08 - el simbolismo del dominio

of 22/22

Post on 29-Mar-2016

265 views

Category:

Documents

10 download

Embed Size (px)

DESCRIPTION

Tratado para el curso arquitectura Clásica

TRANSCRIPT

  • El Simbolismo del Dominio El Simbolismo del Dominio

    Arquitectura Totalitaria del Tercer Reich

  • Indice

    Introduccin

    1. El poder plasmado en un idealTiffany Martnez

    2. Templos de Guerra Felipe Torres

    3. Movimiento de Masas en el Tercer Reich3. Movimiento de Masas en el Tercer ReichIrene Arango

    4. Arquitectura del Odio. Opresin y Poder en los Edifcios del Estado NaziJuan Pablo Uribe

    5. La Re-culturizacin del Tercer ReichMelissa Ferro

    6. Ascenso y Poder Alemn Juliana Gaitn Juliana Gaitn

    7. El invisible y Secreto Plan de Destruccin Ixa Bachman 8. In Memoriam Mara Jose Gmez

    Conclusin

  • El tratado tiene como finalidad representar el poder de la arquitectura nazista en el Tercer Reich, partiendo del hecho que existen diversas variables que influyen en la arquitectura y el urbanismo de este perodo. Asimismo es un medio para generar en las personas sen-timientos emocionales de inferioridad por la grandeza de la arquitectura y del rgimen poltico de Hitler. El totalitarismo se explica junto con la cultura alemana entre guerras mun-diales y se ve reflejado tanto en la vivienda, la infraestructura, las utopas nazistas, el arte, el cine, los campos de concentracin y el espacio pblico.

  • Durante la poca de la Alemania Nazi, Hitler y su gobierno hacen un gran esfuerzo por controlar la vida cotidiana de su pueblo, la guerra y el gran poder que queran trasmitir. Por esta razn utilizan la arquitectura la cual establece su autoridad, su

    poder, la creencia del socialismo nacional , la idea dominante de la raza aria y la iden-tidad Nacional Alemana. Esta arquitectura seria intimidante, totalitaria llena de poder

    y con un trasfondo lleno de ideas de control y supremaca. El mas ambicioso proyecto de Hitler pretenda ser el mayor logro nazi, es as como su objetivo principal era una nueva capital mundial la cual costaba con derrumbar Berln

    y construir con una invencin Germania. De esta manera se ven desarrollados planes que se basan en un centro emblemtico el cual quera simbolizar el dominio de Hitler hacia el mundo. De esta manera se quiere analizar el propositivo y las par-ticularidades con las cuales se basan para desarrollar la ciudad ideal teniendo en

    cuenta como el sujeto se ve afectado a estos cambios y cambia sus pensamientos me-diante el aporte arquitectnico que se quiere hacer.

    Primeramente, Hitler detestaba Berln, le pareca una ciudad decadente, no em-blemtica, la consideraba un espacio que no simbolizaba sus ideales, como ya se

    haba mencionado l y su gobierno queran tener control sobre todo los aspectos que afectaran el plan de poder y supremaca en cualquier rincn de la ciudad. Para su r-gimen era la ciudad con enfermedad arquitectnica debido a los tantos almacenes de judos que se ubicaban dentro de la ciudad. Por otro lado Hitler haba sido elegido por el pueblo, pero por cada 4 Berlineses 1 haba votado por l, esto era una ofensa, que el quera hacer pagar, por esta razn el planteamiento de la ciudad ideal hara que muchas familias quedaran sin hogar. No le importaba a costa de que lograr sus objetivos para volver Berln lo que el quera que simbolizar, tenia que hacer que la

    ciudad ideal fuera una insignia del gran poder de el rgimen.

    Hitler le designa a Albert Speer su arquitecto de confianza la remodelacin de Berln, tarea la cual fue agotadora y llena de esfuerzos no visibles debido a que solo se de-

    sarrollaron algunos proyectos. La obsesin de ver sus proyectos ya realizados hizo que tanto como Hitler y Speer establecieran un vinculo el cual hace que la Arquitectura se

    vuelva de gran importancia para el rgimen dndole la expresin que el poder necesitaba para llegar a su pueblo. Se quera un legado que no tuviera fin, algo que sujetara a las personas y las hiciera creer, vivir, sentir lo que ellos pensaban, queran que la que la gente se sintiera orgullosa de su pas de los ideales y se apoderara cada da

    mas de lo que les hacia sentir la arquitectura.Las edificaciones tenan que ser capaces de resistir el paso del tiempo y de esta

    manera perdurar en la historia de la humanidad. Este planteamiento constaba con re-modelar numerosas edificaciones no adecuadas con el propsito y convertirlas en un

    ideal.

    1El Poder Plasmado en un IdealResulta interesante la atencin que Speer puso en que la zona delimitada por losdos extremos de la Gran Avenida demostrase el podero poltico, econmico y militarde Alemania, situndose el soberano absoluto del Reich en el centro y, dominando todoBerln, la Gran Sala como expresin mxima de poder. 1

    Berln empieza s sufrir su proceso de remodelacin el cual la iba a llevar a ser la Capital del ImBerln empieza s sufrir su proceso de remodelacin el cual la iba a llevar a ser la Capital del Im-perio, su nombre iba a ser Germania, un lugar donde Hitler iba a vivir y tenia la obligacin de acoger los edificios oficiales y los de carcter festivo y conmemorativo . Se designa as un doble eje de norte a sur, este o oeste que cruzara la ciudad y a su vez redondeaba con diferentes alturas por cinco anillos que facilitab el desplazamiento de un extremo al otro. Estos anillos serian atravesados por Calles de modo radial las cuales convergan al centro de la ciudad, donde se iba a levantar la sala de reuniones mas grande el mundo y frente se situara una plaza de grandes dimensiones donde caban 1 milln de personas, esta misma plaza seria el centro de de grandes dimensiones donde caban 1 milln de personas, esta misma plaza seria el centro de Berln y encontrara en su otro vrtice el arco del triunfo el cual conmemora el recuerdo de los cados durante la I guerra mundial. Entre la sala del despacho de Hitler y el arco del triunfo se iban a disponer los ministerios que eran 11 asi como edificios oficiales y la nueva cancillera, entre estos espacios si iba a disponer escenarios vinculados con el partido y el estado. Es as como Berln estara organizado perfectamente dando lugar a un urbanismo que decaera a medida que uno se alejara del centro de la ciudad a un espacio de residencias abrigadas reiter-damente por parques y espacios naturales que ayudan a configurar unos espacios vivos y dinmicos.El planteamiento de esta ciudad ideal quera promover el nacionalismo y demostrar su gran accin de poder no solo frente a Alemania sino frente al mundo mismo, se queran crear espacios cerrados que cautivaran y sorprendieran a y espectador, queran conducir todo hacia el centro y de esta manera atraer publico y retenerlo de forma ideal sin dejar atrs su vida co-tidiana la cual segua siendo fomentada por el rgimen.

    muestra de la locura megalmana que dominaba las cabezas delos responsables del Partido; se trata de la Gran Sala, el Palacio de Hitler y el Gran Arco;precisamente los tres enclaves fundamentales de esta Gran Avenida en cuyo extremosur se situara una monumental estacin ferroviaria a imitacin de la Grand CentralTerminal de Nueva York, donde los viajeros, al entrar o salir, deberan atravesar un amplioespacio flanqueado por armas conquistadas al enemigo 2

    Finalmente , la gran mayora de las construcciones nunca llegaron a edificarse, la cancillera y la Finalmente , la gran mayora de las construcciones nunca llegaron a edificarse, la cancillera y la mayora de los ministerios fueron bombardeados en la cada del imperio, esos materiales destrozados fueron re utilizados como construcciones conmemorando a la victimas. Y es as como del proyecto de una ciudad que iba a contener el ideal de un imperio se ve derrumbado rpidamente al igual que aos atrs se haba empezado a pensar.

