90 a±os de yves bonnefoy

Download 90 A±os de Yves Bonnefoy

Post on 27-Dec-2015

30 views

Category:

Documents

3 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

90 aos de Yves BonnefoyCultura 28 Junio 2013 - 6:47pm Miguel ngel Flores Heredero de Baudelaire, luard y Valry, poeta reconocido por Gaston Bachelard y creador de un universo potico que trasciende la imagen, la ordinariez de los objetos, para esbozar (o traducir) esas esencias, la obra del autor de La Pluie det, Anti Platon y Trait du pianiste, entre otros libros, es un sorprendente itinerario por la espiritualidad creadora, como explica este ensayo a propsito de las dcadas que cumple.

Foto: Especial Ciudad de Mxico Si ha existido un poeta notable en Francia en la segunda mitad del siglo XX, corresponde a Yves Bonnefoy esa distincin. Naci el 24 de junio de 1923. Es, junto con el poeta suizo de lengua francesa Philippe Jaccottett, el sobreviviente de una generacin y, tambin, de una idea de la poesa. Su biografa nos ilustra lo que ha sido el recorrido intelectual y artstico de gran parte de los poetas franceses en el siglo XX. Su longevidad le ha permitido ser testigo del surgimiento y desaparicin de pases enteros, de sistemas polticos, de corrientes y escuelas literarias. De viva voz recibi lecciones de Valry a travs de sus conferencias en el Colegio de Francia. Dialog con un Breton, del que an admira su primera etapa surrealista, que perme su poesa con una idea muy especfica de la libertad creadora y de todo lo que pueden aportar a la poesa las potencias del sueo y el deseo, pero quien tambin le provoc un profundo desencanto, pues en la etapa final de su vida haba perdido su vigor creativo y se regodeaba en actuar como el pontfice de un surrealismo envejecido al que no lograba insuflarle nueva vida.La biografa de Bonnefoy es rica en todo tipo de acontecimientos. Su biografa es tambin el reflejo de los cambios sociales que se han dado en el mundo. Su infancia transcurri en la pobreza, todo indicaba que no tendra como destino el mundo de las letras y las ideas, pero los cambios en el sistema educativo francs, que dio paso a la educacin obligatoria y los programas de beca, le permitieron superar las desventajas de su condicin social: alcanz los ms altos grados acadmicos y se convirti no solo en un practicante de la poesa y la crtica sino en un destacado estudioso de la artes plsticas.Yves Bonnefoy naci en Tours. En su infancia, quien ms influy en su futuro destino como poeta fue su abuelo. Su padre haba sido entregado a los jesuitas para que se convirtiera en sacerdote, pero se neg a los estudios y termin como mecnico construyendo locomotoras. El abuelo, maestro de primaria, tena gran inters por la cultura, y escribi varios libros con la esperanza de ser publicado, pero no rebas el ambiente de la provincia. Para Bonnefoy fue definitivo el contacto con los libros de la biblioteca de su abuelo. Estudi el liceo en su ciudad natal y luego ingres a la Universidad de Poitiers con el vago propsito de estudiar ciencias exactas, pero consider que esos estudios lo convertiran en un profesor cuando lo que en verdad quera hacer en la vida era escribir. Escribir poesa, saba que su aprendizaje de la escritura y la lectura tenan como fin cultivar ese gnero. Cuando cumpli 17 aos, una ta le regal una antologa de poemas sobre la que escribi en la primera pgina: para mi ahijado, futuro poeta. En la primaria, el programa de estudios inclua la lectura de Vctor Hugo, de los poetas romnticos y parnasianos. Gracias a la biblioteca de su abuelo ley a algunos poetas del siglo XIX como Alfred de Vigny, que lo deslumbr. En la escuela se ganara un premio recitando uno de sus poemas. La misma biblioteca le permiti estar en contacto con los autores clsicos como Racine y Corneille. Siempre consider que su lectura minuciosa de los autores clsicos de su lengua le dio una ms amplia perspectiva de la poesa en comparacin con sus colegas de generacin que se demoraban en la lectura de los surrealistas: Michaux, Prvert, luard, Aragon, en fin, los poetas que llevaron a la cumbre la modernidad en la poesa francesa. l ya haba pasado por las pginas de los fundadores de esa modernidad: Baudelaire, Nerval, SainteBeuve. Luego lleg el deslumbramiento ante la lucidez y la inteligencia de Valry, quien en la ltima etapa de su vida escribi dos grandes poemas que significaron la resurreccin de un desgastado simbolista del que ya nada se esperaba. El cementerio marino le sigue pareciendo una pieza singular de la poesa francesa, lleno de inmortal hermosura. Sin embargo, como Cioran, hizo un ajuste de cuentas con el poeta admirado que se plasm en su ensayo Valry, el apstata. Su admiracin por luard tambin perdi lustre. Fue importante para l en su juventud pues le mostr un camino ms generoso que la poesa de Baudelaire y Valry, los maestros de la primera etapa. La lectura del antiguo surrealista lo alej de la influencia de estos dos poetas. Las lmpidas imgenes de luard, segn su confesin, lo ayudaron a imaginar una poesa ms sencilla, ms fluida, ms luminosa. Pero a fin de cuentas, la poesa de luard adquiri un tono de facilidad que le hizo perder atractivo y la envejeci.Considera que fue afortunado en cuanto al asunto de la publicacin de sus libros. De joven pens que el nico medio de hacer llegar sus poemas a los lectores sera financiando l mismo la edicin de su poema Trait du pianiste. Haba conocido a la legendaria librera Adrienne Monnier y a su agente de ventas, Maurice Saillet. Como se recuerda, Adrienne Monnier patrocin e hizo circular la novela de Joyce, Ulises, tanto en su versin original (ingls) como en su traduccin al francs. Ambos libreros vieron con simpata los comienzos de Bonnefoy y le hicieron el honor de vender ese poema, que exhibieron en la mesa de libros recomendados al lado de Ulises. Despus Monnier, al hacerse cargo de la editorial Mercure de France, le pidi al joven poeta un libro. As apareci bajo ese sello lo que sera en realidad su primer libro: Du mouvement et de limmobilit, en 1953. Un dato triste para Bonnefoy fue la desaparicin de la librera y el suicidio de su duea cuando el libro sali de las prensas.Para Bonnefoy fue de suma trascendencia que Gaston Bachelard se haya ocupado de su obra potica. En Bachelard admir no al hombre ocupado de meditaciones estticas sino al filsofo de slida formacin cientfica en el mbito de las ciencias exactas. La importancia para Bonnefoy del estudio de Bachelard sobre su poesa fue la distincin que hizo entre escribir versos y escribir poesa. A partir del enfoque de Bachelard, Bonnefoy elabor una idea de la poesa, que expres en una entrevista. Coment que mucha de la poesa que se ha escrito en el siglo XX sufre de una prdida de la unidad: En la poesa solo puede haber un enfoque parcial, lo que sustituye al objeto por una simple imagen y para (nuestros sentimientos) una expresin verbal lo que provoca la prdida de la experiencia ntima. Por otro lado, nada hay antes del lenguaje, pues no hay conciencia, y, por lo tanto, no existe el mundo sin un sistema de signos. En realidad, es el ser hablante el que ha creado este universo, incluso si el lenguaje lo excluye a l de ste. Lo que significa que estamos privados a travs de la palabra de la autntica intimidad que somos, o de lo que pertenece al Otro. Necesitamos la poesa, no para recobrar esta intimidad, lo que es imposible, sino para recordar lo que hemos perdido y para probarnos a nosotros mismo el valor de esos momentos cuando somos capaces de ir al encuentro de otras personas, rboles, o cualquier cosa, ms all de las palabras, en el silencio.

