anunciación en la educación - instituto superior de ?· 2018-08-31 · y anunciación año 6 nº...

Download anunciación en la educación - INSTITUTO SUPERIOR DE ?· 2018-08-31 · y anunciación Año 6 Nº 12-…

Post on 03-Nov-2018

212 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • Den

    unc

    iaD

    enun

    cia

    Den

    unc

    iaD

    enun

    cia

    Den

    unc

    ia yyyy y

    anu

    ncia

    ci

    na

    nunc

    iac

    in

    anu

    ncia

    ci

    na

    nunc

    iac

    in

    anu

    ncia

    ci

    nA

    o 6

    N 1

    2- IF

    D N

    9 -

    IFD

    N 1

    2 -n

    ovie

    mbr

    e d

    e 20

    04 -

    ISSN

    151

    5-17

    27

    en

    la

    edu

    caci

    n

    La orientacin imposible // EscribirLa orientacin imposible // EscribirLa orientacin imposible // EscribirLa orientacin imposible // EscribirLa orientacin imposible // Escribirhistorias de la propia prctica //historias de la propia prctica //historias de la propia prctica //historias de la propia prctica //historias de la propia prctica //Inspectores de ayer y hoy. Perfil yInspectores de ayer y hoy. Perfil yInspectores de ayer y hoy. Perfil yInspectores de ayer y hoy. Perfil yInspectores de ayer y hoy. Perfil yfunciones en la constitucin del campofunciones en la constitucin del campofunciones en la constitucin del campofunciones en la constitucin del campofunciones en la constitucin del campoeducativo de Ro Negro y Neuqun (1884-educativo de Ro Negro y Neuqun (1884-educativo de Ro Negro y Neuqun (1884-educativo de Ro Negro y Neuqun (1884-educativo de Ro Negro y Neuqun (1884-1992) // La ltima dictadura militar y el1992) // La ltima dictadura militar y el1992) // La ltima dictadura militar y el1992) // La ltima dictadura militar y el1992) // La ltima dictadura militar y elcine. Kamchadka // Es posible lacine. Kamchadka // Es posible lacine. Kamchadka // Es posible lacine. Kamchadka // Es posible lacine. Kamchadka // Es posible laobjetividad en las ciencias sociales? //objetividad en las ciencias sociales? //objetividad en las ciencias sociales? //objetividad en las ciencias sociales? //objetividad en las ciencias sociales? //Cmo se presenta el mundo? cmo seCmo se presenta el mundo? cmo seCmo se presenta el mundo? cmo seCmo se presenta el mundo? cmo seCmo se presenta el mundo? cmo serepresenta?. La escala // Percepcin derepresenta?. La escala // Percepcin derepresenta?. La escala // Percepcin derepresenta?. La escala // Percepcin derepresenta?. La escala // Percepcin delos espacios pblicos como lugares delos espacios pblicos como lugares delos espacios pblicos como lugares delos espacios pblicos como lugares delos espacios pblicos como lugares dejuego // El caso de la Plaza del Bjuego // El caso de la Plaza del Bjuego // El caso de la Plaza del Bjuego // El caso de la Plaza del Bjuego // El caso de la Plaza del BSayhueque II, de Centenario // PrimerSayhueque II, de Centenario // PrimerSayhueque II, de Centenario // PrimerSayhueque II, de Centenario // PrimerSayhueque II, de Centenario // Primeramoramoramoramoramor

  • Nostlgicos o progresistas ? Nostlgicos o progresistas ? Nostlgicos o progresistas ? Nostlgicos o progresistas ? Nostlgicos o progresistas ?

    Una serie de hechos vinculados condiscrepancias, demandas o defensas estn

    demostrando que la aparente tranquilidad enla provincia del Neuqun, en la que nos

    invitan a tener confianza, slo se tratabade una tensa calma. La oposicin de

    un sector de la sociedad respecto delas modificaciones de la Ley 2302

    de proteccin integral de los derechos de la niez y la adolescencia y lalucha de los alumnos de la UNCo. contra la acreditacin exigida por laConeau representaran algunos ejemplos. Se nos ocurre preguntarnos siestos acontecimientos y otros, son un ejemplo de posiciones nostlgicas queterminan convirtindose en disposiciones conservadoras o se tratan de unamuestra de progresismo. Tratar de encerrar el anlisis en estos trminos esempobrecerlo o es enmarcarlo en una falsa, maniquea y distractiva dicotoma.O sea, la nueva conflictividad emergente se deslegitima si la planteamos deesta manera.