    En conclusin, se ve como unos ideales y unos pensamientos tan claros se quieren plasmar a En conclusin, se ve como unos ideales y unos pensamientos tan claros se quieren plasmar a travs de algo que se pueda ver, percibir , sentir y el cual conlleva a atraer el sujeto a su mag-nificencia y poder, eso era lo que Hitler quera hacer con su ciudad quera convertirla en un legado que sobrepasara el tiempo y durara por siempre a travs de la arquitectura.

    Bibliografia:AGUIRRE MARTNEZ, Guillermo (2010): La arquitectura en el Tercer Reich [en lnea]. En: ngulo Recto.Revista de estudios sobre la ciudad como espacio plural, vol. 2, nm. 1. En: http://www.ucm.es/info/angulo/volumen/Volumen02-1/articulos04.htm. ISSN: 1989-4015La SuperCiudad De Hitler, WHEATON , CHARLOTTE Dir, Documental histrico, Atlantic Productions for the History Channel, 2006 Estados Unidos.

  • Para un gran imperio por venir Hitler y su maquinaria poltica haban formado una utopa urbana que estara vigente por lo que ellos crean iban a ser muchos aos. Sin embargo todava era necesario ganar la guerra y sta necesitaba de una arquitectura especial, funcional y resis-tente al mismo tiempo que majestuosa e imponente que dejar una im-presin en su enemigo y una huella en el mundo.

    En 1941 se construy el primer fuerte o bunker de la alemania Nazi, por encargo expreso de Hitler al arquitecto Albert Speer. A partir de este momento las costas de francia, alemania, y Holanda comenzaron a ser convertidas en redes de fortalezas de guerra, construidas con el mate-rial caracterstico de siglo 20 y la modernidad, el concreto reforzado. De primera mano, es extrao pensar que el encargado de construir estos palacios de guerra fuera un arquitecto, pues que podria saber este de estestrategia militar, armas, y fortificacin. Pero lo que al arquitecto le falta en trminos de conocimiento en estos temas, lo saba en las sensacio-nes y el actuar humano, las impresiones; la vida y la muerte. Tal vez, es precisamente esta caracterstica la que les imprimi desde un principio cierta presencia majestuosa y mstica a lugares destinados a estar llenos de tristeza, nostalgia y muerte.

    La obra de Speer en la arquitectura haba estado regida por el neo clas-icismo monumental encargado por Hitler para representar a su naciente imperio de mil aos, por esto su obra estaba plagada de imitaciones de templos griegos y romanos evocando la grandeza de estas naciones para imprimirla en la imagen del tercer Reich. Estas obras eran exitosas al momento de mostrar el gran poder y la gloria que representaba el Reich pero eran fallidas al momento de generar una esttica propia que ggenerara una impresin de podero, respeto, majestuosidad, e inclusive tal vez temor ante el rgimen. La oportunidad estaba en el campo de batalla, un espacio ausente de arquitectura.

    2 Templos de GuerraLa Arquitectura presente en la infrastructura de guerra de la alemania NaziEl bunker de Speer, el bnker Nazi estaba lleno de intenciones arquitectnicas que buscaban reflejar poder. En primera instancia eran construcciones masivas, con-dicin dada por su uso, pero no solo por esto tenan este gran tamao las construc-ciones buscaban insinuar grandeza y poder; poder politico, poder militar, poder econmico. La construccin de estos fuertes llev a alemania prcticamente a la ban-carrota. Adicional a este gran tamao Speer planteo estas fortalezas como hermosos palacios de la muerte, Sus formas eran suntuosas y provocativas llenas de matices, en estas exista un duelo constante entre el material y la forma entre lo masivo del con-creto y lo ligero de la formas curvas y orgnicas. Las fortalezas tambin estn llenas de caractersticas de ascetismo neoclsico que le dan a los bunkers personalidad al juntarse con su forma y tamao. Verdaderos templos dedicados al rito de la muerte es lo que evocan estos fuertes, donde existe un cierto sentimiento de pesadez, de aplas-tamiento, de poder, del poder de la muerte. As estos fuertes ubicados en las cimas de las lomas de normanda perfectamente pueden ocupar el espacio de un parthenon dedicado a Ares o ha Hades dioses de la guerra y la muerte.

    Ya sea por la capacidad tcnica de la construccin alemana o por los que estas con-strucciones significaron en un punto de quiebre de la historia reciente, estas for-talezas han trascendido su uso y se han convertido en smbolos de la muerte y la tris-teza pero tambin en ejemplos de un modernismo perdido que por su uso de la forma y la tcnica y la materialidad, probablemente sin saberlo, inspir a generaciones por venir, he inclusive aport desde la oscuridad a la formacin del movimiento moderno en la arquitectura. Probablemente esta es la mayor demostracin de poder de estas construcciones, que han logrado trascender a su tiempo y ahora yacen erectos en la cima de las lomas de Normandia como ruinas de templos griegos de adoradores de la guerra y el rito de la muerte. As muchas fueron las demostraciones de los Nazis de poder con esto en cuenta tenemos que analizar todos los ncleos de esta arquitectura desde las estructuras de guerra hasta la intervencin del espacio pblico y la ciudad.

  • 3 Movimiento de masas en el Tercer ReichHitler crea un mundo de ensueo en las plazas y calles alemanas, con espacios sublimes para hacer sentir inferior al individuo y as garantizar su grandeza. Este ensayo versa sobre el espa-cio pblico como medio para dominar al pueblo. La tesis comprende la siguiente afirmacin: desde la plaza y la calle se crea un espacio para la propaganda y la movilizacin de masas, que resulta siendo una estrategia de control y expansin del poder de Hitler como lo demues-tra la experiencia del Tercer Reich. A continuacin sustentar mi tesis en los siguientes puntos: el uso poltico del espacio pblico en la poca del nazismo; la propaganda en las calles; la movilizacin de las masas como medio de control del pueblo; la relacin del tercer Reich (Imperio) con el Sacro Imperio Romano; conclusin.

