisiones. La mujer entiende los problemas morales en trminos de conflicto de responsabilidades. Su juicio moral sigue una secuencia, en la cual primero se trata de la sobrevivencia, luego de la benevolencia y por ltimo de la comprensin reflexiva del cuidado para la resolucin de conflictos. A partir de la teora de Gilligan, en 1984 la filsofa Noddings combin el reconocimiento de la tica con perspectivas sobre el desarrollo moral de la mujer, y centr sus ideas en el valor de los cuidados y la actitud solcita, que encontramos desde el momento del nacimiento, cuando somos totalmente dependientes del cuidado de los dems. Estos estudios marcan el desarrollo de la tica del cuidado.

    Algunos tericos de enfermera han incluido el cuidado como un valor central en las dimensiones ticas de la prctica de la profesin. Gadow, en 1985, afirma que el valor de los cuidados apoya una tica de enfermera dirigida a proteger y promover la dignidad humana de los pacientes que reciben atencin en salud. Watson, en 1985, sugiere que los cuidados constituyen el fundamento de la ciencia humana en la enfermera. Esta disciplina tiene como eje central el cuidado, entendido este como el gran inters de proteger, promover la vida y la dignidad, y se basa en satisfacer las necesidades del otro, generando as grandes sentimientos de bienestar, tanto para quien recibe los cuidados como para quien los brinda.

    Contribucin de Piaget, Kohlberg y Gilligan a la tica del cuidado

    Los estudios de Pia