    En realidad, habra que preguntarse qu es lo que estas manifestacionesestn poniendo bsicamente sobre la mesa. Una posible respuesta podraser que estn recuperando la dimensin poltica de la lucha y por ello, revelanuna forma de resistencia a la lgica neoliberal que promueve una marcadadistincin entre ganadores y perdedores, instituyendo mecanismos defortalecimiento y justificacin de las diferencias. Son manifestaciones quemuestran una disputa con la ingenua mimetizacin con algunos de losdiscursos polticos circulantes o con la doxas tecnocrticas que elaboranrespuestas tcnicas sin problematizar las preguntas. No estn poniendo entensin lo legal, como se est haciendo creer, sino los procedimientosextorsivos e intimidatorios a los que se apela para desplegar una nuevaracionalidad, muy cercana al neomaquiavelismo y muy alejada de laresponsabilidad social. Es una lucha que se opone al intento de reducir losverdaderos problemas sociales a soluciones tcnicas o a la mano dura.Es una apuesta a revisar una tica legalista concebida como cumplimientode reglas, que niega la posibilidad de la consideracin y de la discusin deuna tica social ms amplia. Una tica que presuponga valores, contenidosmorales y por ello, una concepcin de sociedad ms justa. Pretender estoimplicara superar la imitacin y el mero transplante de una globalizacin yuna racionalidad universal y uniforme, como una interpretacin vlida paratodos. Incluso, si se aspira a discutir o a revisar lo que ya no slo estinstalado en el sentido comn, sino legalizado, acto que permitira definircolectivamente hacia adnde se quiere ir y cmo se pretende caminar,inmediatamente algunas autoridades y algunos medios de comunicaciones,hacindose eco, encuadraran la posicin como opositora a la ley. As, ladisidencia queda descalificada y obturada.

    Por lo tanto, esta lucha no es un ejemplo de conducta nostlgica niprogresista sino, una forma de lucha por la justicia social y por ello, seinstituye en una forma de lucha poltica. Es por ello que, la derrota de larazn y de la poltica, dos perdedoras de los ltimos aos, impone msque nunca la apuesta por la razn y la poltica si lo que se desea es resolverla injusticia social.

    N.G.

    2

    denuncia y anunciacinen la educacin

    Coordinacin generalNorma B. GarcaSilvia Prez

    DiseoSilvia Juncos

    ColaboracionesRoberto FollariVictor PavaMara Andrea NicolettiMariela SalasNorma GarcaSusana MillnLeonardo Daz

    Tapa: A. Berni Juanitojugando con su trompo(fragmento)

    Todas las ilustraciones deeste nmero son fragmentosde obras pertenecientes aGustavo Abalde, artistaplstico de Neuqun

    Esta publicacin la realizan, en for-ma conjunta, los Institutos de For-macin Docente N 9 y 12 deNeuqun y est abierta a todo aquelque desee colaborar. La impresinde esta edicin fue posible graciasa la colaboracin prestada porATEN Centenario y ATEN provin-cial. Tirada: 400 ejemplares.

    Enviar aportes a:IFD N 12: Gob. Anaya 295 - Neuqun

    T.E. 4463993IFD N 9: Belgrano s/n - Centenario

    T. E.: 4898032ngarcia@neunet.com.ar

    Auspicia

    FO.CO.DEP.

  • Comencemos por loprincipal: la nocinmisma de vocacin es sinduda problemtica. Est orientadapor un implcito teleologismo, segnel cual en algn arcano de lasubjetividad estara inscripta lavocacin profesional del sujeto: elproceso de orientacin sera,entonces, el develar tal verdadpreconstituida.

    Esta idea sin duda no resiste laexigencia del debate terico.Ciertamente, en ningn espacio dela subjetividad podremos encontrarin nuce el futuro del sujeto, comouna especie de esencialpredeterminacin. Lo que seremosno es nunca una simple extensin delo que fuimos, ni una continuidadhomognea de las tendencias previas.De tal manera, no existe unavocacin que debamos encontrar, pormedio de una bsqueda cuyoresultado adems- slo podrconocerse siempre a posteriori (dadoque slo un tiempo despus podradvertirse la adecuacin o no de laeleccin realizada).

    Como ya hemos sugerido, elsujeto est en apertura permanente(lo cual es afirmado no slo por elpsicoanlisis, sino tambinconstituye una temtica que en sutiempo sostuvieron losexistencialistas). Nuevas condicionessociales, experiencias personales,informaciones adicionales,modificaciones en el plano de los

    LLLLLa orientacin imposiblea orientacin imposiblea orientacin imposiblea orientacin imposiblea orientacin imposible1 FOLLARI, Roberto(*) (Universidad de Cuyo)

    valores, vendrn a reconstituir -cadavez y siempre sin final ni cierre- laselecciones anteriormente realizadas.El hombre es sus elecciones,planteaba en su tiempo Sartre; y sinduda la necesidad de elegir continadurante toda la vida, aun cuandosiempre estemos parcialmentecondicionados por los mrgenes denuestras elecciones anteriores.

    De modo que no hay una eleccinque fuera la correcta, de slo unintento y para siempre. Tal eleccinse pondr a prueba cada vez en elresto de la vida, y all se ver su nivelde compromiso, su consistencia, susostenimiento en el tiempo. Porcierto que alguien puede no cambiarnunca de profesin ni de carreracomo estudiante, y esto no indicanecesariamente que la carreraelegida haya sido la de su vocacin.Puede estarse incmodo en ella, pero

    ser difcil de asumir las dificultadesque el cambio institucional yprofesional exige.

    A la vez, las tendencias de unsujeto en un momento dado de suvida, son suficientemente genricascomo para hacerse compatibles conun ramillete de profesiones diferentes(en cuanto al estudio, compatiblescon diferentes carreras). Se puedetender a las humanidades, y a la vezse podra asumir literatura o filosofa;o a las artes, y tener habilidadconjuntamente para diseo,arquitectura o plstica.Evidentemente, no hay una y slouna opcin para las elecciones queparezcan ms adecuadas a unapersona determinada. Es ms: enalgunos casos las opciones puedenser para nada familiares o cercanasentre s (por ej., msica ymatem