    El uso poltico del espacio pblico en la poca del nazismo es tema central de la ideologa de Hitler. La plaza era el lugar de congregacin del pueblo para los discursos polticos, las mar-chas y dems celebraciones estatales. Por su parte, la funcin de la calle era la conformacin de un recorrido para aproximar al pueblo a la plaza en el centro de la ciudad. Ambos elemen-tos urbanos fueron usados y potencializados al mximo por el rgimen nacionalsocialista alemn para atrapar la atencin de los ciudadanos y dominar su pensamiento. Todos los habi-tantes deban asistir a los eventos pblicos. Con tal fin las ciudades se fueron modificando y creciendo a medida que se instauraba el rgimen poltico nazi. Las plazas proyectadas por el principal arquitecto del nazismo, Albert Speer, eran espacios de magnitudes enormes con el fin de hacer sentir inferior e insignificante al ciudadano y de esta manera afianzar el poder del Reich. El espacio pblico es una esfera entre iguales hace referencia a la estrategia de Hitler para subir al poder basndose en la homogenizacin del pueblo en los eventos masivos.

    La propaganda en las calles se manifiesta de diversas maneras. Por un lado existi la propa-ganda de los famosos carteles nazistas diseados en su mayor parte por Joseph Goebbels que l denominaba como la difusin organizada de ideas e informacin. Los carteles en las calles eran de carcter infogrfico y se basaban en imgenes con poco texto que impactaban y atraan la mirada del transeunte. Al mismo tiempo se propag la homogenizacin de la po-blacin por medio del uso de uniformes. El uniforme no solo era un smbolo del rgimen mili-tar, sino tambin de orden, obediencia y sumisin ante el rgimen. Sin embargo la herra-mienta ms importante de la propaganda nazi era la radio, porque Hitler crea que tocaba directamente al pueblo alemn. Por esta razn se radiodifundan los programas nazis no solo en espacios pblicos interiores, sino tambin en las calles de la ciudad por medio de altavo-ces. Hitler crea que la demagogia era la mejor manera de capturar y convencer al pueblo acerca de sus ideales polticos. Al mismo tiempo pensaba que las personas eran ms suscep-tibles a ser persuadidas el la noche, por esto la mayora de discursos tenan lugar a esa hora.

    La movilizacin de las masas como medio de control del pueblo constaba en traer y con-tener las masas de personas en medio de la grandeza de un espacio abierto. La plaza era el smbolo de lo infinito, ya que sostiene la posibilidad de crecer infinitamente por su carencia de obstculos. El pueblo se ha convertido en el soporte vivo del Estado dice el arquitecto principal del nazismo Albert Speer, ya que sin el pueblo el Estado no podra existir. La intencin del rgimen nazista era hacer sentir insignificante al individuo, para que este quisiera ser parte de algo superior a l como lo son las congregaciones de masas y la ide-ologa poltica. Los nazis crearon celebraciones pblicas como el da nacional del trabajo, el da del solsticio de verano, el da del cumpleaos del Fhrer (Hitler), entre otros para con-gregar a las personas en las calles y plazas e imponer su ideologa. El primer encargo del joven arquitecto Albert Speer fue el Campo Zeppeln en Nremberg; como lugar de reunio-nes nazi y ceremonias masivas del partido, con una capacidad de albergar a 300 000 perso-nas en un terreno duro de 16.5km cuadrados. Ms adelante se construy la arena junto con un altar de 130m de largo y 20m de alto, con una estatua de Prgamo, desde donde se daban los discursos polticos de los personajes ms importantes. En un espacio tan grande la nica palabra que puede explicar semejante sentimiento es lo sublime; entre la admiracin y un terror profundo por la grandeza los individuos desaparecen y queda la masa. Como si no fuera suficiente Speer propone aumentar la sensibilidad de la gente convirtiendo el campo Zeppeln en la llamada Catedral de la luz que consiste en 130 reflectores de luz que rodean la plaza rectangular y apuntan al cielo.

    La relacin del tercer Reich (Imperio) con el Sacro Imperio Romano comienza por los nom-bres que adapta Hitler para exponer a Alemania como el pas ms poderoso. Por ejemplo el Reichstag o parlamento alemn significa Dieta Imperial que era el nombre de la asamblea de representantes frente al emperador en la poca romana. Al igual existe la idea de proyectar la arquitectura del tercer Reich, con fin de perdurar en el tiempo para escenificar su grandeza y para que se recordara en ruinas preciosas como lo son las ruinas romanas. Albert Speer lo llamaba el valor de la ruina. La evidencia de la conexin histrica con el Imperio Romano se puede ver en el proyecto construido en Berln titulado Groe Strae o la gran calle, que parta de un eje peatonal de piso duro de 2km de largo y 40m de ancho, generaba un recorrido para las marchas que tena su fin en la plaza de un castillo. Otro ejemplo de urbanismo planteado para Berln fue un bulevar de 5km llamado Prachtstrae o calle de la magnificencia, con un arco de 122m de altura a un extremo y la Volkshalle o saln del pueblo al otro extremo. Este espacio se plante con el propsito de superar cual-quier marcha en el mundo, recorriendo miles de personas la calle hasta llegar a la plaza del Gran Domo frente al edificio que remataba en la sala de reuniones ms grande del mundo. Hitler se bas en el rgimen totalitario romano y lo pensaba superar para formar el Imperio ms importante.

  • 3 Movimiento de masas en el Tercer ReichFinalmente se puede concluir que la ideologa del tercer Reich se basaba en la manipulacin de la mente humana a travs de herramientas usadas adecuadamente como el espacio p-blico la congregacin de masas y la propaganda. El hombre participa en y con el espacio () formando la vida en la ciudad y conformando la cultura de los habitantes; encontrando su identidad, ste es el sentido de la ciudadana, de pertenencia a la ciudad. Hitler descubri desde el principio la clave para controlar a un pas entero dominando sus mentes susceptibles a las emociones que generaba el espacio abierto. Al sentirse pequeos frente a tal escala urbana las personas tenan la necesidad de pertenecer a una comunidad y de seguir una ide-ologa que en este caso estaba siendo impuesta al pueblo. La ideologa poltica del nacional-socialismo estaba maquillada por una propaganda aparentemente bonita y eficaz, pero que sostena el control social encaminado a una guerra que terminara por destruir hasta al mismo Fhrer.

    Bibliografa:

    1. Artculo. La simbologa ptrea del Nazismo:http://www.locutriz.es/blog/la-simbologia-petrea-del-nazismo-arquitectura-ritual-en-el-tercer-reich-i/ 2. Germany 1918-1945. J A Cloake. Oxford University Press. Oxford: 1997. The Nazis and propaganda3. Albert Speer. Artculo. La simbologa ptrea del Nazismo:http://www.locutriz.es/blog/la-simbologia-petrea-del-nazismo-arquitectura-ritual-en-el-tercer-reich-i/4. La Plaza, Centro de la ciudad. Juan Crlos Prgolis. Universidad Catlica de Colombia. Editorial Stoa Libris. Bogot:2002. Pg. 56 5. La Plaza, Centro de la ciudad. Juan Crlos Prgolis. Universidad Catlica de Colombia. Editorial Stoa Libris. Bogot:2002. Pg. 74

  • La arquitectura Nazi es la clara expresin de una tirana que, con piedra, intenta propagar la ideologa y el podero de una nacin que se quiere tomar al mundo. Hitler pretenda, por medio de estructuras colosales, imponerse como redentor de la humanidad y enfatizar su dominio sobre esta. De este modo, los edificios del Estado proyectados por el partido Nacionalsocialista, fueron con-cebidos para enfatizar, desde la arquitectura, su condicin como sedes del poder absoluto. El propsito de este texto es demostrar cmo la Alemania Nazi se se vale de magnitud, estilo y materiales en sus edificios para propagar y man-tener su ideologa en el tiempo.