La poesa es aquello que quiere liberar a los hombres de los prejuicios y quimeras que los empobrecen" BIBLIOGRAFA Octavi Marti 10 ENE 2004 Tras diez aos de silencio, el poeta francs publica un nuevo libro de versos, Las tablas curvas. Su traduccin al castellano coincide con la aparicin en Espaa de La nube roja, una recopilacin de sus ensayos sobre artistas como Bellini, Mantegna, Morandi o Mondrian. En esta entrevista reflexiona sobre la importancia del lenguaje potico en la sociedad contempornea.Yves Bonnefoy (Tours, 1923), poeta, ensayista, crtico y traductor, es uno de los grandes escritores vivos en lengua francesa. Ahora se publican en espaol dos de sus libros, lo que vuelve a poner de actualidad a este apasionado de las letras, y tambin de la pintura -Bonnefoy prepara un ensayo sobre Goya-, que responde a las preguntas de Babelia ms all de las estrictas urgencias editoriales.

PREGUNTA. Usted ha dicho que el gran vehculo de la poesa es la confianza, primero en el otro, luego en la palabra. Su obra est muy marcada por la voluntad de renovar las relaciones con el mito y lo arcaico. Se trata de un deseo de retomar la palabra original, liberada de adherencias de todo tipo?"La razn es el nico motor concebible del posible progreso humano""Si los poetas se han dejado llevar al terreno de las ensoacio-nes idealizantes se debe en parte a que la tradicin filo-sfica occidental no ha sabido liberarse de sus quimeras"RESPUESTA. Es cierto que desde siempre me he interesado por el mito. Hace dos dcadas coordin el trabajo de historiadores y analistas franceses de los mitos en un Diccionario de las mitologas concebido como una encuesta sobre la naturaleza de los mitos y su razn de ser. Pero no por ello creo que el futuro de la sociedad -o el futuro del espritu, pues no quiero separarlo de aqulla- sea, como crea ese gran pensador del surrealismo que fue Andr Breton, la creacin de un nuevo mito en el seno del cual las necesidades humanas puedan establecer una dialctica y armonizarse. Tal y como demuestran los estudios de las ms opuestas sociedades, los mitos son siempre el resultado de mltiples componentes, muchos de ellos impensados, es decir, fruto de confusiones y errores en la apreciacin de las situaciones de la vida. Lo que vale es la razn, el trabajo de la razn, el anlisis de esas estructuras complejas o de los deseos y las ambiciones de poder de grupos particulares que se ocultan tras seudoverdades. A partir de ah es posible separar de toda esa amalgama la forma natural de intercambio viable entre las personas,