    La arquitectura en los edificios de Estado cobra mayor importancia cuando se habla de un tirano que la proyecta. Es comn en estructuras de poder totalitar-ias que el dictador busque construir sus propios edificios para dar sede a sus instituciones dando cuenta de su podero , imponindose sobre lo existente e intentando proyectarse al futuro. Albert Speer, arquitecto de Hitler, responsable del diseo de sus planes ms ambiciosos y uno de sus hombres de confianza, habla sobre estos temas en sus memorias. Los edificios de Estado proyectados bajo la dibajo la direccin de Adolf Hitler no son construcciones que intenten comuni-carse con el espacio pblico o invitan al ciudadano a ingresar, todo lo con-trario, se cierran de manera franca y se imponen para glorificar a Hitler. Con estos edificios se buscaba enfatizar la supremaca del gobernante y comunicar a los ciudadanos la armona, estabilidad y equilibrio del Estado.

    El tiempo, la idea de que los imperios caen y la desesperacin por pasar a la Historia son elementos que se leen evidentes en los edificios construidos para las instituciones Nazis. En cuanto a materialidad, el hecho de que la piedra sea el permanente protagonista, no resulta ser ninguna coincidencia. Construir en piedra, adems de evocar un material de prestigio, habla de durabilidad y hace referencia a las antiguas civilizaciones. Los edificios Nacionalsocialistas deban permanecer en el tiempo, incluso ms all que el partido mismo. Speer, ms que pms que proyectar edificios para un Estado, escriba en piedra el manifiesto de una sociedad que pretenda igualarse con las grandes civilizaciones y que, al estar consciente de su imposibilidad de mantenerse indefinidamente en el tiempo, estaba asegurando unas ruinas que como sucede en Egipto, Roma y Grecia, hablaran en el futuro de una civilizacin de un esplendor comparable al de estas ltimas.

    4 Arquitectura del odio Opresin y poder en los edificios del Estado Nazi Los Nazis, al sentirse herederos naturales de las grandes civilizaciones de la HistoLos Nazis, al sentirse herederos naturales de las grandes civilizaciones de la Histo-ria, adoptan tambin las construcciones ms emblemticas de stas y las poten-cializan en su afn por demostrar su superioridad. No resulta sorpresivo encon-trase a la hora de mirar las edificaciones que se proyectaron para dar sede al Estado, imgenes conocidas de edificios griegos y romanos, deformados en sus proporciones para hablar de grandeza. Hitler hablaba de su Estado, como la su-peracin de las civilizaciones ms importantes, por esto, dedic su arquitectura a tomar prestados los modelos de los edificios que se han conocido histricamente como sedes del poder, modificndolos a una nueva grandeza que pretenda in-staurar en su Estado. Del mismo modo, tom prestados elementos como la simetra y el equilibrio de la arquitectura clsica, para comunicar en sus edificios las bondades de una nueva Alemania estable, unida y equilibrada.

    Un claro ejemplo de las afirmaciones hechas es la cancillera del Tercer Reich, nico edificio de un ambicioso plan para dar sede al Estado en una capital com-pletamente reformada, que fue construido y habitado hasta su destruccin por parte de los Aliados. Palacio y centro administrativo, este edificio era una parte importante del plan de Hitler para Berln, y constituye un ejemplo perfecto de lo que pretenda demostrar el mandatario con su arquitectura. Construido bajo dis-eos de Speer, el edificio fue pensado para impresionar a visitantes y ciudadanos. Emocionar y sobrecoger mediante la arquitectura se convierten en armas utiliza-das para enfatizar el poder. Una sala de recepcin con puertas de 5 metros de altura, mosaicos, una galera inspirada en el saln de los espejos (Versalles) de 47 metros de largo y el despacho de Hitler como centro de la composicin, hacen evidente lo que se ha hablado de la utilizacin de la magnitud, exuberancia, com-posicin y estilo para enfatizar el poder del Fhrer. El edificio desde su arqui-tectura tena que demostrar estar a la altura de quien pretenda construir una civilizacin sin precedentes.

    Vemos entonces como la arquitectura sirve al Estado no solo como sede, sino como manifiesto de su ideologa y su poder. Los planes para los edificios pensa-dos por Hitler nos hablan de un tirano que pretende sobreponer su grandeza a los intereses de su pueblo, y busca insistentemente ser visto como una especie de redentor con un poder absoluto. El mandatario alemn utiliza de manera abierta la arquitectura como el elemento perfecto para convertir sus ideas en algo tangible. Los edificios del Estado Nazi son construcciones fras, imponentes y de una escala y proporcin desmesurada que pareciera estar desvinculada de la naturaleza y proporcin desmesurada que pareciera estar desvinculada de la naturaleza humana. Se lee un gobernante que busca constantemente reafirmar la confianza en si mismo e imponerse sobre el pueblo de una manera agresiva, como sus edifi-cios.

    Bibliografia:La SuperCiudad De Hitler, WHEATON , CHARLOTTE Dir, Documental histrico, Atlantic Productions for the History Channel, 2006 Estados Unidos.AGUIRRE MARTNEZ, Guillermo (2010): La arquitectura en el Tercer Reich [en lnea]. En: ngulo Recto. Revista de estudios sobre la ciudad como espacio plural, vol. 2, nm. 1. En: http://www.ucm.es/info/angulo/ volumen/Volumen02-1/articulos04.htm. ISSN: 1989-4015MICHAUD, Eric. 2012. La esttica nazi. Adriana Hidalgo Editora, Argentina.MICHAUD, Eric. 2012. La esttica nazi. Adriana Hidalgo Editora, Argentina.SPEER, Albert. 1970. Inside the Third Reich: memoirs. Macmillan, New York.

  • 5 La Re-culturizacin del Tercer Reich

    LaLa articulacin entre esttica y poltica se presenta como el elemento vinculador entre lo social y lo gubernamental, devolvindole a este, el estatus de modo de in-stauracin de lo social1, es decir, la poltica y el estado como generadores de la cultura y de la cohesin social. Entonces el arte y la arquitectura entran como el-ementos vinculadores entre la sociedad y el estado, que en busca de difundir y mantener los ideales del rgimen, utiliza estos elementos para generar la homog-enizacin de la cultura y la movilizacin de las masas.

    En todos los sentidos tanto la arquitectura como el arte juegan un papel fundamen-tal en el control que ejerce el rgimen sobre el pueblo. Desde elementos propa-gandsticos como largometrajes, volantes, etc., hasta la creacin de grandes edifi-cios. Adems, toda la escenificacin alrededor de los discursos, los desfiles y los festivales, empiezan a generar una serie de arquitecturas mviles, que manejan toda una sarta de elementos que mezclan el rito y la magia, con el fin de conmover y convencer a las masas. Todo con el mismo propsito: desvincular al ciudadano de lo poltico e introducirlo en una gran masa donde se disipa todo sentido de indi-vidualidad. Dejarlo perplejo y hacerlo sentir insignificante ante tal magnificencia.

    Al controlar el arte y la cultura, se modifican las creencias mas arraigadas de una sociedad y con esto se controlan las masas. Esto fue lo que entendi el rgimen nazi y por esto, existi un gran inters por el arte y la arquitectura, que buscaba generar una igualdad de pensamiento y evitar cualquier idea que se contrapusiera al rgi-men. Se buscaba educar al pueblo, imponer un dogma, reconstruir la historia.

    La ciudad principal de la cultura y el arte en Alemania era Mnich. Tradicional-mente lo era desde el siglo XIX, pero con el auge del modernismo y el desarrollo industrial, Berln adquiere mayor importancia. Dado que Hitler despreciaba el arte y la arquitectura moderna, decide restituir a Mnich como ciudad principal del arte y busca darle a sta no solo una importancia dentro de Alemania, sino tambin en el mundo, pretendiendo convertirla en la ciudad mas importante en cuanto a arte y arquitectura, por encima de Paris.

    1. Abensour, Miguel. 1997. De La Compacit - Architectures Et Rgimes Totalitaires. Pars: Sens & Tonka. Traduccin de Andrea Meja. Publicacin: revista de estudios sociales No.35. Abril 2010, Bogot-Colombia pg. 152. 2. Abensour, Miguel, art. cit., p.159.3. Abensour, Miguel, art. cit., p.154.4. Abensour, Miguel, art. cit., p.158.5.Guerrero, Isabel. La simbologa ptrea del nazismo. Arquitectura ritual en el Tercer Reich ,Arquitectura y totalita5.Guerrero, Isabel. La simbologa ptrea del nazismo. Arquitectura ritual en el Tercer Reich ,Arquitectura y totalita-rismo en el Tercer Reich. Agosto del 2012. Consultado en: http://www.locutriz.es/blog/2012/08/.6. Abensour, Miguel, art. cit., p.162. Cita de A. Speer, L' immortalit du pouvoir [La inmortalidad del poder], Pars, 1981, pp. 266-268.

    Para esto se construye la casa del arte germano. sta se erige sobre el lugar donde anterior-mente se encontraba la Glasplast, lugar donde se realizaban las exposiciones en Mnich. El arquitecto a cargo fue Paul Ludwing Troost. El edificio buscaba generar la sensacin de eter-nidad y grandeza que generan los monumentos clsicos, buscaba trascender durante siglos. La arquitectura, por su eleccin de la grandeza, de lo monumental, de lo gigantesco, deba inmovilizar, fijar el carisma del Fhrer, hacer trascender la idiosincrasia nazi en el tiempo, re-tener esta cualidad inaprehensible2. Es por esto que el estilo predilecto para los edificios y para el arte era el neoclasicismo, que adems era considerado por Hitler, la raz de la belleza aria.

    Es por esto que el edificio fue diseado con grandes columnas dricas que generaban una fachada monumental. Dado que el edificio buscaba introducirse en una ciudad que pretenda la homogenizacin de la cultura, carece de ornamento y maneja ngulos muy pronunciados. Esto hace referencia al estilo nazi que buscaba la indistincin y la intimidacin mediante el arte y la arquitectura. Nada deba distraer a los individuos, ni generar en ellos valores de juicio.

    ElEl edificio deba albergar cerca de 2000 obras de arte alemanas y se realizara una ex-posicin anual de estas. La seleccin de las obras era a su ves una tarea meticulosa. La may-ora de ellas emulaban paisajes rurales y la vida en el campo, representando la nostalgia por el pasado y el rechazo idealista al crecimiento acelerado de la industria. A pesar de esto la ar-quitectura no se concentr el campo, sino en las ciudades, y el desarrollo industrial se pro-movi como medio para el desarrollo en la construccin y en lo blico. As que el arte era la manifestacin de la vida idealizada, utpica, alejada de los males de la sociedad. Y la arquitectura era la fachada civilizadora, el puente entre lo ideal y lo poltico, disfrazaba, por as decirlo, la intenciones reales del rgimen.

    Junto con la apertura de la casa del arte germano, se realiz un evento con el objetivo de eliminar obras de arte denominadas como arte degenerado. Durante este evento se expusi-eron obras de la bauhaus, el avant grade, y dems del movimiento moderno, las cuales fueron mutiladas y destruidas. No es coincidencia que estos dos eventos se realizaran simul-tneamente (1937). El estatus que se le reconoce a la arquitectura fue aun mas significativo, en la medida en que la arquitectura fue parte esencial del combate ideolgico, al reunirse y condensarse en ella todos los temas de la ideologa nazi, el antimodernismo, el antibolchevismo y el antisemitismo3; y la casa del arte germano fue un gran ejemplo de esto, consid-erando que artstica y culturalmente representaba lo que estaba permitido y lo que para la idiosincrasia nazi era bello y de buen gusto. El sistema de censura fue muy extremo, se que-maron libros, pinturas y se prohibieron unas tantas mas. El control sobre el arte buscaba modificar la cultura y la sociedad.

  • 5 La Re-culturizacin del Tercer Reich Otro elemento importante que pretenda esto eran los desfiles y festivales, que uti-lizaban el mtodo de la distraccin mediante grandes composiciones visuales que apelaban a los sentidos del espectador para disuadirlo y convencerlo. Hay una per-manente puesta en escena que busca generar tanto terror como fascinacin. El corazn del rgimen es Hitler y su carisma, y para reforzar su impacto se generan diversas escenas que podran llamarse arquitecturas vivas4. Con esto se busca suscitar una comunidad emocional intensa y dar forma a la relacin entre el Fhrer y la masa, una relacin que apela a lo divino. Es por esto que estas puestas en escena incurren en el rito pagano.

    La poltica adquiere un carcter religioso lleno de smbolos y mitos, que buscaban modificar toda la cultura, incluso eliminar la religin cristiana, reemplazndola por una religin que se asemejara a la de las culturas germnicas ancestrales (la recu-peracin del culto al Sol y los solsticios fueron pruebas de ello). Ante esto pre-domina la palabra y la propaganda oral sobre lo escrito. Por esto los discursos im-plementaban una cosmovisin ideolgica exaltada que tenia a la arquitectura como la mas poderosa de las armas5.

    Para los discursos se buscaban espacios donde prcticamente no existiera delimi-tacin espacial. Por esta razn, se creaba un punto central visible que fuese el foco del conjunto. Segn Speer, era necesario que su centro ptico, smbolo del acon-tecimiento y expresin de la voluntad de las masas que participaban en el desfile, fuese tan grande y tan poderoso que se pudiera percibir la eficacidad y la impor-tancia aun desde punto ms alejado. Se construye una tribuna con banderas de cien metros de largo y que se levantaba en forma de terraza a una altura de diez metros. Ms de mil banderas y pendones, los de las formaciones que desfilaban, tenan su lugar, siendo muy visibles. El gobierno del Reich, con los invitados de honor, ocupaba el centro de la tribuna de banderas. La hora, intencionalmente el-egida para la manifestacin, el inicio del crepsculo, acababa de reforzar el efecto de concentracin en ese punto central, dado que la iluminacin de esta montaa de banderas, multiplicando los proyectores, le daba un color rojo que contrastaba fuertemente con el azul del cielo que se oscureca a medida que la noche caa, mientras que las construcciones accesorias y molestas desaparecan en la penum-bra de la tarde.6

    .

    Con esto se puede ver como se generaban espacios mgicos y sagrados que tenan como fin la excitacin de las masas. stas hipnotizadas, miraban el punto central donde se concen-traba el poder y donde este lder divino interactuaba y se converta en el smbolo mas impor-tante de la sociedad germnica. La mediacin entre la arquitectura y el dominio totalitario, crean el rito sobre el cual se modifican los ideales y creencias mas profundas de la sociedad, contribuyendo a que el individuo comprenda su insignificancia y por lo mismo se fusione con la masa.

    En conclusin se puede ver como la arquitectura y el arte son elementos fundamentales para el control de masas y para la manifestacin del poder durante el rgimen nazi. Esto se debe a que el control sobre los ideales y la cultura de una sociedad generan cambios fundamen-tales en sta que permiten controlarla fcilmente. El arte es la expresin pura de una socie-dad y de su contexto histrico. Por esto, el imponer un estilo nico y claro tanto en el arte como en la arquitectura, es decir la dogmatizacin de estas disciplinas y la coartacin de la expresin individual, suprime fcilmente el pensamiento de los sujetos, evitando as criticas hacia el rgimen. El arte, la arquitectura, el mito y el rito se fusionan como elementos visuales y actan como instrumentos fundamentales para generar el cambio y la homogeneizacin cultural. El estado y la poltica son los autores y promotores de esta.

    BIBLIOGRAFA:

    1. Abensour, Miguel. 1997. De La Compacit - Architectures Et Rgimes Totalitaires. Pars: Sens & Tonka. Traduccin de Andrea Meja. Publicacin: revista de estudios sociales No.35. Abril 2010, Bogot-Colombia

    2. Guerrero, Isabel. La simbologa ptrea del nazismo. Arquitectura ritual en el Tercer Reich ,Arquitectura y totalitarismo en el Tercer Reich. Agosto del 2012. Consultado en: http://www.locutriz.es/blog/2012/08/.

    3. West, Shearer. The Visual Arts in Germany 1890-1937: Utopia and Despair. 2000. Pg. 192-196.

    4.4. National Socialism, Art and Power in the 1930s: The Art of the Third Reich by Peter Adam; Art and Power: Europe under the Dictators,1930-1945 by Dawn Ades; Tim Benton; David Elliott; Iain Boyd Whyte; 'Degenerate Art': TheFate of the Avant-Garde in Nazi Germany by Stephanie Barron; Josip Plenik -- Architect of Prague Castle; Art as Politics in the Third Reich by Jonathan Petro-poulos; Art, Ideology, and Economics in Nazi Germany: The Reich Chambers of Music, Theater, ...Review by: Peter JelavichPast & Present, No. 164 (Aug., 1999), pp. 244-265Published by: Oxford University Press on behalf of The Past and Present SocietyStable URL: http://www.jstor.org/stable/651280 .Accessed: 08/04/2013 22:28 URL: http://www.jstor.org/stable/651280 .Accessed: 08/04/2013 22:28

  • 6ASCENSO Y PODER ALEMN.Desalojo y expropiacin a los judos como conquista e im-posicin de poder. Esta breve y clara exposicin basta para comprender como el destierro de los judos y como la adquisicin de propiedades fue fundamental en la representacin del poder y de la ideologa de los Nazis. En otras palabras, las viviendas nazis se convirtieron en un elemento que fue tomado especficamente por los alemanes y a travs de la posesin de las mismas lograron un objetivo concreto: manifestar e imponer su poder sobre los judos.

    Este ejemplo basta para comprender lo anteriormente dicho; Haffner (2005) afirma: Este ejemplo basta para comprender lo anteriormente dicho; Haffner (2005) afirma: ..Desde la fundacin del Reich, los alemanes han padecido mana persecutoria. Estn con-vencidos de que todos los dems pueblos les quieren quitar algo y estn continuamente al acecho para poder cercarles y abalanzarse sobre ellos (Pg.133)Es imposible no estar de acuerdo con esto. Fue el afn del poder el que hizo que los ale-manes se apropiaran de todas las posesiones de los judos para que estos no tuvieran algn poder dentro de la guerra y simplemente estuvieran sometidos a la humillacin por parte de los alemanes.

    Naturalmente el poder se da por el estatus social, ste se ve reflejado en la vivienda, y en las posesiones: en lo propio. Podemos preguntarnos Qu poder tendra un judo, despo-jado de todas sus pertenencias y sin un lugar donde vivir?

    Reconozcamos, en cambio, que los Nazis buscaban lo mejor para ellos, y de esta bsqueda se obtuvieron obras de arte valiosas, granjas productivas, entre otras. Fue una bsqueda basada en obtener todo dejando a los judos sin nada, una persecucin de la victoria total. Los alemanes Nazis no conceban la posibilidad de dejar a los enemigos con algn smbolo de poder, por el contrario deban exterminar con todo y quedarse con aquello que fuera til.

    Incluso en los campos de concentracin, los nazis les quitaban a los judos cualquier objeto Incluso en los campos de concentracin, los nazis les quitaban a los judos cualquier objeto de valor que llevaran consigo. Un ejemplo mas de que una de las formas en las que se rep-resenta el poder es con las posesiones propias, con lo fsico y lo material, con lo que la gente ve, con lo tangible.

    1 Haffner, S. (2005). Alemania: Jekyll y Hyde 1939, el nazismo. Barcelona: Editorial Destino2 Canal de Pribke1 (Producer). (2012, 23 de septiembre) El arquitecto de Hitler. Los secre-tos del lll Reich (Videopodcast). Recuperado de: http://www.youtube.com/watch?v=zUs0h5RIh8Y

  • 7El INVISIBLE Y SECRETO PLAN DE DESTRUCCIN El lgubre universo de los campos de concentracin

    1.Hannah Arendt, Les techniques de la science sociale et ltude des camps de concentration, citado por George Didi- Huberman, en Imgenes pese a todo, Barcelona: Paids, 2004, 39 2.Herta soswinski, La arquitectura del asesinato, en Yad Vashem 2013, Autoridad para los mrtires y herores del holo-causto. 3.Tenenbaum Teodoro, Irracionalidad, 2009 En [http://acampfadu.blogspot.com/2009/05/irracionalidad.html] 4.Hermann Langbein, Hommes et femmes Auschwitz, George Didi- Huberman, en Imgenes pese a todo Barcelona: Paids, 2004, 53

    Las cmodas y lujosas viviendas de la elite nazi, no eran la nica arquitectura que se estaba desarrollando en Alemania durante el periodo nacionalsocialista, tambin se estaba maquinando toda una industria arquitectnica pensada para destruir al ser

    humano. Los campos de concentracin no solo fueron el espacio en que millones de judos y presos polticos fueron sacrificados, sino era aquel lugar terrorfico que lograba perturbar la psique humana de quienes eran forzados a vivir all. En 1950

    Hannah Arendt caracteriza los campos de concentracin como lugares para desinte-grar al hombre cuando afirma que son laboratorios de un experimento de domigrar al hombre cuando afirma que son laboratorios de un experimento de domi-nacin total(), un objetivo nicamente alcanzable en las circunstancias extremas

    de un infierno fabricado por hombres1

    El considerar que la arquitectura es algo ms que funcin y forma, ver en ella un len-guaje, una determinante de las dinmicas sociales, un elemento capaz de afectar la psique por medio de sus manifestaciones estticas, hace de los campos de concen-tracin un elemento arquitectnico de inters. El propsito de este texto es demos-trar como durante la Alemania nazi se estaba llevando a cabo una arquitectura de

    muerte, porque habitar espacios inhumanos, ser explotado y controlado termina por destruir al hombre.

    Los arquitectos de estos complejos de la muerte llevaban a cabo un diseo minu-cioso y detallado, cada metro cuadrado era calculado rigurosamente para lograr

    alojar la mayor cantidad de prisioneros. Este sistema de metraje llevado al extremo inevitablemente nos hace pensar que se trata de la perversin de los guetos judos y en la actualidad de las viviendas de inters social, modelos que buscan calcular la cantidad mnima de espacio para vivir. La arquitectura de estos campos de concen-tracin aunque parece ser improvisada y construida al azar en el afn de exterminar a los judos, fue parte de un plan framente calculado. Los pabellones de ladrillo y las barracas en madera fueron cuidadosamente diseadas, no se trata de muestras ar-quitectnicas con valor formal o estilstico, son edificios construidos en serie y de-spojados. Los crematorios, las cmaras de gas, las barracas son tan simples que

    llegan a ser escalofriantes, tienen un lenguaje en comn con las construcciones in-dustriales, en este caso se trata de la industria de la muerte.

    La concepcin de un espacio para destruir al hombre se sale de la nocin tradicional que tenemos de la arquitectura. Aunque es posible establecer una analoga entre la funcin de algunos espacios de los campos de concentracin y aquellos de la arqui-tectura tradicional, otros sin embargo se salen de los parmetros conocidos. La pri-sionera Herta Soswinski que trabajaba en la oficina de construccin menciona: La tarea de la la Bauleitung (la Direccin de Construccin) consista en planificar todas las obras de construccin dentro de Auschwitz, incluidos los bloques de vivienda,

    instalaciones mdicas, crematorios, cmaras de gas2. La organizacin de los difer-entes elementos en el espacio (lotes de formas y tamaos muy variados), conforman un trazado racional, simtrico, con un estricto orden geomtrico y jerarquizado en

    torno a un eje principal, en el que solo varia la escala del proyecto. .

    Dentro del concepto jerrquico opresor-oprimido, el nico elemento que se encuentra por fuera de esta organizacin, de acuerdo con Teodoro Tenenbaum, son las Las cmaras de gas, entonces, se hayan por fuera del complejo, fuera del eje de simetra, fuera del orden ortogonal y por fuera de la estructura simblica3. La irracionalidad y catica funcionalidad del campo se opone a la planta que ordena los elementos rgida y racionalmente.

    La evidente presencia de un riguroso lenguaje arquitectnico, sin embargo no necesariLa evidente presencia de un riguroso lenguaje arquitectnico, sin embargo no necesari-amente implica una arquitectura destructiva, para lograr este tipo de arquitectura es nec-esario pero no suficiente que el lenguaje arquitectnico sea rgido y estricto. Este debe ir acompaado de inadecuadas condiciones de habitabilidad tales como hacinamiento, tra-bajo forzado, restriccin de la libertad, mala alimentacin, horarios estrictos, poca higiene, entre otros. Esta idea sobre las malas condiciones de vida en los campos de concentracin es desarrollada por Hermann Langbein cuando plantea que: En un campo de concentracin no se aplicaba ningn criterio de la vida normal. Las cmaras de gas, las selecci-ones, las procesiones de seres humanos dirigindose hacia la muerte como marionetas, la pared negra y los regueros de sangre en la calle del campo, marcando el camino de los ve-hculos que transportaban los fusilados al crematorio, el anonimato de la muerte que im-peda brillar a todo mrtir4 . Los campos de concentracin cumplen a cabalidad con estas dos condiciones, el riguroso lenguaje arquitectnico y las inadecuadas condiciones de hab-itabilidad, convirtindolos as en espacios de opresin, deshumanizacin y muerte.

    Para completar este demencial sistema de destruccin la cerca elctrica se convierte en el limite, el control, la jaula y a su vez es el elemento separador entre el mundo exterior y el lgubre universo de los campos de concentracin. Una separacin que cumple una doble funcin, por un lado aislar del mundo a los prisioneros y obligarlos a vivir en un universo ttrico y melanclico, por otro lado evitar la visibilidad del invisible y secreto plan de de-struccin. La cerca separa dos universos y la unin de estos se da por medio del portn de acceso, que en muchos de los campos llevaba la irnica inscripcin: Arbeit macht frei (el trabajo hace libre). trabajo hace libre).

    La fusin entre una arquitectura carente de valor esttico, sin consideraciones de res-peto por los humanos que las habitaran y mnimas o carentes condiciones de habitabilidad genera la posibilidad de controlar hasta los mas insignificantes detalles de la vida del oprimido, lo cual se considera una forma extrema de poder. Sin embargo actualmente pareciera que estos tenebroso episodios se han inmortalizado en monumentos y museos conmemorativos.

  • Finalmente despus de indagar en los diferentes aspectos relacionados al poder que Hitler y sus tropas ejercan sobre la poblacin durante los aos de guerra, utilizando la arquitectura como medio; es importante tener en cuenta a lo que conllev todo esto en la actualidad y como la arquitectura sigue estando presente en las demostraciones de poder.

    PPara la humanidad es importante, despus de sucesos como la segunda guerra mundial realizar actos conmemorativos para de esta manera no olvidar y as no volver a cometer errores pasados, para que se pueda contar la historia de generacin en generacin con elementos tangibles que perduren en el tiempo o tambin como sucede en el caso del holocausto stos sirven para honrar a los afectados, mostrar dolor y arrepentimiento. Los edificios y monumentos construidos en memoria del holocausto recuerdan al mundo del exterminio de alrededor de 6 millones de judos bajo el poder de Hitler y los Nacional SocialistasSocialistas. Un suceso que conmocion al mundo entero y que seguir en la memoria de las personas del mundo de generacin en generacin. Es por esto que los arquitectos en-cargados de estos proyectos tienen el deber social de transmitir una gran cantidad de informacin a travs de las paredes de sus composiciones.

    A pesar de haber muchos monumentos conmemorativos a lo largo y ancho del mundo es importante tener en cuenta aquellos que se desarrollan en el lugar en el que todo su-cedi, Berln. Los dos proyectos que se van a tratar son el Memorial to the murdered jews of Europe de Peter Eisenman y el Museo judo de Berln de Daniel Libeskind. Estos proyectos a pesar ser diferentes en cuanto a forma, usan un lenguaje similar en sus com-posiciones.

    El Memorial to the murdered jews of Europe tiene una extensin de 19 000 mil metros cuadrados, ubicado sobre lo que fue la casa de Joseph Goebbles, el propagandista de Hitler en el barrio Friedrichstardt en Berln cerca de donde quedaba el bunker del Fuher. Este proyecto esta compuesto por una retcula completamente octogonal compuesta por 2 711 bloques rectangulares en concreto de diferentes alturas. Lo que pretende el arqui-tecto con este memorial es conformar un monumento con principios destructivistas 1 que reflejen espacios caticos, nostlgicos y tortuosos que hagan referencia al momento del holocaustholocausto. Uno de los elementos que usa el arquitecto es la inclinacin y ondulacin del suelo, el visitante al recorrer el monumento en algunos momentos desaparezca entre los bloques, el arquitecto al describir este fenmeno hace alusin a la idea de Primo Levi 2, lo que convierte el memorial en un escenario que evoca poticamente realidades de los campos de concentracin. Otro elemento es la idea de laberinto que se crea en el gran espacio, generando idea de hacinamiento y confusin.

    8 In Memoriam El monumento usa la simpleza de la arquitectura para transmitir, a travs de espacios lgu-bres y turbulentos las vivencias y experiencias de los miles de judos asesinados. De esta manera se genera un vasto espacio en el que hay una gran cantidad de sentimientos y emo-ciones que inspiran nostalgia a los vistantes y los traslada al momento en el que Hitler tenia

    el poder.

    El otro memorial que es importante tener en cuenta es el Museo judo de Berln. Este edifi-cio se ubica en el barrio Kreuzberg, en Berlin al lado del edificio barroco de Philipp Ger-lach. Este al igual que el ejemplo anterior a pesar de tener una arquitectura simple y libre

    de ornamento es usada para transmitir informacin, en este caso aunque el edificio es usado como museo y contiene una gran cantidad de elementos de exposicin, la composicin es una gran elemento que contiene una gran cantidad de informacin en si mismo. Este edifi-cio fue planteado bajo la idea de ser la continuacin de la msica del tercer acto de la opera de Schonberg Mosises y Aaron en la que la msica se suspende en el segundo acto; haci-endo una analoga con el silencio que dejo la segunda guerra mundial en la comunidad

    juda.

    De la misma manera que el monumento al holocausto este museo busca generar una conex-in entre lo ocurrido y los visitantes a travs de elementos arquitectnicos. Un ejemplo de esto es el planteamiento de tres ejes principales en el proyecto que representa los tres as-pectos, que segn el autor debieron pasar los judos en Alemania: La continuidad, el exilio y la muerte; cada uno de estos tiene caractersticas especiales que transmiten sentimientos referentes a su eje El espacio debe hacernos sentir algo diferente si no para que existe la arquitectura 3. Algunos de los elementos que relacionan las sensaciones con los espacios son el manejo de la penumbra y la luz natural, que pocas veces se asoma por el edificio, la ubicacin de la salas y de los pasillos laberinticos que producen confusin, el silencio de los espacios, los vacios y torres oscuras, producen en el espectador nostalgia. Todo esto hace que el espectador cree una conexin entre los sucesos pasados y el ahora, dem-

    ostrando igual que en el ejemplo anterior que el poder de los nazis sigue presente en la so-ciedad actual. I wanted to design a musem that would communicate and engage the visitor on a mental, visceral and emotional level with the jewish dimensin of Berlin and German

    history 4.

    Despus de analizar brevemente los dos monumentos podemos resaltar como los dos usan un lenguaje parecido. A diferencia de un edificio o monumento comn cuando de trata de memoriales de guerra es importante tener en cuenta la responsabilidad social que se tiene sobre el espectador y transmitirle a partir de la arquitectura emociones y pensamientos que podrn ser preservados a lo largo de la historia. Al tratarse de monumentos memoriales del exterminio nazi las obras tratan de manejar espacios lgubres y caticos que obligan a las personas a revivir las experiencias de las vctimas. Por esta razn es que estas construc-

    ciones mantienen y rectifican el poder de Hitler y su ejercito sobre la humanidad. ciones mantienen y rectifican el poder de Hitler y su ejercito sobre la humanidad.

    1El movimiento deconstructivista se caracteriza por abandonar la verticalidad y la horizontalidad, utilizar rotaciones sobre ngulos pequeos y descomponer las estructuras clsicas generando edificaciones de apariencia catica. http://www.revistaaltagama.com.ar/index.php/arquitectura/71-

    descontructivismo-la-arquitectura-del-rompimiento

    2 Primo Levi habla de una idea similar en su libro sobre Auschwitz. l escribe que los prisioneros no estaban vivos pero tampoco estaban muertos. En su lugar, parecan descender en un infierno personal, Peter Eisenman 16 mayo del 2005

    3 Le Musee juif de Berlin: Entre les lignes Stan Neuman y Richard Copans

    4. The space of encounter Daniel Libeskind pagina 25

    lidad, utilizar rotaciones sobre ngulos pequeos y descomponer las estructuras clsicas generando edificaciones de apariencia catica.

    http://www.revistaaltagama.com.ar/index.php/arquitectura/71-descontructivismo-la-arquitectura-del-rompimiento

    2 Primo Levi habla de una idea similar en su libro sobre Auschwitz. l escribe que los prisioneros no estaban vivos pero tampoco estaban muertos. En su lugar,

    parecan descender en un infierno personal, Peter Eisenman 16 mayo del 2005

    3 Le Musee juif de Berlin: Entre les lignes Stan Neuman y Richard Copans

    4. The space of encounter Daniel Libeskind pagina 25

    1El movimiento deconstructivista se caracteriza por abandonar la verticalidad y la 1El movimiento deconstructivista se caracteriza por abandonar la verticalidad y la horizontalidad, utilizar rotaciones sobre ngulos pequeos y descomponer las es-

    tructuras clsicas generando edificaciones de apariencia catica.

    rtos. En su lugar, parec3 Le Musee juif de Berlin: Entre les lignes Stan Neuman y Richard Copans

    4. The space of encounter

  • El encuentro entre la arquitectura y el rgimen nazi se desarrolla de manera conjunta durante el periodo. La primera, se convierte en uno de los elementos principales para difundir e imponer todos los temas de la ideologa nazi. La ar-quitectura basada en el neo clasicismo monumental que buscaba la eternidad, fue exitosa al tratar de representar el poder y la majestuosidad del rgimen, pero no se concibi una esttica propia, ni se propuso nada nuevo. Esto se debe a que la intencin de la arquitectura no era esa. Era la de crear elemen-tos majestuosos, de grandes proporciones y con una homogeneidad que gen-eraran tanto exaltacin como terror en el individuo. La intencin de lo monu-mental era forjar el verdadero sustento del rgimen, que era la masa sometida, cohesionada para propiciar un universo social homogneo, donde se eliminara cualquier tendencia al pluralismo. Aunque la mayora de edifi-cios y ciudades planeadas por el rgimen no se construyeron, evidencian el inters por lo masivo y lo exagerado, desvinculado de la naturaleza humanaEn este sentido la arquitectura solo busc controlar a la sociedad, desde las construcciones monumentales en las ciudades, hasta en la vivienda, en los campos de concentracin y en la arquitectura blica. El poder que represen-taba el rgimen nazi trasciende a todos los mbitos de la vida e incluso hoy en da se nos presenta de tal forma.

    9 Conclusin

    1234567.07.19101112131415161718192021